El mo­men­to del bio­eta­nol

Clarin - Rural - - MIL -

En el mun­do, el ham­bre de­ri­va, prin­ci­pal­men­te, de la in­efi­cien­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, la corrupción y el des­pre­cio por la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, ele­men­tos que ge­ne­ra­ron una pé­si­ma dis­tri­bu­ción del in­gre­so. El al­to pre­cio del pe­tró­leo es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de in­fla­ción, a ni­vel glo­bal, mien­tras que el im­pues­to in­fla­cio­na­rio es el más re­gre­si­vo de to­dos.

Mu­chas crí­ti­cas a los bio­com­bus­ti­bles pro­vie­nen des­de paí­ses par­ti­ci­pan­tes de la OPEP. Otros “lob­bies” ne­ga­ti­vos vie­nen de em­pre­sas agroa­li­men­ta­rias que his­tó­ri­ca­men­te han te­ni­do im­por­tan­tes már­ge­nes de uti­li­dad, en­tre otras cau­sas, so­bre la ba­se de apro­ve­char los ba­jos pre­cios de los ce­rea­les bá­si­cos; que po­drían te­ner pre­cios más equi­li­bra­dos, acor­des a una me­jor dis­tri­bu­ción de la ren­ta a lo lar­go de to­da la ca­de­na de va­lor, de­bi­do a la ma­yor de­man­da que ge­ne­ra la pro­duc­ción de bio­eta­nol.

Los gra­nos in­flu­yen muy po­co en la es­truc­tu­ra de pre­cios de mu­chos ali­men­tos. El tri­go, por ejem­plo, in­ci­de me­nos de un 20% en el pre­cio del pan; y al­go si­mi­lar ocu­rre con la tor­ti­lla de maíz, pro­duc­to muy po­pu­lar en Mé­xi­co. Es fun­da­men­tal evi­tar fal­sos pre­jui­cios y to­mar con­cien­cia de la im­por­tan­cia de tra­ba­jar en pos de un pla­ne­ta que es­tá ame­na­za­do por el ca­len­ta­mien­to glo­bal, la es­ca­sez de agua po­ta­ble, la de­gra­da­ción de los sue­los, la fal­ta de ener­gía y, fun­da­men­tal­men­te, por la desigualdad so­cial. La efi­cien­cia en el con­su­mo ener­gé­ti­co de­be ser un man­da­to, no una sim­ple ase­ve­ra­ción.

A prin­ci­pios del año pró­xi­mo, la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de bio­eta­nol en Ar­gen­ti­na, se­rá del or­den de 891.200 me­tros cú­bi­cos. De esa ca­pa­ci­dad –que se­gui­rá cre­cien­do-, un 60% pro­ven­drá de nue­ve in­ge­nios azu­ca­re­ros y un 40% de cin­co des­ti­le­rías de ce­rea­les En po­cos años, se es­ta­rá en con­di­cio­nes de abas­te­cer un pro­gra­ma de cor­te del 20 %.

La de­man­da teó­ri­ca pa­ra aten­der un cor­te del 10 % de bio­eta­nol en las naf­tas en el país, es de po­co más de 800.000 me­tros cú­bi­cos anua­les. Hay que te­ner en cuen­ta que el con­su­mo de naf­tas vie­ne cre­cien­do a ta­sas asiá­ti­cas en los úl­ti­mos años.

La ofer­ta de naf­tas no acom­pa- ña el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la de­man­da, por lo que la in­cor­po­ra­ción de más bio­eta­nol es fun­cio­nal pa­ra el equi­li­brio del mer­ca­do y pa­ra un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble del am­bien­te. El bio­eta­nol con­tri­bu­ye a re­du­cir las cre­cien­tes im­por­ta­cio­nes de com­bus­ti­ble, que es­tán des­gra­va­das por ley del pre­su­pues­to na­cio­nal, a tra­vés del otor­ga­mien­to de un pri­vi­le­gio con­tra­dic­to­rio, ya que el país tie­ne en el com­ple­jo de bio­eta­nol una in­dus­tria im­por­tan­te, que ge­ne­ra em­pleos sus­ten­ta­bles, agre­ga va­lor en ori­gen, pre­sen­ta un ba­lan­ce fa­vo­ra­ble de di­vi­sas y en el par­ti­cu­lar ca­so del bio­eta­nol de­ri­va­do de ca­ña de azú­car, su pro­duc­ción tie­ne un sig­ni­fi­ca­ti­vo pe­so en el PBI del no­roes­te, per­mi­tien­do trans­for­mar los his­tó­ri­cos ex­ce­den­tes de azú­car.

El con­te­ni­do ac­tual de bio­eta­nol en las naf­tas su­pera el 6%. Ese cor­te pue­de ele­var­se al 10%, pe­ro to­da­vía no se ha lo­gra­do acuer­do en­tre las com­pa­ñías pe­tro­le­ras y la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Au­to­mo­to­res so­bre el con­te­ni­do de oxí­geno de di­cho com­bus­ti­ble. YPF bus­ca pro­te­ger la de­man­da del oxi­ge­nan­te que ella mis­ma pro­du­ce pa­ra las naf­tas, que com­pi­te con el bio­eta­nol, aun­que pue­den in­cor­po­rar­se en con­jun­to.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Planificación Fe­de­ral, la Se­cre­ta­ría de Ener­gía y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra siem­pre se im­pul­só con mu­cha fuer­za el desa­rro­llo de los bio­com­bus­ti­bles en Ar­gen­ti­na. Es pro­ba­ble, en­ton­ces, que aque­llos pro­ble­mas se des­tra­ben a la bre­ve­dad.

Pa­ra que to­do es­to se con­cre­te exi­to­sa­men­te, hay que con­tem­plar tam­bién la ne­ce­si­dad de man­te­ner en el tiem­po las re­glas de jue­go. En cam­bio, si nues­tra de­ci­sión co­mo país en el fu­tu­ro se­rá la de no pro­du­cir y usar bio­com­bus­ti­bles, la con­se­cuen­cia in­me­dia­ta se­rá que se afec­ta­rá ne­ga­ti­va­men­te a la eco­no­mía ar­gen­ti­na, prin­ci­pal­men­te a la del no­roes­te, y que se in­cre­men­ta­rán las im­por­ta­cio­nes des­gra­va­das de naf­tas, con el con­si­guien­te per­jui­cio so­bre el em­pleo y el ba­lan­ce de di­vi­sas.

Ade­más se se­gui­rá ex­por­tan­do una can­ti­dad de com­mo­di­ties equi­va­len­te, la que se con­ver­ti­rá, en una par­te im­por­tan­te, en bio­com­bus­ti­bles en los paí­ses de des­tino, neu­tra­li­zan­do un su­pues­to be­ne­fi­cio a la ofer­ta agroa­li­men­ta­ria. No pa­re­ce ser és­ta úl­ti­ma al­ter­na­ti­va, la ma­ne­ra de con­so­li­dar un mo­de­lo in­dus­trial que pri­vi­le­gie a los in­tere­ses del país. t

MAR­CE­LO CA­CE­RES

Nue­vi­ta. La plan­ta de eta­nol de Bio4, en la ciu­dad cor­do­be­sa de Río Cuar­to, una de las gran­des ju­ga­do­ras del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.