Es­tar jun­tos, es muy bueno

Mu­chos tam­bos se hi­cie­ron fuer­tes en la ne­go­cia­ción con la in­dus­tria reunién­do­se en gru­pos de co­mer­cia­li­za­ción. Con me­nos des­gas­te, ob­tie­nen me­jo­res pre­cios, y aho­ra bus­can for­ta­le­cer la red pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes del sec­tor.

Clarin - Rural - - TAPA - AA­CREA

Pro­duc­to­res le­che­ros de di­ver­sas zo­nas se aso­cia­ron pa­ra co­mer­cia­li­zar la le­che en con­jun­to. Así, tie­nen un ma­yor pe­so pa­ra ne­go­ciar con la in­dus­tria y ob­tie­nen me­jo­res pre­cios. Aho­ra, ar­ti­cu­la­dos en red, bus­can me­jo­rar las con­di­cio­nes de todo el sec­tor.

En los úl­ti­mos años se crea­ron va­rios gru­pos de em­pre­sas le­che­ras que co­mer­cia­li­zan su pro­duc­ción en con­jun­to. La no­ve­dad es que, aho­ra, mu­chas de esas or­ga­ni­za­cio­nes em­pe­za­ron a tra­ba­jar en red pa­ra pro­mo­ver una ma­yor si­me­tría in­for­ma­ti­va en­tre la pro­duc­ción y la in­dus­tria lác­tea.

Uno de los pio­ne­ros fue el de­no­mi­na­do Gru­po L, crea­do en 1990. Es­tá in­te­gra­do por 25 tam­bos co­rres­pon­dien­tes a 18 em­pre­sas que, en con­jun­to, co­mer­cia­li­zan unos 250.000 li­tros dia­rios de le­che. La ma­yor par­te de los tam­bos es­tá lo­ca­li­za­da en la zo­na oes­te de Bue­nos Ai­res. “Los tam­bos que in­te­gran el Gru­po L pro­du­cen 40.000 li­tros dia­rios de le­che, y el pre­cio que re­ci­ben es igual pa­ra to­dos”, in­di­ca Fer­nan­do Zu­bi­lla­ga, so­cio e in­te­gran­te de la co­mi­sión di­rec­ti­va del gru­po, que ven­de su pro­duc­ción a dos gran­des com­pa­ñías lác­teas y a di­ver­sas py­mes con la idea de con­tar con un por­ta­fo­lio di­ver­si­fi­ca­do de clien­tes.

El re­qui­si­to bá­si­co pa­ra per­te-

Nues­tro flu­jo de fon­dos me­jo­ra sus­tan­cial­men­te” di­ce Zu­bi­lla­ga

ne­cer al gru­po es con­tar con una bue­na ca­li­dad de le­che (Ver La ca­li­dad...). Es­ta se co­mer­cia­li­za de ma­ne­ra gru­pal, y las li­qui­da­cio­nes son ges­tio­na­das por un equi­po de per­so­nas que tra­ba­jan en una ofi­ci­na en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y se en­car­gan de co­brar y re­dis­tri­buir los in­gre­sos de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a la par­ti­ci­pa­ción de ca­da so­cio en el gru­po. “Los in­te­gran­tes del gru­po re­ci­bi­mos va­rios pa­gos men­sua­les, por­que las dis­tin­tas em­pre­sas tie­nen di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías de li­qui­da­ción, de ma­ne­ra tal que el flu­jo de fon­dos me­jo­ra sus­tan­cial­men­te”, ex­pli­ca Zu­bi­lla­ga.

Los pa­gos son en­via­dos a par­tir de un cro­no­gra­ma con pla­zos pre­via­men­te de­fi­ni­dos con las usi­nas. La ofi­ci­na ad­mi­nis­tra­ti­va re­tie­ne el 1% de las li­qui­da­cio­nes ges­tio­na­das pa­ra con­for­mar un fon­do ope­ra­ti­vo. Es­te se em­plea pa­ra cu­brir even­tua­les fal­tan­tes de co­bros en ca­so de que al­gu­na em­pre­sa se re­tra­se en el pa­go co­rres­pon­dien­te. “Cuan­do el fon­do su­pera un de­ter­mi­na­do vo­lu­men, se re­dis­tri­bu­ye en­tre los so­cios”, se­ña­la Zu­bi­lla­ga. Ade­más, el gru­po es so­li­da­rio: es­to sig­ni­fi­ca que si al­gu­na em­pre­sa lác­tea en­tra en de­fault o quie­bra, las pér­di­das son dis­tri­bui­das en­tre los so­cios (no afec­tan úni­ca­men­te al tam­bo re­mi­ten­te de la em­pre­sa en cues­tión).

El he­cho de li­be­rar­se de las ta­reas bu­ro­crá­ti­cas pro­pias de la ges­tión de co­bro de la le­che per­mi­te a los tam­be­ros de­di­car más tiem­po a la me­jo­ra de cues­tio­nes pro­duc­ti­vas. Los en­car­ga­dos de ne­go­ciar con las em­pre­sas lác­teas son cin­co in­te­gran­tes del gru­po –que con­for­man una co­mi­sión di­rec­ti­va– ele­gi­dos por con­sen­so en­tre to­dos los so­cios en una asam­blea anual. “En el Gru­po L, el fac­tor cla­ve es la gen­te y no la le­che. Nos in­tere­sa tra­ba­jar con per­so­nas que con­si­de­ren que co­mer­cia­li­zar la le­che de es­ta for­ma es lo me­jor pa­ra to­dos, ya que nos per­mi­te de­fen­der nues­tro pro­duc­to en un mun­do to­tal­men­te glo­ba­li­za­do, don­de las usi­nas es­tán ca­da vez más re­la­cio­na­das,

in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño de los tam­bos”, di­ce Zu­bi­lla­ga.

La co­mi­sión di­rec­ti­va del Gru­po L se reúne una vez por mes pa­ra ana­li­zar la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre la si­tua­ción del mer­ca­do y es­tu­diar las di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios. Los pre­cios pro­me­dio ob­te­ni­dos son le­ve­men­te su­pe­rio­res al pro­me­dio del mer­ca­do. “An­te todo, bus­ca­mos es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de lar­go pla­zo con la in­dus­tria. El fin úl­ti­mo del gru­po no es só­lo ob­te­ner el me­jor pre­cio po­si­ble, sino co­mer­cia­li­zar la le­che en un mar­co de con­fian­za”, ex­pli­ca Zu­bi­lla­ga. “La con­fian­za per­mi­te lo­grar una co­mer­cia­li­za­ción de le­che más es­ta­ble. Cuan­do las em­pre­sas ten­gan un buen ne­go­cio, que­re­mos ser los pri­me­ros a los que lla­men. Y cuan­do ten­gan pro­ble­mas, tam­bién que­re­mos ser los pri­me­ros en sa­ber­lo”, aña­de el em­pre­sa­rio, y lue­go afir­ma: “Im­pul­sa­mos la for­ma­ción de nue­vos gru­pos de co­mer­cia­li­za­ción de le­che pa­ra ge­ne­rar re­des de in­ter­cam­bio que nos per­mi­tan me­jo­rar en­tre to­dos la si­tua­ción del sec­tor”.

En ese con­tex­to, en los úl­ti­mos años se crea­ron dos gru­pos de co­mer­cia­li­za­ción que, si bien tie­nen per­fi­les di­fe­ren­tes, com­par­ten el mis­mo mo­de­lo de ges­tión del Gru­po L. Uno de ellos es el Gru­po Ca­nals, que es­tá in­te­gra­do por on­ce so­cios que tie­nen 14 tam­bos lo­ca­li­za­dos en su ma­yor par­te en el sud­es­te de Cór­do­ba, aun­que tam­bién tie­nen so­cios en San­ta Fe y Bue­nos Ai­res. Co­mer­cia­li­zan unos 150.000 li­tros dia­rios con cua­tro gran­des em­pre­sas lác­teas. La otra or­ga­ni­za­ción –más pe­que­ña– es el gru­po Cuen­ca del Sa­la­do que co­mer­cia­li­za unos 65.000 li­tros dia­rios a una so­la com­pa­ñía lác­tea. Los tres gru­pos com­par­ten la ofi­ci­na por­te­ña pa­ra ges­tio­nar las li­qui­da­cio­nes.

En los úl­ti­mos me­ses, esos tres gru­pos, jun­to con una cuar­ta or­ga­ni­za­ción –Gru­po Tam­bos del Oes­te (Ver Los tam­bos...)–, co­men­za­ron a tra­ba­jar en red pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción. Re­pre­sen­tan­tes de los cua­tro gru­pos le­che­ros se reúnen pe­rió­di­ca­men­te pa­ra eva­luar la evo­lu­ción de los pa­rá­me­tros pro­duc­ti­vos, pre­cios re­ci­bi­dos, con­di­cio­nes co­mer­cia­les y la si­tua­ción de las com­pa­ñías lác­teas. Los in­ter­cam­bios cons­ti­tu­yen ver­da­de­ros cen­tros de in­te­li­gen­cia co­mer­cial que ha­cen que los em­pre­sa­rios le­che­ros que in­te­gran la red se en­cuen­tren –en tér­mi­nos in­for­ma­ti­vos– a años luz de los tam­be­ros que ven­den su pro­duc­ción en so­le­dad.

Los gru­pos de co­mer­cia­li­za­ción le­che­ra de­mues­tran de es­ta ma­ne­ra que, una vez más, la unión ha­ce la fuer­za.

AR­CHI­VO CLA­RIN

Pa­ra ade­lan­te. El Gru­po L reune a 18 em­pre­sas del oes­te bo­nae­ren­se con di­fe­ren­tes di­men­sio­nes y mo­de­los pro­duc­ti­vos, pe­ro con un ob­je­ti­vo co­mún: el pre­cio.

Tam­be­ro. Fer­nan­do Zu­bi­lla­ga, so­cio e in­te­gran­te de la co­mi­sión di­rec­ti­va del Gru­po L, di­ce que la cla­ve es la gen­te.

Víncu­lo flui­do. Los gru­pos de co­mer­cia­li­za­ción son el ne­xo en­tre los tam­bos (izq.) y la in­dus­tria (der.). El fin úl­ti­mo no es só­lo ob­te­ner el me­jor pre­cio po­si­ble, sino co­mer­cia­li­zar la le­che en un mar­co de con­fian­za.

HPASCUCCI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.