Agri­cul­tu­ra y am­bien­te, un so­lo co­ra­zón

Es­pe­cia­lis­tas de di­ver­sos ám­bi­tos di­je­ron que la Ar­gen­ti­na de­be li­de­rar un cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo y, a su vez, abor­dar el desafío de ser sus­ten­ta­ble.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - Eli­na Mo­reno cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pro­du­cir más sin da­ñar el am­bien­te, pro­duc­ción or­gá­ni­ca ver­sus con­ven­cio­nal, uso ra­cio­nal de agro­quí­mi­cos... te­mas re­so­nan­tes en una agen­da ur­gen­te que po­co ha tras­cen­di­do el plano de la enun­cia­ción. Las com­pa­ñías ad­vier­ten que es mo­men­to de de­ba­tir en se­rio lo im­por­tan­te pa­ra el lar­go pla­zo, con ac­cio­nes con­cre­tas sos­te­ni­das en el tiem­po y con­sen­sua­das con las di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les.

Los di­le­mas que la pro­duc­ción de­be en­fren­tar en la pró­xi­ma dé­ca­da ge­ne­ran con­tro­ver­sia so­bre có­mo re­sol­ver­los de ca­ra a un mun­do que en 40 años ten­drá 2.000 millones más de per­so­nas pa­ra ali­men­tar y sus re­cur­sos diez­ma­dos con el ni­vel ac­tual de con­su­mo. Que Ar­gen­ti­na sea uno de los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res mun­dia­les de ali­men­tos re­quie­re un com­pro­mi­so del que no to­dos son cons­cien­tes.

“La tec­no­lo­gía pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas del ham­bre”. Así lo con­si­de­ró An­to­nio Ara­cre, di­rec­tor ge­ne­ral de Syn­gen­ta pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur. La em­pre­sa pre­sen­tó en Bue­nos Ai­res “The Good Growth Plan” (el plan pa­ra un buen cre­ci­mien­to), un pro­gra­ma de ac­cio­nes pa­ra una agri­cul­tu­ra más efi­cien­te, ca­paz de ali­men­tar a una po­bla­ción mun­dial que cre­ce, pe­ro cui­dan­do los prin­ci­pa­les re­cur­sos: la tie­rra, el agua y las per­so­nas.

“Es un desafío enor­me que no pue­de ser abor­da­do por una so­la em­pre­sa; por eso pro­mo­ve­mos el diá­lo­go y las alian­zas con or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de la so­cie­dad co­mo he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos”, alen­tó Ara­cre.

El de­ba­te es­tu­vo en ma­nos de un pa­nel in­ter­dis­ci­pli­na­rio in­te­gra­do por Bernardo Ko­sa­coff, de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla; Mar­ce­lo Pa­la­dino, del IAE Bu­si­ness School y Fer­nan­do Stra­fa­ce, del Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to, en­tre otros, y fue mo­de­ra­do por Sebastián Bi­go­ri­to, del Con­se­jo Em­pre­sa­rio Ar­gen­tino pa­ra el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble, quie­nes re­fle­xio­na­ron so­bre los desafíos que en­fren­ta la Ar­gen­ti­na pa­ra pro­du­cir ali­men­tos de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble.

La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que el país (y el mun­do) tran­si­ta­rá los pró­xi­mos años sa­bien­do que de­be im­pul­sar un cam­bio, pe­ro que ca­re­ce de una ho­ja de ru­ta. La “pér­di­da de ca­pa­ci­dad” pa­re­ce ser la cons­tan­te de las ins­ti­tu­cio­nes. En­ton­ces, los paí­ses que ten­gan ma­yor re­si­lien­cia sub­sis­ti­rán un pro­ce­so don­de la in­no­va­ción y la fle­xi­bi­li­dad se­rán los ases de­ba­jo de la manga.

Stra­fa­ce an­ti­ci­pó que “se va a dar una re­con­fi­gu­ra­ción del de­sa­rro­llo y dis­tri­bu­ción de la tec­no­lo­gía en la so­cie­dad ci­vil”. En es­te sen­ti­do, Ko­sa­coff re­mar­có que las em­pre­sas ten­drán un rol im­por­tan­te en la eco­no­mía y dis­tri­bu­ción de la ri­que­za.

En opi­nión de Pa­la­dino, la di­ver­si­dad de ideas se­rá un ac­ti­vo de di­fe­ren­cia­ción de las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan ca­pi­ta­li­zar­la. Y en es­to las uni­ver­si­da­des de­be­rán re­cu­pe­rar un lu­gar cla­ve, el de for­mar no só­lo pro­fe­sio­na­les, sino lí­de­res so­cia­les.

Par­te de la so­cie­dad pien­sa que hay que au­men­tar la pro­duc­ción or­gá­ni­ca

Pa­ra él, mu­chos de los gran­des pro­ble­mas del fu­tu­ro par­ten de la fal­ta de au­to­rre­gu­la­ción de las per­so­nas. Es­ta ca­ren­cia es con­se­cuen­cia de la fal­ta de con­fian­za. “Te­ne­mos que vol­ver a ha­blar de los va­lo­res y dis­cu­tir­los en casa, por­que es allí don­de se cons­tru­ye la con­fian­za, en las con­duc­tas vir­tuo­sas in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas”, ase­ve­ró Pa­la­dino.

Se­gún Ara­cre es, jus­ta­men­te, la con­fian­za lo que im­pul­sa a es­ta­ble­cer com­pro­mi­sos y otor­ga trans­pa­ren­cia a esos ac­tos. “El fu­tu­ro nos de­man­da un com­pro­mi­so con la sus­ten­ta­bi­li­dad y que­re­mos ser creí­bles en eso; por eso nos es­ta­mos abrien­do a la so­cie­dad y con­vo­cán­do­la”, ma­ni­fes­tó el eje­cu­ti­vo, quien lla­mó a ser par­te de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que no pue­de pos­ter­gar­se más.

Syn­gen­ta tam­bién pre­sen­tó los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta glo­bal que reali­zó en ju­lio a 8.000 lí­de­res de opi­nión de tre­ce paí­ses, in­clui­dos Ar­gen­ti­na y Bra­sil. El es­tu­dio arro­jó las per­cep­cio­nes de la po­bla­ción ur­ba­na con re­la­ción a los desafíos de la agri­cul­tu­ra.

De los 500 en­cues­ta­dos en Ar­gen­ti­na, el 70% opi­na que la agri­cul­tu­ra no se prac­ti­ca en for­ma sus­ten­ta­ble y el 84% coin­ci­de en que hay que au­men­tar la pro­duc­ción or­gá­ni­ca. Se­gún Ara­cre, la en­cues­ta re­ve­ló una des­co­ne­xión en­tre lo que la gen­te desea y lo que se pue­de ha­cer. Por eso, Syn­gen­ta se plan­teó 6 com­pro­mi­sos con me­tas me­di­bles pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur: au­men­tar un 20% la pro­duc­ti­vi­dad de so­ja y maíz, en 15% de ce­rea­les y en 10% de gi­ra­sol, sin uti­li­zar más tie­rras, agua ni in­su­mos. Ade­más, me­jo­rar la fer­ti­li­dad de un mi­llón de hec­tá­reas de cam­pos de­gra­da­dos; crear 50 há­bi­tats pa­ra po­li­ni­za­do­res, lo que au­men­ta­rá la bio­di­ver­si­dad en 5 millones de hec­tá­reas; ayu­dar a pe­que­ños pro­duc­to­res a adop­tar y me­jo­rar prác­ti­cas de ro­ta­ción de cul­ti­vos; en­tre­nar a más de 80.000 tra­ba­ja­do­res ru­ra­les y brin­dar ca­pa­ci­ta­ción en se­gu­ri­dad laboral. Ca­mi­nos con­cre­tos pa­ra un ob­je­ti­vo al que hay que lle­gar. Sí o sí. t

Ali­men­tos. La pro­duc­ción de­be­rá cre­cer mu­cho pa­ra abas­te­cer den­tro de 40 años a 2.000 millones de per­so­nas más.

Op­ti­mis­ta. An­to­nio Ara­cre, di­rec­tor ge­ne­ral de Syn­gen­ta pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur, di­jo que la tec­no­lo­gía pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas del ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.