Un mar­co fis­cal dis­tor­si­vo

Clarin - Rural - - MERCADOS -

La pre­sión fis­cal al agro se vi­sua­li­za no só­lo en los im­bres”. pues­tos y ta­sas que es­tá obli­ga­do a en­fren­tar el sec­tor an­te una le­gis­la­ción dis­tor­si­va y per­ni­cio­sa, sino tam­bién en los cré­di­tos a su fa­vor de di­fí­cil o im­po­si­ble uti­li­za­ción. A ello se agre­ga la fal­ta de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que pre­sen­ta el ac­tuar dia­rio del pro­duc­tor agro­pe­cua­rio fren­te al IVA.

El IVA fue im­pues­to en la Ar­gen­ti­na en 1975, gra­van­do ini­cial­men­te só­lo al­gu­nos bie­nes y es­ca­sos ser­vi­cios. Los pro­duc­tos que el agro ex­traía de la tie­rra y se ven­dían en el mis­mo es­ta­do na­tu­ral, no se en­con­tra­ban al­can­za­dos. En­tre 1983 y 1987 exis­tió una ley que per­mi­tía a todo pro­duc­tor agro­pe­cua­rio uti­li­zar los cré­di­tos fis­ca­les que pu­die­ra te­ner, pa­ra ser apli­ca­dos a otros im­pues­tos. A par­tir de di­ciem­bre de 1990 prác­ti­ca­men­te to­dos los pro­duc­tos de­no­mi­na­dos pri­ma­rios que­da­ron gra­va­dos con el IVA.

A par­tir de 1998 co­men­za­ron los cam­bios en la alí­cuo­ta. Se dis­pu­so una ta­sa re­du­ci­da pa­ra ani­ma­les vi­vos bo­vi­nos, ovi­nos y otros, las fru­tas y le­gum­bres fres­cas. La apli­ca­ción de ese por­cen­tual im­po­si­ti­vo di­fe­ren­cial pro­du­ce efec­tos per­ni­cio­sos por don­de se lo mire. El IVA fue con­ce­bi­do co­mo neu­tro pa­ra los agen­tes eco­nó­mi­cos que ac­túan en la ca­de­na, pues es­tá es­truc­tu­ra­do pa­ra que re­cai­ga so­bre el con­su­mi­dor, mal que nos pe­se.

La neu­tra­li­dad le­jos es­tá de cum­plir­se. A lo di­cho se agre­ga la cons­tan­te ge­ne­ra­ción de sal­dos téc­ni­cos a fa­vor y aquel de­no­mi­na­do de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad, con­se­cuen­cia de re­ten­cio­nes su­fri­das no de­vuel­tas por el fis­co.

La de­ter­mi­na­ción de uti­li­zar un por­cen­tual re­du­ci­do de IVA pa­ra los pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, así co­mo el acom­pa­ña­mien­to de al­gu­nas lo­ca­cio­nes y ser­vi­cios y cier­tos in­su­mos, re­sul­tan in­su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar un equi­li­brio en la ecua­ción. Los pro­duc­to­res se sien­ten dis­cri­mi­na­dos y la po­bla­ción en ge­ne­ral lo ven co­mo una fran­qui­cia, un be­ne­fi­cio, que muy le­jos es­tá de te­ner ese ca­riz.

El de­te­rio­ro se po­ten­cia­rá pa­ra quie­nes reali­cen ma­yo­res in­ver- sio­nes o se en­cuen­tren en zo­nas mar­gi­na­les.

Cuan­do los cré­di­tos fis­ca­les de IVA por com­pras y gas­tos, su­pe­ran a los dé­bi­tos fis­ca­les por ven­tas al 10,5%, ese sal­do só­lo pue­de ser ab­sor­bi­do con otras ope­ra­cio­nes gra­va­das. De no ser po­si­ble, el con­tri­bu­yen­te no po­drá con­si­de­rar­lo una pér­di­da de­du­ci­ble, con un gra­ve per­jui­cio.

Por su par­te aque­llos pro­duc­to­res de gra­nos que se ha­llan re­gis­tra­dos y ha­bi­li­ta­dos an­te el Re­gis­tro Fis­cal de Ope­ra­do­res de Gra­nos, es­tán su­frien­do con­se­cuen­cias fi­nan­cie­ras y eco­nó­mi­cas de re­le­van­te preo­cu­pa­ción.

El Es­ta­do ofre­ce el em­pa­dro­na­mien­to co­mo una ven­ta­ja, pe­ro se tra­ta de una obli­ga­ción con un ré­gi­men san­cio­na­to­rio an­te sus­pen­sio­nes o ex­clu­sio­nes. Las re­ten­cio­nes que su­fren del 8% so­bre el pre­cio ne­to de los gra­nos, que el fis­co pro­me­te de­vol­ver en su ma­yo­ría (7%) en for­ma au­to­má­ti­ca a los 60 días, pro­du­ce en for­ma in­me­dia­ta sal­dos a fa­vor que son de­no­mi­na­dos co­mo “liy Di­chos re­in­te­gros tie­nen en la ac­tua­li­dad un atra­so cer­cano a un año, cu­yo per­jui­cio es con­se­cuen­cia de la res­tric­ción en su uso. Las po­si­bi­li­da­des de uti­li­zar­los son re­la­ti­vas: u Po­drían usar­se pa­ra can­ce­lar sal­do del Im­pues­to a las Ga­nan­cias del pro­pio su­je­to y de sus an­ti­ci­pos. Pe­ro exis­te una im­por­tan­te li­mi­ta­ción en las so­cie­da­des de he­cho, pues la en­ti­dad es un su­je­to de IVA pe­ro sus in­te­gran­tes lo son de Im­pues­to a las Ga­nan­cias, por lo cual fal­ta iden­ti­dad pa­ra com­pen­sar­lo. u En el ca­so de em­pre­sas uni­per­so­na­les po­dría lo­grar­se una com­pen­sa­ción con el Im­pues­to a los Bie­nes Per­so­na­les, si bien el in­mue­ble ru­ral no de­be­ría in­te­grar los bie­nes gra­va­dos por dis­po­si­ción le­gal. Con el Im­pues­to a las Par­ti­ci­pa­cio­nes So­cie­ta­rias no se ad­mi­te su apli­ca­ción, aten­to que es in­gre­sa­do por la so­cie­dad que sus­ti­tu­ye al ver­da­de­ro res­pon­sa­ble. u Otra po­si­bi­li­dad es la trans­fe­ren­cia a fa­vor de ter­ce­ros que im­pli­ca una ce­sión de cré­di­to re­gla­da ac­tual­men­te por la AFIP.

Los con­tri­bu­yen­tes se de­fien­den re­cla­man­do su de­re­cho al re­in­te­gro con re­cur­sos de amparo. Le­jos es­tá de ser una so­lu­ción de fon­do. El pro­ble­ma es que se es­tá exi­gien­do un ade­lan­to de un im­pues­to que re­sul­ta un pa­go sin cau­sa que ex­ce­de el prin­ci­pio de le­ga­li­dad, ra­zo­na­bi­li­dad y neu­tra­li­dad.

De­be re­sol­ver­se la cues­tión del IVA pa­ra el agro, co­men­zan­do por de­ro­gar el Re­gis­tro de Gra­nos o bien re­du­cir sen­si­ble­men­te la re­ten­ción a su­frir. t

Una car­ga. El sec­tor agro­pe­cua­rio es­tá com­pli­ca­do por el pe­so de las re­ten­cio­nes y las tra­bas pa­ra re­cu­pe­rar el IVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.