Pi­ca­do grue­so

Un gru­po de pi­ca­do­res, o con­tra­tis­tas de si­lo, la he­rra­mien­ta que re­vo­lu­cio­nó la pro­duc­ción de car­ne y le­che en la Ar­gen­ti­na, ana­li­za los úl­ti­mos cam­bios en es­ta ac­ti­vi­dad en el país y ade­lan­ta lo que ven­drá. En la ca­pi­tal de las pi­ca­do­ras, un diá­lo­go a f

Clarin - Rural - - TAPA - Sergio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

La agri­cul­tu­ra vie­ne, ha­ce años, trans­for­man­do a la ga­na­de­ría en la Ar­gen­ti­na. Al ejer­cer su pre­sión ga­na­do­ra so­bre la su­per­fi­cie dis­po­ni­ble pa­ra la pro­duc­ción, y su fuer­te in­fluen­cia tec­no­ló­gi­ca, la in­ten­si­fi­ca­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de car­ne y le­che ter­mi­nó sien­do ca­si una im­po­si­ción más que una op­ción.

En ese pro­ce­so de cam­bio, el si­lo de maíz, y de tan­tos otros cul­ti­vos, ha si­do un ca­pí­tu­lo cen­tral. Y sus ac­to­res prin­ci­pa­les fue­ron y son los con­tra­tis­tas, los due­ños de esas pi­ca­do­ras ul­tra­mo­der­nas ca­pa­ces de trans­for­mar gra­nos y plan­tas en el in­su­mo bá­si­co pa­ra la die­ta de los ani­ma­les.

Cla­rín Ru­ral via­jó con un gru­po de ellos a “la me­ca” del pi­ca­do, Ale­ma­nia, don­de tie­ne su ba­se mun­dial la em­pre­sa Claas, que do­mi­na am­plia­men­te el mer­ca­do de esas má­qui­nas, en la Ar­gen­ti­na y en el mun­do. Allí, los pi­ca­do­res de las pam­pas lo­gra­ron ha­cer una pau­sa en sus vi­das a pu­ra co­rri­da, y ana­li­za­ron qué cam­bió, es­tá cam­bian­do y cam­bia­rá en es­ta ac­ti­vi­dad cen­tral pa­ra el agro lo­cal.

Wal­ter Bar­neix tie­ne su ba­se en Lin­coln, en el no­roes­te de Bue­nos Ai­res, y no du­da en arran­car con un da­to alen­ta­dor: “Yo di­ría que más del 50% de los con­tra­tis­tas de pi­ca­do de la Ar­gen­ti­na es­ta­mos al mis­mo ni­vel tec­no­ló­gi­co que Eu­ro­pa o EE.UU.”, dis­pa­ra es­te hom­bre que ha­ce 23 años que es­tá en el ne­go­cio y pi­ca des­de el oes­te y el sur bo­nae­ren­se has­ta San Luis y Men­do­za.

Pe­ro eso no lo ha­ce dor­mir­se en los lau­re­les. Con una clá­si­ca cer­ve­za ale­ma­na en la mano, mi­ran­do por la ven­ta­na el co­lo­ri­do pai­sa­je del frío oto­ño del nor­te de Eu­ro­pa, con­si­de­ra que de­be se­guir cre­cien­do pen­sán­do­se co­mo una em­pre­sa glo­bal de ser­vi­cios.

“Pa­ra ser más com­ple­to pa­ra el pro­duc­tor, tam­bién ha­go me­ga­far­dos y dis­tri­bu­ción de es­tiér­col só­li­do en los lo­tes”, ex­pli­ca. Son de­man­das que ya es­tán, y ven­drán más, so­bre to­do en la zo­na muy tam­be­ra cer­ca de su ba­se de ope­ra­cio­nes.

Ch­ris­tian Lar­sen es par­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la em­pre­sa que arran­có ha­ce 30 años, en Tan­dil, su pa­pá Ma­nuel. Sus equi­pos tra­ba­jan des­de Mi­sio­nes y Co­rrien­tes, en el nor­te, has­ta la Pa­ta­go­nia, pa­san­do por San­ta Fe, Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res. Con tan­tos ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, cree que una de las tec­no­lo­gías que tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer en los si­los de la Ar­gen­ti­na es la de la ino­cu­la­ción.

“Hoy nues­tros clien­tes nos pi­den ino­cu­lar un 95% de los si­los de pas­tu­ras, pe­ro ape­nas en­tre 30/35% de los de maíz”, re­su­me es­te jo­ven de 34 años, pe­ro por­ta­dor de una lar­ga ex­pe­rien­cia de con­du­cir pi­ca­do­ras, dor­mir en las ca­si­llas de los cam­pa­men­tos en los cam­pos y las tan­tas otras ta­reas de pul­po que im­pli­ca ser con­tra­tis­ta. “Aho­ra hay has­ta desecan­te pa­ra fo­rra­je, y te­ne­mos que apro­ve­char más to­das esas tec­no­lo­gías”, afir­ma.

Hu­go Cá­me­ra es de Wi­ni­fre­da, en La Pam­pa, y tie­ne 28 años de con­tra­tis­ta, aun­que ha­ce so­lo 4 que in­cor­po­ró las pi­ca­do­ras a su flota pa­ra brin­dar ser­vi­cios en el cen­tro-oes­te de su pro­vin­cia. “En la Ar­gen­ti­na te­ne­mos la me­jor tec­no­lo­gía del mun­do en pi­ca­do­ras”, di­ce con­ven­ci­do.

Y pun­tua­li­za que ele­men­tos co­mo la me­di­ción en tiem­po real de por­cen­ta­je de ma­te­ria se­ca, ren­di­mien­to o ta­ma­ño de fi­bra cons­ti­tu­yen da­tos de enor­me uti­li­dad que hoy tie­nen en los ta­ble­ros de co­man­do pa­ra ha­cer los ajus­tes de tra­ba­jo que ha­gan fal­ta mien­tras la ta­rea se va lle­van­do a ca­bo.

Da­niel Gar­de­llo es otro de los con­tra­tis­tas ar­gen­ti­nos que lle­ga­ron a Harsewinkel, el pe­que­ño pue­blo ale­mán que al­ber­ga la se­de mun­dial de Claas, don­de se fa­bri­can las fa­mo­sas pi­ca­do­ras Ja­guar que ellos ma­ne­jan y don­de to­da­vía hoy, a sus 90 años, vi­ve, en su ca­sa pe­ga­da a la fá­bri­ca, el due­ño de la fir­ma, Hel­muth Claas.

Gar­de­llo fue quien hi­zo, ha­ce un año, cer­ca de Tren­que Láu­quen, el si­lo más gran­de del mun­do, en ba­se a 3.500 hec­tá­reas de maíz, un récord que por en­ton­ces fue te­ma de ta­pa de Cla­rín Ru­ral. Ha­ce 15 años que tie­ne su pro­pia em­pre­sa de pi­ca­do, lue­go de tra­ba­jar co­mo em­plea­do de otra. Su área de in­fluen­cia se con­cen­tra en el sur de San­ta Fe y no­res­te y su­des­te de Bue­nos Ai­res.

Pa­ra él, el sis­te­ma “crac­ker” pa­ra el que­bra­do de los gra­nos fue una de las ma­yo­res trans­for­ma­cio­nes que in­cor­po­ra­ron las má­qui­nas en los úl­ti­mos años.

“Hoy, la exi­gen­cia de te­ner­lo es ca­da vez ma­yor”, des­ta­ca. Su co­le­ga de La Pam­pa lo apo­ya: “Es que an­tes se ha­cía to­do igual, pe­ro ca­da vez más el pi­ca­do se ha­ce de

una ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del clien­te”. Pa­ra el tan­di­len­se Lar­sen, “el due­ño del cam­po, y su nu­tri­cio­nis­ta, son de­ter­mi­nan­tes en la ma­ne­ra en que se ha­ce el si­lo y se quie­bra el grano. Y hay mu­chos lu­ga­res en lo que no tra­ba­jás si no te­nés crac­ker”.

Es que to­dos coin­ci­den en que la exi­gen­cia pa­ra la ac­ti­vi­dad es ca­da vez ma­yor. “Hoy, los pro­duc­to­res de pun­ta mi­den to­do”, co­men­ta Bar­neix, de Lin­coln. Gar­de­llo, el del si­lo más gran­de del mun­do, agre­ga que el pro­duc­tor/clien­te ana­li­za du­ran­te to­do el año, a me­di­da que va con­su­mien­do el si­lo, el tra­ba­jo que ellos a lo me­jor hi­cie­ron en 3 días, lo que los obli­ga a una gran pro­fe­sio­na­li­za­ción y con­cen­tra­ción, pa­ra evi­tar erro­res que pue­den cos­tar muy ca­ro.

¿Qué les fal­ta? Gar­de­llo di­ce que tie­nen que cre­cer en ma­peo de los lo­tes, con más tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. Lar­sen coin­ci­de, por­que no tie­ne du­das de que la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión tam­bién es­tá lle­gan­do al ne­go­cio del pi­ca­do.

Pe­ro, ade­más, ellos ven que hay desafíos por el la­do de los pro­duc­to­res. “Aun­que pa­rez­ca extraño, hay que me­jo­rar mu­cho en el ta­pa­do del si­lo”, di­ce el pam­peano Cá­me­ra. Su co­le­ga Bar­neix, de Lin­coln, lo po­ne en nú­me­ros: “No­so­tros me­di­mos siem­pre y ve­mos pér­di­das de has­ta 20%”, di­ce. Pa­ra Lar­sen, de Tan­dil, se pro­gre­só sen­si­ble­men­te en la ex­trac­ción y dis­tri­bu­ción, pe­ro tam­bién hay to­da­vía mu­cho ca­mino por re­co­rrer en esos as­pec­tos.

Pa­ra ter­mi­nar, en­tre Cá­me­ra, de La Pam­pa, y Bar­neix, de Lin­coln, re­su­men el pen­sa­mien­to del gru­po. El pri­me­ro di­ce que el si­lo “es la he­rra­mien­ta que to­do el mun­do tie­ne que in­cor­po­rar”, mien­tras que el se­gun­do va más allá, y cie­rra con lo si­guien­te: “el si­la­je tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer to­da­vía en la Ar­gen­ti­na. Op­ti­mis­mo es lo que me so­bra”.

En su salsa. De izq. a der., los ar­gen­ti­nos Bar­neix, Lar­sen, Cá­me­ra y Gar­de­llo, con una má­qui­na Ja­guar.

Con la pi­ca­do­ra, en Ale­ma­nia. Arri­ba, de izq. a der., Bar­neix, Cá­me­ra y Gar­de­llo. Aba­jo, Lar­sen.

Pi­san­do el si­lo. Trac­to­res, en el más gran­de del mun­do, en Tren­que Láu­quuen.

De maíz. Es, por le­jos, el que do­mi­na la es­ce­na del si­lo en la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.