La ex­pe­rien­cia del Cha­co

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Hay un nue­vo es­ce­na­rio. Sa­lió Gui­ller­mo Mo­reno, des­pués de la ca­ter­va de fra­ca­sos sub­ra­ya­dos por grue­sos tra­zos de so­ber­bia. Los más ra­di­ca­les su­fren la en­tre­ga del al­fil que se mo­vía co­mo un ca­ba­llo, y pa­tea­ba el ta­ble­ro cuan­do la reali­dad im­po­nía la ren­di­ción. Lo echa­ron.

Tam­bién echa­ron a Yauhar del Mi­nA­gro, pe­ro eso no tie­ne nin­gu­na im­por­tan­cia. Ve­nía de la pes­ca. La acua­cul­tu­ra es a la pes­ca lo que la ga­na­de­ría es a la ca­za. ¿Se en­tien­de?

Sí es in­tere­san­te que se lo ha­ya re­em­pla­za­do por un téc­ni­co más in­vo­lu­cra­do con la pro­duc­ción, co­mo Car­los Ca­sa­mi­que­la. Un in­ge­nie­ro agró­no­mo del IN­TA, don­de ejer­ció la pre­si­den­cia en los úl­ti- mos años, des­pués de pa­sar un pe­río­do co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Senasa. In­for­ma­ción no le fal­ta. Tam­po­co ex­pe­rien­cia de ges­tión.

Pe­ro la reali­dad es que la po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria no se de­ci­de en el Mi­nA­gro. Se de­ci­de en Eco­no­mía. Y úl­ti­ma­men­te, en la su­per­se­cre­ta­ría de Co­mer­cio. Aho­ra to­do cam­bia. Vea­mos.

El vi­deo del re­torno de CFK, cui­da­do­sa­men­te pro­du­ci­do, in­ten­tó mar­car la “pro­fun­di­za­ción del mo­de­lo”. Des­fi­la­ron las ro­sas rojas de He­be, las alu­sio­nes a “la mi­li­tan­cia”, el perrito Simón que le re­ga­ló el her­mano de Hu­go Chá­vez (“por­ta­te bien, que van a de­cir que los cha­vis­tas son ma­los”), el pin­güino gi­gan­te de pe­lu­che. Al día si­guien­te as­cen­día a Axel Ki­ci­llof al car­go de Mi­nis­tro de Eco­no­mía. El jo­ven eco­no­mis­ta de­fen­dió en su mo­men­to las re­ten­cio­nes mó­vi­les y es de los que pien­san que la ren­ta agra­ria es un bien pú­bli­co.

Pe­ro al mis­mo tiem­po echa­ba a Abal Me­di­na y po­nía en su lu­gar al go­ber­na­dor cha­que­ño, Jor­ge Ca­pi­ta­nich. Tam­bién eco­no­mis­ta, fue pro­fe­sor de Ki­ci­llof y su je­fe en tra­ba­jos de con­sul­to­ría. Prag­má­ti­co, sa­be que la cla­ve de su gran per­for­man­ce elec­to­ral en la pro­vin­cia del Cha­co ha si­do la enor­me ex­pan­sión agrí­co­la y agroin­dus­trial. En par­ti­cu­lar, de

Ca­pi­ta­nich sa­be que la enor­me ex­pan­sión agrí­co­la fue cla­ve en su triun­fo elec­to­ral

la de­mo­ni­za­da so­ja, que sa­có a la pro­vin­cia de la de­pen­den­cia his­tó­ri­ca del al­go­dón.

Ca­pi­ta­nich orien­tó y ge­ren­ció es­te sen­de­ro, pro­mo­vien­do la ga­na­de­ría, que hoy cuen­ta con cen­tros ge­né­ti­cos, la­bo­ra­to­rios de es­pe­cia­li­da­des ve­te­ri­na­rias, lan­zó pro­gra­mas pa­ra la di­ver­si­fi­ca­ción y el va­lor agre­ga­do, co­mo la pro­duc­ción de aves (ayu­dó a la ins­ta­la­ción de Gran­ja Tres Arro­yos), cer­dos, acua­cul­tu­ra en arro­za­les. In­ten­tó atraer in­ver­sio­nes bra­si­le­ñas pa­ra la in­dus­tria­li­za­ción del al­go­dón.

Ade­más, no tu­vo em­pa­cho en avan­zar en lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, con la fir­ma de con­ve­nios con fon­dos in­ter­na­cio­na­les, al­gu­nos de ori­gen ára­be co­mo Alk­ho­ra­yef, pa­ra lle­var agua con gran­des obras hi­dráu­li­cas, y abrir tie­rras a la pro­duc­ción y el pro­gre­so en el Im­pe­ne­tra­ble. Vin­cu­lan­do su po­ten­cial pro­duc­ti­vo con el mer­ca­do glo­bal, ya que los ára­bes quie­ren ase­gu­rar­se el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos. Pa­ra ello im­pul­só las obras del puer­to de Ba­rran­que­ras y la ca­na­li­za­ción del Ber­me­jo.

Se pue­den de­cir mu­chas co­sas de Ca­pi­ta­nich, pe­ro lo cier­to es que el fla­man­te je­fe de ga­bi­ne­te es un hom­bre que ex­pe­ri­men­tó que es po­si­ble el desa­rro­llo a par­tir de la tec­no­lo­gía y la vo­lun­tad apli­ca­da so­bre el re­cur­so na­tu­ral. Y mi­ran­do a los mer­ca­dos. En sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes, an­ti­ci­pán­do­se al mi­nis­tro de Eco­no­mía, mar­có la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar el in­gre­so ge­nuino de di­vi­sas a tra­vés del au­men­to de la pro­duc­ción ex­por­ta­ble. Sa­be­mos lo que es­to sig­ni­fi­ca. Ki­ci­llof, mi­nu­tos des­pués, lo re­pe­tía co­mo una mu­le­ti­lla.

Ob­via­men­te, es­ta mi­ra­da so­bre el fla­man­te je­fe de ga­bi­ne­te con­tras­ta fuer­te­men­te con la ima­gen que plan­tó la pre­si­den­ta con su fa­mo­so vi­deo del re­gre­so, el de la “pro­fun­di­za­ción del mo­de­lo”. Pe­ro no de­ja de ser su­ges­ti­vo que la pro­pia CFK ha­ya di­cho que no re­ci­bi­rá a ningún mi­nis­tro si no vie­ne acom­pa­ña­do por el je­fe de ga­bi­ne­te.

Pe­ro en la cancha se ven los pin­gos. Ur­ge el tri­go, el maíz, la car­ne. Lo sa­ben. Y ne­ce­si­tan los dó­la­res. Ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.