Bus­can­do res­pues­tas nue­vas en el sue­lo

El pro­yec­to Bios­pas es­tu­dia a fon­do su bio­lo­gía, pa­ra in­ten­tar en­con­trar es­tra­te­gias re­no­va­das pa­ra te­ner ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad.

Clarin - Rural - - CIENCIA Y AGRICULTURA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

No es lo mis­mo atra­ve­sar a tien­tas un bos­que en una no­che ce­rra­da que con­tar con lentes in­fra­rro­jas. Iden­ti­fi­car lo que es­tá en las som­bras, lo ocul­to a sim­ple vis­ta, es lo que se pro­pu­sie­ron ha­ce cin­co años do­ce gru­pos de in­ves­ti­ga­do­res que au­na­ron es­fuer­zos a tra­vés del pro­yec­to Bios­pas. Se tra­ta de bus­car la his­to­ria y fu­tu­ro del sue­lo des­de una óp­ti­ca di­fe­ren­te: la vi­da que hay en él, lo que “di­ce” la pre­sen­cia o au­sen­cia de mi­cro­or­ga­nis­mos y bac­te­rias.

“Bio­lo­gía del Sue­lo y Pro­duc­ción Agra­ria Sus­ten­ta­ble (eso sig­ni­fi­ca Bios­pas) bus­ca de­ter­mi­nar nue­vos in­di­ca­do­res de la ca­li­dad del sue­lo y del tra­ba­jo que so­bre él se vie­ne ha­cien­do”, ex­pli­có, des­de Per­ga­mino, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Luis Wall, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del Co­ni­cet y coor­di­na­dor del pro­yec­to. Y re­su­mió: “Es­tu­dia­mos los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo e in­ten­ta­mos po­ner­le luz a la ca­ja ne­gra del sue­lo, lo que no se ve pe­ro que per­mi­te y po­ten­cia el crecimiento de las plan­tas”.

Del pro­yec­to par­ti­ci­pan Aa­pre­sid, Ri­zo­bac­ter y el Gru­po Ro­mag­no­li, en­tre otros, y cuen­ta con el fi­nan­cia­mien­to de la Agen­cia Na­cio­nal de Pro­mo­ción Cien­tí­fi­ca y Tec­no­ló­gi­ca de la Na­ción. El ob­je­ti­vo es ge­ne­rar in­di­ca­do­res pa­ra de­tec­tar bue­nos y ma­los ma­ne­jos, in­fe­rir ren­di­mien­tos fu­tu­ros y cer­ti­fi­car prác­ti­cas agrí­co­las.

Pa­ra em­pe­zar a en­ten­der la re­le­van­cia del tra­ba­jo, Wall ex­pli­có que “to­dos los análisis de ca­li­dad de sue­lo que se usan en la Ar­gen­ti­na y el mun­do son so­bre la ba­se de quí­mi­ca y fí­si­ca del sue­lo, pe­ro no hay in­di­ca­do­res de ba­se bio­ló­gi­ca pa­ra de­ter­mi­nar la sa­lud del sue­lo”. Pa­ra ha­cer los análisis se eli­gie­ron cua­tro zo­nas con sue­los de di­fe­ren­tes tex­tu­ras en cen­tro y sur de Cór­do­ba, nor­te de Bue­nos Ai­res y cen­tro de En­tre Ríos.

A es­to se su­mó un am­bien­te na­tu­ral con al me­nos 30 años sin cul­ti­vo agrí­co­la. Se pre­gun­ta­ron si es po­si­ble en­con­trar ras­gos bio­ló­gi­cos que ca­rac­te­ri­cen a las bue­nas prác­ti­cas in­de­pen­dien­te­men­te de la tex­tu­ra del sue­lo y del am­bien­te.

Se bus­có ma­so y me­so­fau­na (in­ver­te­bra­dos ma­cros­có­pi­cos del sue­lo) y hon­gos mi­co­rrí­zi­cos. Tam­bién se hi­zo un en­fo­que me­ta­ge­nó­mi­co; es­to es, “mi­rar la bio­lo­gía del sue­lo des­de el pun­to de vis­ta ge­né­ti­co, di­rec­ta­men­te el ADN del sue­lo, pa­ra ana­li­zar co­mu­ni­da­des bac­te­ria­nas. Fi­nal­men­te, se hi­cie­ron es­tu­dios bio­quí­mi­cos pa­ra es­tu­diar lí­pi­dos, al­gu­nas pro­teí­nas, per­fi­les de res­pi­ra­ción del sue­lo y las ac­ti­vi­da­des en­zi­má­ti­cas.

“Es­ta­mos an­te una nue­va fron­te­ra del co­no­ci­mien­to”, se en­tu­sias­mó Wall. “En un gra­mo de sue­lo hay 10.000 mi­llo­nes de mi­cro­or­ga­nis­mos, más ha­bi­tan­tes que se­res hu­ma­nos en el pla­ne­ta, y hoy só­lo co­no­ce­mos y ma­ne­ja­mos en el la­bo­ra­to­rio un 1%”, re­co­no­ció Wall.

Gus­ta­vo González An­ta, di­rec­tor de Ri­zo­bac­ter y ge­ren­te de Desa­rro­llo y Ser­vi­cio Téc­ni­co, pon­de­ró los es­tu­dios por su va­lor agro­nó­mi­co e in­dus­trial. “Los in­di­ca­do­res bio­ló­gi­cos tie­nen más sen­si­bi­li­dad que los fí­si­cos y quí­mi­cos tra­di­cio­na­les y per­mi­ten ver los cam­bios a ni­vel de lo­te de ma­ne­ra más con­cre­ta y to­mar de­ci­sio­nes en el cor­to pla­zo”, in­di­có.

González An­ta tam­bién pu­so en re­le­van­cia el avan­ce en el desa­rro­llo de in­su­mos más ami­ga­bles con el me­dioa­men­te. “He­mos ge­ne­ra­do una co­lec­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos que no se ago­tan so­la­men­te en sa­ber qué bi­chos es­tán, sino có­mo, a tra­vés de su ac­ti­vi­dad, per­mi­ten una me­jor nu­tri­ción de la plan­tas, re­du­cen los es­tre­ses bió­ti­cos y abió­ti­cos y, en de­fi­ni­ti­va, ge­ne­ran un au­men­to de la pro­duc­ción”, in­di­có. Es­ta “co­lec­ción” de mi­cro­or­ga­nis­mos -co­mo la lla­ma González An­ta- abre la puer­ta ha­cia la trans­for­ma­ción in­dus­trial que per­mi­ti­rá des­de so­lu­bi­li­zar fós­fo­ro has­ta bio­con­tro­lar en­fer­me­da­des o me­jo­rar la fi­ja­ción bió­lo­gi­ca de ni­tró­geno.

Bas­ta con mi­rar lo que se es­tá ha­cien­do en el mun­do pa­ra ter­mi­nar de cuan­ti­fi­car el es­tu­dio rea­li­za­do por es­te gru­po de in­ves­ti­ga­do­res. En la Unión Eu­ro­pea se tra­ba­ja en gran­des con­sor­cios que bus­can in­di­ca­do­res eco­ló­gi­cos de uso de sue­los agrí­co­las a es­ca­las re­gio­na­les. “Los tra­ba­jos rea­li­za­dos has­ta aho­ra han en­con­tra­do res­pues­ta en sis­te­mas de dis­tur­bio más mar­ca­dos, co­mo el cam­bio que se pro­du­ce en el pa­so de sue­los vír­ge­nes de la sel­va ama­zó­ni­ca a su uso agrí­co­la, pe­ro no­so­tros es­ta­mos en­con­tran­do res­pues­tas si­mi­la­res en tér­mi­nos de va­ria­ción de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca a una es­ca­la mu­cho más fi­na, por­que las si­tua­cio­nes que nos pu­si­mos en es­tu­dio no son tan con­tras­tan­tes”, fi­na­li­zó Wall.

In­ves­ti­ga­dor. Luis Wall, del Co­ni­cet.

El sue­lo. Mu­cho por des­cu­brir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.