En Bra­sil, del ca­fé a la so­ja

la gran po­ten­cia so­je­ra glo­bal

Clarin - Rural - - TAPA -

José Ta­va­res es un pro­duc­tor me­diano, pe­ro pio­ne­ro de la so­ja en el sur bra­si­le­ño. Cla­rín Ru­ral lo vi­si­tó allí y cuen­ta có­mo fue el pa­so del clá­si­co grano zo­nal ha­cia la olea­gi­no­sa. El pe­so cla­ve de la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na y có­mo lo­gra ha­cer dos cul­ti­vos en ve­rano.

Den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na, es in­du­da­ble que el cul­ti­vo de so­ja se im­pu­so con fuer­za en Ar­gen­ti­na y Bra­sil, lue­go de un tí­mi­do co­mien­zo en la dé­ca­da del 70´, cuan­do era ape­nas una cu­rio­si­dad y so­lo se sem­bra­ban al­gu­nas hec­tá­reas. En la ac­tua­li­dad cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal cul­ti­vo en el ma­pa agrí­co­la del Mer­co­sur.

En el ca­so de Bra­sil, y al igual que en nues­tro país, el cre­ci­mien­to fue enor­me, y con el pa­so de es­tas tres dé­ca­das, los bra­si­le­ños ya des­pla­za­ron a EE.UU. del li­de­raz­go en vo­lu­men de pro­duc­ción.

La his­to­ria de José Ta­va­res Pai­va, un agri­cul­tor bra­si­le­ño con ba­se en Lon­dri­na, al nor­te del es­ta­do de Pa­ra­ná, es un buen ejem­plo pa­ra vi­sua­li­zar la cur­va as­cen­den­te que tra­zó es­te cul­ti­vo en to­da la geo­gra­fía bra­si­le­ña, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de la ge­né­ti­ca de se­mi­llas ar­gen­ti­na.

Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta el es­ta­ble­ci­mien­to de es­te pro­duc­tor pa­ra ver bien de cer­ca có­mo es la pro­duc­ción de es­ta olea­gi­no­sa en el se­gun­do es­ta­do so­je­ro de Bra­sil, so­lo su­pe­ra­do por Mat­to Gros­so.

En la zo­na de in­fluen­cia de Lon­dri­na, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va del sec­tor agro­pe­cua­rio des­can­sa­ba has­ta ha­ce un tiem­po so­bre el cul­ti­vo del ca­fé. El pa­dre de Ta­va­res Pai­va se ins­ta­ló en es­ta re­gión en 1933, y lue­go de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la fun­da­ción de la ciu­dad de Lon­dri­na, se vol­có ha­cia la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria.

Co­men­zó arren­dan­do y, con el co­rrer del tiem­po, ad­qui­rió sus pro­pias tie­rras. “En el mo­men­to de ma­yor es­plen­dor, la `fa­zen­da´ lle­gó a con­tar con un mi­llón y me­dio de plan­tas de ca­fé, en 500 hec­tá­reas”, re­me­mo­ró Pai­va.

Pe­ro a fi­na­les de la dé­ca­da del 60, en­tre el ca­fé ya aso­ma­ba un ra­ro cul­ti­vo nue­vo, la so­ja. En esa épo­ca de trans­for­ma­cio­nes, los Pai­va se ano­ta­ron en­tre los pio­ne­ros que co­men­za­ron a in­cor­po­rar a la olea­gi­no­sa en sus es­que­mas.

Con el di­plo­ma de in­ge­nie­ro agró­no­mo ba­jo el bra­zo, y lue­go de una he­la­da que en 1975 arra­só con el ca­fé en gran par­te del es­ta­do de Pa­ra­ná, Pai­va ju­nior dio sus pri­me­ros pa­sos en so­ja, con co­se­cha ma­nual y mu­chos pro­ble­mas de ma­le­zas. Con el co­rrer de los años, el es­que­ma de tra­ba­jo se pro­fe­sio­na­li­zó y el cul­ti­vo ga­nó ca­da vez más es­pa­cios.

En es­ta zo­na, con la in­cor­po­ra­ción de ge­né­ti­ca RR en so­ja, que lle­ga­ba de con­tra­ban­do des­de Ar­gen­ti­na (por­que en Bra­sil no es­ta­ba au­to­ri­za­da) y por eso la lla­ma­ban “so­ja Ma­ra­do­na”, más el cli­ma cá­li­do que tie­nen du­ran­te ca­si todo el año, per­mi­tió que los pro­duc­to­res de Bra­sil co­men­za­ran a ha­cer un do­ble cul­ti­vo de ve­rano. “Es­ta es la ju­ga­da de Bra­sil que ca­si nin­gu­na otra re­gión tie­ne”, gra­fi­có el agri­cul­tor.

Su es­que­ma pro­duc­ti­vo se desa­rro­lla en una su­per­fi­cie de 700 hec­tá­reas, de las cua­les 500 es­tán des­ti­na­das a la agri­cul­tu­ra, y en las res­tan­tes -en sue­los de me­nor ap­ti­tud- se en­gor­dan 700 ca­be­zas de ga­na­do. La idea ba­se es diversificar ries­gos, y en es­te con­tex­to, tam­bién su­ma el corral, que su­mi­nis­tra li­qui­dez fi­nan­cie­ra.

En es­ta re­gión, los sue­los son muy ar­ci­llo­sos, cuen­tan con un 2,5%-3% de ma­te­ria or­gá­ni­ca y el ré­gi­men anual de pre­ci­pi­ta­cio­nes, si bien es abun­dan­te -ca­si 1.200 mi­lí­me­tros anua­les- es muy irre­gu­lar y se con­cen­tra en enero y fe­bre­ro.

Pai­va se­ña­ló que la siem­bra de so­ja en su cam­po se desa­rro­lla en­tre los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre, con va­rie­da­des de ci­clo de ma­du­rez seis lar­go, con una dis­tan­cia en­tre hi­le­ras de 45 cm, una den­si­dad de 10/12 plan­tas por me­tros li­neal y un plan de fer­ti­li­za­ción de 150-160 ki­los/ha de ni­tró­geno, fós­fo­ro y po­ta­sio.

Y aquí la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na de so­ja en­tra a ju­gar su par­ti­do. Pa­ra lo­grar el es­que­ma de do­ble cul­ti­vo de ve­rano, la pre­co­ci­dad de los ma­te­ria­les ar­gen­ti­nos fue una gran re­vo­lu­ción en el sur bra­si­le­ro. “El ci­clo cor­to nos per­mi­te ha­cer, de ma­ne­ra in­me­dia­ta,

la siem­bra del maíz en mar­zo”, des­cri­bió. El otro pun­to a fa­vor de los ma­te­ria­les ar­gen­ti­nos fue su cre­ci­mien­to in­de­ter­mi­na­do.

Al mo­men­to de la co­se­cha, la pos­tal en un cam­po de es­ta re­gión es ex­tra­ña, al me­nos a los ojos de un pro­duc­tor de la zo­na nú­cleo ar­gen­ti­na, por­que de­trás de las co­se­cha­do­ras que le­van­tan la so­ja vie­nen las sem­bra­do­ras que im­plan­tan el maíz.

A es­te uso es­tra­té­gi­co de la ge­né­ti­ca pa­ra ade­lan­tar fe­chas de siem­bra, se su­man las ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas de la re­gión, por­que si bien du­ran­te el in­vierno se re­gis­tran tem­pe­ra­tu­ras que pue­den lle­gar a 0 gra­dos, el pe­río­do in­ver­nal se ex­tien­de por no más de 20 días. Es muy con­cen­tra­do.

Al mo­men­to de la co­se­cha, los rin­des de la olea­gi­no­sa se ubi­can so­bre los 40 qq/ha, pe­ro es­ta ci­fra va­ría de acuer­do a la par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da año, por su­pues­to. Aho­ra, con el es­que­ma de pro­duc­ción bien acei­ta­do, uno de los gran­des desafíos pro­duc­ti­vos de la re­gión pa­sa­rá por in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía RR2Bt en so­ja, ya que los in­sec­tos son uno de los pro­ble­mas prin­ci­pa­les en la zo­na.

Mien­tras al­gu­nos pro­duc­to­res del NOA ar­gen­tino co­mien­zan a in­cor­po­rar es­ta tec­no­lo­gía, Pai­va ya des­ti­nó al­gu­nos lo­tes pa­ra ir vien­do los nue­vos ma­te­ria­les.

Las ven­ta­jas son bien vi­si­bles a ni­vel de rin­de: las di­fe­ren­cias que ve con ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les ron­dan los 300 kg/ha. Y tie­ne una im­por­tan­te re­duc­ción en los cos­tos de apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos.

Le­jos de la épo­ca en la que el ca­fé do­mi­na­ba a es­ta re­gión de Bra­sil, con­ver­ti­da aho­ra en la más pro­duc­ti­va en ma­te­ria de so­ja de la prin­ci­pal po­ten­cia mun­dial del cul­ti­vo, la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na ju­gó un rol fun­da­men­tal.

No só­lo por­que abrió pa­so al do­ble cul­ti­vo de ve­rano, sino tam­bién por­que abrió la puer­ta a un sal­to en la pro­duc­ti­vi­dad. Co­mo lo ates­ti­gua Ta­va­res Pai­va, en me­dio de su cam­po on­du­la­do que es un ver­da­de­ro pla­cer. t

¡Qué pai­sa­je!. Ta­va­res, en un lo­te de so­ja de su “fa­zen­da”, cer­ca de Lon­dri­na, el fin de se­ma­na pa­sa­do.

De ca­fe­te­ro a so­je­ro. Ta­va­res Pai­va en un lo­te de la olea­gi­no­sa ha­ce po­cos días, en Lon­dri­na. Ob­tie­ne rin­des pro­me­dio que se ubi­can en torno a 4.000 kg/ha.

Ca­fe­tal. En el sur de Bra­sil, es­te cul­ti­vo fue per­dien­do lu­gar en la com­pe­ten­cia por su­per­fi­cie con la so­ja. De to­das for­mas, en al­gu­nas zo­nas to­da­vía con­vi­ven

am­bos cul­ti­vos, en me­dio de las on­du­la­cio­nes tí­pi­cas de es­ta ri­ca re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.