Aho­ra, pa­ra cui­dar los ren­di­mien­tos, hay que dar­le bo­li­lla a la iso­ca bo­li­lle­ra

El IN­TA ad­vir­tió so­bre ata­ques al prin­ci­pal cul­ti­vo del país en la zo­na nú­cleo. Qué ha­cer.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En gran par­te del área agrí­co­la, la so­ja se en­cuen­tra en una fa­se en la que re­quie­re un cui­da­do es­pe­cial, ya que un mí­ni­mo des­cui­do se pue­de re­fle­jar den­tro de unos me­ses en una caí­da de los rin­des.

Una de las ame­na­zas a las que hay que en­fren­tar a tiem­po es la oru­ga bo­li­lle­ra, que se­gún aler­ta­ron des­de las es­ta­cio­nes del IN­TA de Ve­na­do Tuer­to y Per­ga­mino ya se es­tá ha­cien­do no­tar en mu­chos lo­tes de la zo­na nú­cleo.

“Se vi­sua­li­zan lar­vas de la pla­ga con­su­mien­do bro­tes tier­nos de so­ja. Re­cor­da­mos que la plan­ta en es­ta eta­pa de de­sa­rro­llo ini­cial es muy sus­cep­ti­ble al ata­que de bo­li­lle­ra, la cual con po­cos in­di­vi­duos pre­sen­tes por me­tro li­neal ya cau­sa da­ños de im­por­tan­cia, pro­vo­can­do en al­gu­nos ca­sos des­truc­ción to­tal de plán­tu­las”, in­for­ma­ron des­de la ex­pe­ri­men­tal de Ve­na­do Tuer­to.

Pa­ra re­du­cir el im­pac­to de los ata­ques, Ni­co­lás Ian­no­ne, del IN­TA Per­ga­mino, apor­tó una se­rie de con­se­jos prác­ti­cos.

El pri­mer pa­so es ob­ser­var los bro­tes de so­ja, ya que un li­ge­ro ple­ga­do in­di­ca la pre­sen­cia en ellos de pe­que­ñas lar­vas de bo­li­lle­ra. Ian­no­ne re­co­mien­da abrir los bro­tes ple­ga­dos y ve­ri­fi­car la pre­sen­cia de lar­vas. To­mar diez plan­tas al azar (no con­ti­guas) en cua­tro zo­nas del lo­te, y de­ter­mi­nar el por­cen­ta­je de plan­tas con lar­vas.

Lue­go hay que de­tec­tar la pre­sen­cia, o no, de hue­vos. Se ven a sim­ple vis­ta. Son blan­que­ci­nos, in­di­vi­dua­les y en bro­tes ter­mi­na­les de las plan­tas de so­ja. Con la ayu­da de una lu­pa se dis­tin­guen las es­trías lon­gi­tu­di­na­les ca­rac­te­rís­ti­cas de los hue­vos de bo­li­lle­ra, ex­pli­ca el téc­ni­co. Si hay ca­ma­da de hue­vos, no hay que apu­rar­se a to­mar de­ci­sio­nes de con­trol mien­tras no ha­ya cor­tes de bro­tes y ta­lli­tos tier­nos.

“Los tra­ta­mien­tos so­bre hue­vos re­cién co­lo­ca­dos fre­cuen­te­men­te re­que­ri­rán de otra apli­ca­ción a los 8-15 días, de­bi­do a una nue­va tan­da de lar­vas pro­duc­to de la eclo­sión de los mis­mos”, di­ce Ian­no­ne.

El con­trol de lar­vas de bo­li­lle­ra no ex­pues­tas (ubi­ca­das den­tro de los fo­lío­los) de­be­rá ba­sar­se en el uso de in­sec­ti­ci­das que ten­gan ac­ción trans­la­mi­nar, o bien sis­té­mi­ca. Si la so­ja es­tá muy chi­ca (V2-V3), se de­be te­ner en cuen­ta que, in­de­pen­dien­te­men­te del in­sec­ti­ci­da se­lec­cio­na­do, la re­si­dua­li­dad se­rá exi­gua, o mu­cho me­nor a la es­pe­ra­da.

En cam­bio, si la so­ja tie­ne un es­ta­do de de­sa­rro­llo pos­te­rior a V3 con­vie­ne usar in­sec­ti­ci­das de lar­go po­der re­si­dual y pro­tec­to­res de la fau­na be­né­fi­ca, de ac­ción trans­la­mi­nar y con sis­te­mia de ta­llos a bro­tes.

“Es­tos in­sec­ti­ci­das co­rres­pon­den al gru­po de las dia­mi­das an­tra­ní­li­cas, que a su vez son de muy ba­ja to­xi­ci­dad”, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta del IN­TA.

Por úl­ti­mo, re­co­mien­da ha­cer tra­ta­mien­tos con go­tas chi­cas y pro­te­gi­das me­dian­te agre­ga­do de ad­yu­van­tes, que per­mi­tan lo­grar bue­na co­ber­tu­ra y me­jor pe­ne­tra­ción del in­sec­ti­ci­da en la su­per­fi­cie del ve­ge­tal, así co­mo mi­ni­mi­zar eva­po­ra­ción de las go­tas.

“Es­to es bá­si­co pa­ra la ob­ten­ción de una ma­yor efi­cien­cia de con­trol de bo­li­lle­ra y ma­yor de­po­si­ción del pro­duc­to ac­ti­vo en el ve­ge­tal, lo cual tam­bién po­ten­cia­rá la re­si­dua­li­dad del in­sec­ti­ci­da”, afir­ma Ian­no­ne.

El ma­nual es­tá cla­ro, aho­ra lo úni­co que que­da es ca­mi­nar los lo­tes y no per­der de vis­ta a los in­tru­sos in­de­sea­dos. t

La ho­ja, en ja­que. La lar­va ya es­tá con­su­mien­do los p ri­me­ros bro­tes tier­nos.

Ian­no­ne. Un ex­per­to de Per­ga­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.