El tri­go tie­ne mu­chos que lo de­fien­den, y va por más

Los pro­duc­to­res lí­de­res lo man­tie­nen en la ro­ta­ción. Aho­ra, el fu­sa­rium en la mi­ra.

Clarin - Rural - - MANEJO AGRÍCOLA -

El de­seo de los pro­duc­to­res y de las gran­des em­pre­sas de se­guir apos­tan­do por el tri­go que­da de ma­ni­fies­to en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des. Una de ellas fue una re­cien­te jor­na­da de Ni­de­ra en su tra­di­cio­nal cam­po El Re­cuer­do, en Ve­na­do Tuer­to.

Allí, Da­niel Pe­ret­ti, ge­ren­te de pro­duc­ción del po­de­ro­so gru­po MSU, que pro­du­ce en ca­si to­das las zo­nas del país, afir­mó que res­pec­to del año pa­sa­do la fir­ma au­men­tó en un 100% el área de tri­go y ce­ba­da. Así, lle­gó a las 22.000 hec­tá­reas. “Es una ne­ce­si­dad en nues­tros planteos en­con­trar­le una ubi­ca­ción al tri­go, den­tro de un por­cen­ta­je que nos per­mi­ta se­guir la ro­ta­ción con maíz y so­ja, por­que por po­co que se aban­do­ne cual­quie­ra de esos tres com­po­nen­tes, lue­go se pa­gan las con­se­cuen­cias”, ad­vir­tió.

Al­go si­mi­lar plan­teó Lorena San­ta­cro­ce, re­pre­sen­tan­te téc­ni­ca de Adeco Agro­pe­cua­ria: “A pe­sar de que en la ac­tua­li­dad el nú­me­ro que se pla­ni­fi­ca al co­mien­zo de una cam­pa­ña pue­da cam­biar to­tal­men­te cuan­do lle­ga el fi­nal, no se va a de­jar de ha­cer tri­go en el país, por­que la zo­na nú­cleo tie­ne una ro­ta­ción es­ta­ble­ci­da, y de­be­ría pa­sar al­go muy drás­ti­co pa­ra que se de­je de ha­cer de esa for­ma”.

Vr­dol­jak di­jo que en po­cos años ha­brá va­rie­da­des to­le­ran­tes a fu­sa­rium

Es­te año su em­pre­sa sem­bró unas 20.000 hec­tá­reas, una su­per­fi­cie al­go me­nor a la del año pa­sa­do de­bi­do a la fal­ta de hu­me­dad al mo­men­to de la im­plan­ta­ción en las re­gio­nes del nor­te del país, mien­tras que en la zo­na nú­cleo man­tu­vo la mis­ma su­per­fi­cie.

La re­co­rri­da por El Re­cuer­do sir­vió pa­ra que Ni­de­ra abrie­ra la puer­ta de su “co­ci­na”. El coor­di­na­dor del pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción en tri­go de la com­pa­ñía, Gus­ta­vo Vr­dol­jak, guió a un gru­po de pro­duc­to­res y téc­ni­cos por en­sa­yos ex­pe­ri­men­ta­les y fe­no­ló­gi­cos y re­ve­ló que uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos so­bre los que hoy tra­ba­jan es en­con­trar una so­lu­ción pa­ra el Fu­sa­rium, en lo que cuen­tan con ayu­da de la se­lec­ción asis­ti­da por mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res.

“Sin em­bar­go, pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so, se­ría ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un con­sor­cio pri­va­do-pú­bli­co, co­mo exis­te en otros paí­ses. Y si bien na­die cuen­ta con ma­te­ria­les to­le­ran­tes a fu­sa­rium, he­mos lo­gra­do un gran avan­ce el año pa­sa­do -aun­que fal­ta con­fir­mar fuen­tes-, ya que des­cu­bri­mos al­gu­nas va­rie­da­des to­le­ran­tes”, con­tó.

En­tre los ma­te­ria­les me­nos sus­cep­ti­bi­li­dad a fu­sa­rium, Vr­dol­jak men­cio­nó a los Ba­guet­te 11 y Ba­guet­te 19, pe­ro acla­ró que si lo que se bus­ca es un equi­li­brio en­tre ren­di­mien­to y me­nor sus­cep­ti­bi­li­dad a la en­fer­me­dad, se in­cli­na por el Ba­guet­te 601. “Creo que en un mí­ni­mo de 3 o 4 años, pue­den lle­gar a li­be­rar­se va­rie­da­des to­le­ran­tes con buen po­ten­cial de rin­de”, con­si­de­ró. t

En mar­cha. La tri­lla ya ace­le­ró y el ce­real tie­ne mu­cho pa­ra se­guir rin­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.