Un acuer­do es­tra­té­gi­co

El au­tor sos­tie­ne que es fun­da­men­tal pa­ra la agroin­dus­tria que se lo­gre fir­mar un acuer­do en­tre el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro di­ce que el Go­bierno no con­vo­có al sec­tor agro­pe­cua­rio pa­ra ha­cer apor­tes pa­ra las ne­go­cia­cio­nes. Afir­ma que eso se pro­duc

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Des­de 1998, el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea ne­go­cian un acuer­do de li­bre co­mer­cio sin que has­ta la fe­cha ha­ya avan­ces sus­tan­cia­les que pue­dan dar al­gu­na es­pe­ran­za de lle­gar a la con­cre­ción del tra­ta­do.

El ob­je­ti­vo de las ne­go­cia­cio­nes es la con­for­ma­ción de una zo­na de li­bre co­mer­cio en­tre am­bos blo­ques, que re­sul­ta­rá en una ma­yor in­ser­ción de la re­gión en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, y una me­jo­ra del ac­ce­so de nues­tros pro­duc­tos agro­pe­cua­rios y agroin­dus­tria­les al mer­ca­do eu­ro­peo, im­pul­san­do la crea­ción efec­ti­va de co­mer­cio en­tre am­bos blo­ques.

Es por eso que con­si­de­ra­mos de sig­ni­fi­ca­ti­va im­por­tan­cia ha­cer to­dos los es­fuer­zos ne­ce­sa­rios en pos de la con­cre­ción de un acuer­do que con­tem­ple los in­tere­ses de am­bos blo­ques. Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la crea­ción de una zo­na de li­bre co­mer­cio en­tre el Mer­co­sur y la UE de­ben ser una ac­ción prio­ri­ta­ria en la agen­da de co­mer­cio ex­te­rior de la Ar­gen­ti­na.

Lue­go del Mer­co­sur, la UE es nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, ha­cia don­de se des­ti­na más del 20% de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les ar­gen­ti­nas, de las cua­les el 85% son pro­duc­tos de ori­gen agro­pe­cua­rio.

Va­rios sec­to­res de la agroin­dus­tria ar­gen­ti­na ten­drían be­ne­fi­cios con­cre­tos al me­jo­rar su ac­ce­so al mer­ca­do eu­ro­peo, ta­les co­mo las in­dus­trias aví­co­la y por­ci­na, las fru­tas fres­cas, la car­ne va­cu­na, los lác­teos, los vi­nos y el arroz, el tri­go y el maíz, en­tre otros.

Da­da la re­le­van­cia de la par­ti­ci­pa­ción del cam­po en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la UE, su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so de re­sul­ta im­pres­cin­di­ble. Sin em­bar­go, en la re­cien­te ron­da de con­sul­tas rea­li­za­da por el Go­bierno pa­ra ana­li­zar y ela­bo­rar la pro­pues­ta na­cio­nal, no se con­vo­có al cam­po.

De es­ta for­ma, se con­ti­núa dis­cri­mi­nan­do al sec­tor más di­ná­mi­co y com­pe­ti­ti­vo de la eco­no­mía y se elu­de la po­si­bi­li­dad de ela­bo­rar una po­lí­ti­ca ex­te­rior de lar­go pla­zo que per­mi­ta apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les que nos brin­da el mun­do.

La Ar­gen­ti­na de­be de­fi­nir sus prio­ri­da­des en es­ta ne­go­cia­ción y en­con­trar un pun­to de equi­li­brio en­tre los in­tere­ses de los dis­tin­tos sec­to­res, y en­tre los dis­tin­tos paí­ses.

Mien­tras tan­to, el mun­do no se que­da atrás. En una ini­cia­ti­va de in­te­gra­ción re­gio­nal, Chi­le, Co­lom­bia, Mé­xi­co y Pe­rú, crea­ron en 2011 la Alian­za del Pa­cí­fi­co y los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio pro­li­fe­ran en­tre los di­fe­ren­tes paí­ses que se brin­dan pre­fe­ren­cias co­mer­cia­por les, de­jan­do de la­do a quie­nes no se su­man.

Pe­ro la Ar­gen­ti­na con­ti­núa aten­tan­do con­tra cual­quier in­ten­ción es­tra­té­gi­ca de mi­rar ha­cia el me­diano y lar­go pla­zo. Ha­ce unos días par­ti­ci­pa­mos en la ciu­dad de Bru­se­las (en Bél­gi­ca) de dis­tin­tas reunio­nes con re­pre­sen­tan­tes de los pro­duc­to­res eu­ro­peos y ofi­cia­les de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, con el ob­je­ti­vo de in­ter­cam­biar opi­nio­nes so­bre es­ta ne­go­cia­ción cen­tral pa­ra los in­tere­ses de nues­tra na­ción.

En prin­ci­pio, el 19 de di­ciem­bre se fi­jó co­mo fe­cha pa­ra que am­bos blo­ques pre­sen­ten sus res­pec­ti­vas ofer­tas. Por eso, re­sul­ta im­pe­rio­so de­fi­nir una es­tra­te­gia de in­ser­ción en el mun­do pa­ra apro­ve­char la de­man­da in­ter­na­con­sul­ta cio­nal de ali­men­tos, con po­lí­ti­cas que no des­alien­ten la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos ali­men­ti­cios y que, al mis­mo tiem­po, atien­dan las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do do­més­ti­co, eli­mi­nan­do to­das las tra­bas a la pro­duc­ción y a la ex­por­ta­ción, que tan­tas dis­tor­sio­nes vie­nen ge­ne­ran­do.

Ne­ce­si­ta­mos una ma­yor vi­sión pa­ra re­co­no­cer nues­tro pro­pio po­ten­cial y plas­mar­lo en ini­cia­ti­vas con­cre­tas pa­ra el país, pa­ra sus em­pre­sas y pa­ra sus ciu­da­da­nos.

La Ar­gen­ti­na pue­de ser un ju­ga­dor de re­le­van­cia en el mun­do, a par­tir de sus ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas, la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus agroin­dus­tria y la ca­pa­ci­dad de sus re­cur­sos hu­ma­nos, en­tre mu­chos otros fac­to­res. Só­lo tie­ne que tra­ba­jar pa­ra cum­plir­lo. t

Va­mos los po­llos. El sec­tor aví­co­la es uno de los que po­dría te­ner im­por­tan­tes be­ne­fi­cios con un acuer­do que fa­ci­li­te su ac­ce­so al mer­ca­do eu­ro­peo. Tam­bién el de la car­ne por­ci­na, car­ne bo­vi­na, fru­tas fres­cas, lác­teos, maíz y tri­go, en­tre otros.

Luis Mi­guel Et­che­vehe­re

PRE­SI­DEN­TE DE LA

SO­CIE­DAD RU­RAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.