Gran año pa­ra la bio­tec­no­lo­gía

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El 2013 pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo un año cru­cial pa­ra el de­sa­rro­llo de la bio­tec­no­lo­gía. Si al­go ha­cía fal­ta pa­ra con­fir­mar­lo, ese al­go lle­gó es­ta se­ma­na: Ver­de­ca (un joint ven­tu­re en­tre la ca­li­for­nia­na Ar­ca­dia Bios­cien­ces y Bio­ce­res), y GDM Seeds (Gru­po Don Ma­rio), anun­cia­ron la fir­ma de un acuer­do pa­ra desa­rro­llar y co­mer­cia­li­zar nue­vas va­rie­da­des de so­ja ba­sa­das en la tec­no­lo­gía HB4®.

La tec­no­lo­gía HB4® per­mi­te a las plan­tas adap­tar­se a múl­ti­ples si­tua­cio­nes de es­trés y al­can­zar ma­yo­res ren­di­mien­tos. El acuer­do se ba­sa en la com­bi­na­ción de la tec­no­lo­gía HB4® con el ger­mo­plas­ma de GDM Seeds.

Ver­de­ca com­ple­tó seis tem­po­ra- das de en­sa­yos mul­ti­am­bien­ta­les con so­ja HB4® en cam­pos de Ar­gen­ti­na y Es­ta­dos Uni­dos. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar, el año pa­sa­do, un en­sa­yo con fi­nes re­gu­la­to­rios en Io­wa. Si bien los res­pon­sa­bles del cam­po ex­pe­ri­men­tal fue­ron muy pru­den­tes y si­gi­lo­sos con la in­for­ma­ción, era evi­den­te la di­fe­ren­cia en­tre las lí­neas trans­for­ma­das y la mis­ma va­rie­dad sin mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Re­cor­de­mos que el 2012 fue un año tre­men­da­men­te se­co en el corn belt.

Los re­sul­ta­dos de es­tos en­sa­yos de­mos­tra­ron que la tec­no­lo­gía HB4® pro­por­cio­na una me­jo­ra del ren­di­mien­to ba­jo las con­di­cio­nes de es­trés ha­bi­tua­les en las áreas de pro­duc­ción del cul­ti­vo.

Es­te acuer­do es una no­ti­cia de di­men­sión mun­dial. HB4® es un de­sa­rro­llo ar­gen­tino, de la mano de Bio­ce­res, una com­pa­ñía in­te­gra­da por 270 ac­cio­nis­tas, la ma­yor par­te pro­duc­to­res agro­pe- cua­rios lí­de­res. Se con­ver­ti­rá en el pri­mer even­to bio­tec­no­ló­gi­co lo­cal en lle­gar al gran cul­ti­vo. Don Ma­rio, por su par­te, no so­lo es­tá en la Ar­gen­ti­na, sino que ex­hi­be una in­tere­san­te pe­ne­tra­ción en to­da Su­da­mé­ri­ca por lo que la nue­va tec­no­lo­gía en­cuen­tra un in­tere­san­te vehícu­lo pa­ra de­rra­mar be­ne­fi­cios en to­da la re­gión. Re­cor­de­mos que la so­ja es una

Al­gu­nos de­trac­to­res de los GMO ya se con­vir­tie­ron en sus gran­des de­fen­so­res

ver­da­de­ra es­pe­cia­li­dad su­da­me­ri­ca­na, y es el cul­ti­vo de ma­yor cre­ci­mien­to a ni­vel mun­dial, mo­to­ri­za­do por la de­man­da ex­plo­si­va de pro­teí­nas.

Se co­ro­na así un año ja­lo­na­do por va­rios even­tos que con­so­li­dan el rum­bo de la bio­tec­no­lo­gía co­mo lla­ve maes­tra pa­ra el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Vea­mos. Pri­me­ro, Mark Ly­nas. En un dis­cur­so pro­nun­cia­do en la Con­fe­ren­cia Agrí­co­la de Ox­ford, di­jo tex­tual­men­te: “Pa­ra que cons­te, aquí y por ade­lan­ta­do, me dis­cul­po por ha­ber pa­sa­do va­rios años des­tro­zan­do cul­ti­vos trans­gé­ni­cos. Tam­bién la­men­to que ayu­dé a co­men­zar el mo­vi­mien­to an­ti­trans­gé­ni­cos a me­dia­dos de los años 1990, y que con ello ayu­dé a de­mo­ni­zar a una im­por­tan­te op­ción tec­no­ló­gi­ca que pue­de uti­li­zar­se en be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te”. No fue una sim­ple de­ser­ción. Se con­vir­tió en un de­fen­sor de lo que de­nos­ta­ba.

Ha­ce un mes, la pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re se dis­cul­pó por el error de ha­ber pu­bli­ca­do un ar­tícu­lo an­ti GMO del fran­cés Gi­lles Se­ra­li­ni, y exi­gió al au­tor que se re­trac­ta­se por la fal­ta de ri­gor en sus es­tu­dios. Se­ra­li­ni era la úni­ca re­fe­ren­cia cien­tí­fi­ca de los de­trac­to­res de la bio­tec­no­lo­gía.

Y es­ta mis­ma se­ma­na otro “de­ser­tor”. Pa­trick Moo­re es un cien­tí­fi­co que ha­ce quin­ce años fue co-fun­da­dor de una co­no­ci­da or­ga­ni­za­ción am­bien­ta­lis­ta. Aho­ra li­de­ra “Allow Gol­den Ri­ce”, un mo­vi­mien­to que pre­sio­na por la au­to­ri­za­ción mun­dial del arroz mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te pa­ra ma­yor con­te­ni­do de vi­ta­mi­na A. Por su ca­ren­cia, mue­ren anual­men­te 8 millones de ni­ños. Sos­tie­ne que es un cri­men con­tra la hu­ma­ni­dad fre­nar su uti­li­za­ción sin fun­da­men­to cien­tí­fi­co al­guno. El mo­vi­mien­to pro­po­ne imi­tar la ac­ción di­rec­ta de los ac­ti­vis­tas bio-tec­no­fó­bi­cos, sa­lien­do con pan­car­tas a exi­gir la apro­ba­ción del arroz me­jo­ra­do.

Es­tos he­chos aus­pi­cio­sos per­mi­ten ima­gi­nar un fu­tu­ro más llano pa­ra el avan­ce bio­tec­no­ló­gi­co, so­bre todo en ma­te­ria de des­re­gu­la­cio­nes. Así, even­tos cru­cia­les co­mo HB4® pue­den lle­gar an­tes al gran cul­ti­vo. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.