“Aguan­tar” has­ta que acla­re

En Cañada Se­ca, en el nor­te bo­nae­ren­se, una em­pre­sa fa­mi­liar in­vir­tió en un plan­ta de ex­tru­sa­do pa­ra agre­gar­le va­lor a la so­ja. El ex­pe­ller lo com­pran los tam­bos de la zo­na y el acei­te pe­que­ñas plan­tas de bio­dié­sel. Pe­ro la ren­ta­bi­li­dad se de­rrum­bó cuan­do

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Va­lor agre­ga­do no es siem­pre si­nó­ni­mo de agre­ga­do de va­lor. Todo de­pen­de, ade­más, de que las con­di­cio­nes sean las ade­cua­das en el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co y pro­duc­ti­vo. Eso es lo que des­cu­brió El­do Filipuzzi al co­men­zar a ope­rar una plan­ta ex­tru­sa­do­ra de so­ja.

Filipuzzi, miem­bro del CREA Cañada Se­ca, in­te­gra una em­pre­sa fa­mi­liar agro­pe­cua­ria jun­to a sus dos her­ma­nos. Tie­nen 600 hec­tá­reas pro­pias y al­qui­lan otro tan­to en cam­pos de la zo­na (ubi­ca­da en el ex­tre­mo no­roes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en el lí­mi­te con la pro­vin­cia de San­ta Fe y muy cer­ca de Cór­do­ba). Ade­más de agri­cul­tu­ra, son fie­rre­ros de to­da la vi­da: brin­dan ser­vi­cios de siem­bra y co­se­cha.

La se­ca del ci­clo 2008/09 les pe­gó du­ro. En ese mo­men­to com­pren­die­ron que de­bían di­ver­si­fi­car­se pa­ra blin­dar la em­pre­sa del pró­xi­mo gol­pe cli­má­ti­co. Lue­go de una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción, de­ci­die­ron mon­tar una plan­ta ex­tru­sa­do­ra de so­ja que co­men­zó a fun­cio­nar a me­dia­dos de 2012.

El ex­tru­sa­do es un pro­ce­di­mien­to que des­me­nu­za los po­ro­tos de so­ja rom­pien­do las cel­das que con­tie­nen el acei­te. Lue­go se pro­ce­de al pren­sa­do, que per­mi­te se­pa­rar aquel del ex­pe­ller, un sub­pro­duc­to con al­to con­te­ni­do de pro­teí­na ap­to pa­ra la ali­men­ta­ción ani­mal.

El pro­ce­so de mo­lien­da en se­co por ex­tru­sión no re­quie­re una in­ver­sión des­co­mu­nal y fun­cio­na con po­cos re­cur­sos (em­plea ape­nas 150 li­tros de agua por día). Los clien­tes son tam­bos lo­ca­li­za­dos en un ra­dio de 100 ki­ló­me­tros del pue­blo de Cañada Se­ca.

La em­pre­sa co­men­zó ven­dien­do el ex­pe­ller al va­lor de la so­ja pi­za- rra Ro­sa­rio me­nos un 8%. “Pa­ra al­can­zar un mar­gen de ren­ta­bi­li­dad ra­zo­na­ble, ne­ce­si­tá­ba­mos ven­der dos ki­los por día por ani­mal a 30 tam­bos de 150 va­cas ca­da uno”, ex­pli­ca Filipuzzi.

Pe­ro en agos­to de 2012, el Go­bierno na­cio­nal im­ple­men­tó la in­ter­ven­ción del mer­ca­do del bio­dié­sel. Eso pro­vo­có un de­rrum­be del pre­cio in­terno del acei­te de so­ja cru­do: en una se­ma­na, el pre­cio de ven­ta pa­só de 830 dó­la­res a 590 dó­la­res por to­ne­la­da.

“El in­gre­so del acei­te de so­ja fi­nan­cia­ba el des­cuen­to del 8% que se apli­ca­ba so­bre el pre­cio del ex­pe­ller. Cuan­do eso de­sa­pa­re­ció, tu­vi­mos que co­men­zar a co­mer­cia­li­zar el ex­pe­ller al mis­mo va­lor que la so­ja pi­za­rra Ro­sa­rio”, co­men­ta Filipuzzi. La can­ti­dad de clien­tes dis­mi­nu­yó y la ren­ta­bi­li­dad del em­pren­di­mien­to se es­fu­mó.

“En los tam­bos con bue­na ge­né­ti­ca sa­ben que el ex­pe­ller de so­ja ob­te­ni­do por ex­tru­sión in­cre­men- ta mu­cho la pro­duc­ción de le­che con res­pec­to al uso de pe­llet de so­ja con­ven­cio­nal”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio. “Nues­tro pro­duc­to tie­ne una pro­teí­na bru­ta su­pe­rior al 44% y una ma­te­ria gra­sa del 7%”, agre­ga. Los com­pra­do­res de acei­te son pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas ela­bo­ra­do­ras de bio­dié­sel.

La ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de la plan­ta –mon­ta­da en un 100% con tec­no­lo­gía na­cio­nal –es de 50 to­ne­la­das dia­rias (ac­tual­men­te tra­ba­ja al 50% de di­cha ca­pa­ci­dad). La to­ta­li­dad de la so­ja pro­ce­sa­da es de pro­duc­ción pro­pia.

“Es­ta­mos eva­luan­do im­ple­men­tar la mo­da­li­dad de can­je, por me­dio del cual un pro­duc­tor le­che­ro o aví­co­la, por ejem­plo, nos en­tre­ga so­ja pa­ra en­tre­gar­le ex­pe­ller y co­brar­le el ser­vi­cio con una par­te de lo pro­du­ci­do”, con­tó Filipuzzi.

“Cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar, nues­tro ob­je­ti­vo era lo­grar 30 clien­tes. En la ac­tua­li­dad te­ne­mos 42, pe­ro no ga­na­mos di­ne­ro con el em­pren­di­mien­to. El ob­je­ti­vo in­me­dia­to es so­bre­vi­vir has­ta que acla­re”, apun­ta el em­pre­sa­rio.

La in­dus­tria­li­za­ción de gra­nos per­mi­te mo­ri­ge­rar el pro­ble­ma de la acu­mu­la­ción de sal­dos téc­ni­cos y de sal­dos de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad de IVA (un in­con­ve­nien­te ca­da más one­ro­sos pa­ra las em­pre­sas agrí­co­las).

Pe­ro no es la úni­ca ven­ta­ja del em­pren­di­mien­to. “In­te­grar la em­pre­sa agrí­co­la con otros es­la­bo­nes de la ca­de­na de va­lor per­mi­te am­pliar la vi­sión em­pre­sa­ria y cap­tu­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des que, de otra ma­ne­ra, ja­más se de­tec­ta­rían”, in­di­ca To­más Bus­ti­llo, ase­sor del CREA Cañada Se­ca. t

Nuevita. La plan­ta co­men­zó a fun­cio­nar a me­dia­dos de 2012. El ex­pe­ller es muy va­lo­ra­do por los tam­bos por el ni­vel de pro­teí­na bru­ta que se con­si­gue a tra­vés del ex­tru­sa­do de la olea­gi­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.