El pe­cho a la reali­dad

En la dí­fi­cil re­gión cha­que­ña y tras dos años de in­ten­sa se­quía, Ru­bén Medula re­do­bla la apues­ta di­ver­si­fi­can­do cul­ti­vos y ajus­tan­do el ma­ne­jo pa­ra ga­nar la ba­ta­lla eco­nó­mi­ca y re­ver­tir una lar­ga his­to­ria de la­bran­za con­ven­cio­nal. El gi­ra­sol su­fre y el ma

Clarin - Rural - - TAPA - CHA­RA­TA, CHA­CO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

A par­tir de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y de co­no­ci­mien­to que se die­ron en los úl­ti­mos años, mu­chas re­gio­nes de la Ar­gen­ti­na cam­bia­ron su pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo. Es el ca­so del Cha­co, don­de a pe­sar de la gran dis­tan­cia de los puer­tos y la per­ma­nen­te es­ca­sez de agua, los pro­duc­to­res adop­tan las más mo­der­nas pau­tas de ma­ne­jo y se ani­man a diversificar su pro­duc­ción. En el co­mien­zo de la siem­bra de so­ja, Cla­rín Ru­ral via­jó a Cha­ra­ta, en el cen­tro sur de esa pro­vin­cia, y re­co­rrió el cam­po jun­to al ase­sor y pro­duc­tor Ru­bén Medula, quien con­tó có­mo se ha­ce pa­ra so­bre­vi­vir en una zo­na mar­gi­nal tras dos años de in­ten­sa se­quía.

“Tras 75 años de la­bran­za con­ven­cio­nal, los sue­los tie­nen cier­tos pro­ble­mas de es­truc­tu­ra. Pe­ro ha­ce ya más de cin­co años que no­so­tros ha­ce­mos todo en siem­bra di­rec­ta”, ex­pli­ca Medula, quien ase­so­ra a la em­pre­sa Don En­ri­que, de la fa­mi­lia Dio­ni­sis, que ya cuen­ta con tres ge­ne­ra­cio­nes de his­to­ria en es­tas tie­rras. La em­pre­sa tra­ba­ja cer­ca de 7.000 hec­tá­reas en Cha­co: a dos mil en Cha­ra­ta y cin­co mil unos 60 ki­ló­me­tros ha­cia el oes­te. En los cam­pos del oes­te ha­bía mon­te has­ta ha­ce po­cos años, y eso ha­ce que el sue­lo no ten­ga el ba­ga­je agrí­co­la que sí tie­nen los cam­pos de Cha­ra­ta. “En es­tos cam­pos, el sue­lo tie­ne muy ba­ja can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca: me­nos del 2% -di­ce el pro­duc­tor-. En el oes­te, la ma­te­ria or­gá­ni­ca es del 3%”.

El cas­co de la es­tan­cia Don En­ri­que es­tá ro­dea­do de cí­tri­cos ba­jo rie­go, pe­ro a po­cos me­tros, el ver­de se transforma en tie­rra se­mi­des­nu­da. Po­cos días an­tes de la vi­si­ta de es­te me­dio, una tormenta gol­peó a la zo­na de­jan­do un ras­tro de man­chas de hu­me­dad en el sue­lo, que son bien re­ci­bi­das con vis­tas a la siem­bra de so­ja, pe­ro tam­bién ras­tro­jos amon­to­na­dos y mu­chas par­tes del sue­lo sin co­ber­tu­ra. “Ca­ye­ron 70 mi­lí­me­tros, pe­ro gran par­te de la cha­la que te­nía­mos que­dó en el cam­po del ve­cino”, co­men­ta Medula. Aquí el rie­go no se uti­li­za en la pro­duc­ción ex­ten­si­va por­que no hay su­fi­cien­te agua de ca­li­dad, y las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les son de has­ta 700 mi­lí­me­tros. Pe­ro el año pa­sa­do ron­da­ron los 400 mm.

Con es­te pa­no­ra­ma, el ase­sor in­ten­ta lle­var ade­lan­te un plan­teo que bus­ca re­ver­tir la de­gra­da­ción del sue­lo y ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia de sus re­cur­sos. “La idea es ha­cer ren­dir más lo que uno ya tie­ne. No que­re­mos ex­pan­dir­nos en área sino me­jo­rar el ma­ne­jo pa­ra

sa­car más ki­los por hec­tá­rea”, di­ce Medula. Pa­ra lo­grar­lo, una de las he­rra­mien­tas que uti­li­za es la fer­ti­li­za­ción. “Ha­ce­mos aná­li­sis de sue­lo ca­da tres años, y a par­tir de los re­sul­ta­dos em­pe­za­mos a apli­car ye­so (sul­fa­to de cal­cio) con bue­nos re­sul­ta­dos”, co­men­ta.

Las ro­ta­cio­nes que lle­va ade­lan­te la em­pre­sa son ca­da vez más di­ver­sas y de­pen­den de la dis­po­ni­bi­li­dad de agua. La zo­na de Cha­ra­ta es tra­di­cio­nal­men­te muy gi­ra­so­le­ra, pe­ro el cul­ti­vo no atra­vie­sa la me­jor si­tua­ción y la es­ca­sez de pre­ci­pi­ta­cio­nes de la úl­ti­ma cam­pa­ña hi­zo fra­ca­sar al­gu­nos in­ten­tos. Al­re­de­dor del cas­co, por ejem­plo, se hi­zo maíz/so­ja/gi­ra­sol y en­tra­rá nue­va­men­te la so­ja en es­tos días. El gi­ra­sol de es­te lo­te fue sem­bra­do en agos­to pe­ro se de­ci­dió que­mar­lo por­que no iba a al­can­zar la al­tu­ra su­fi­cien­te pa­ra cu­brir el sue­lo y se iba a lle­nar de ma­le­zas. “Hoy, lim­piar el lo­te es muy ca­ro”, di­ce Medula acer­ca de uno de sus prin­ci­pa­les do­lo­res de ca­be­za (Ver Ma­le­zas...).

Lue­go, des­de otro lo­te de ese cul­ti­vo que si pros­pe­ró y es­tá ca­si lis­to pa­ra ser re­co­lec­ta­do, el pro­duc­tor ex­pli­ca: “Es­pe­ra­mos cer­ca de 1.800 ki­los por hec­tá­rea, por­que su­frió mu­cho la se­ca”. A la ma­la cam­pa­ña cli­má­ti­ca se su­ma que el pre­cio ac­tual del cul­ti­vo no es bueno. “Con el pre­cio ac­tual se ne­ce­si­ta co­se­char 3.000 ki­los”, di­ce Medula. Mien­tras tan­to, la bol­sa de se­mi­llas pa­ra sem­brar tres hec­tá­reas es­tá en el or­den de los 200 dó­la­res. “Si ha­ce­mos el cálcu­lo de cos­tos y pre­cios, no de­be­ría­mos sem­brar. Pe­ro no po­de­mos es­pe­rar otros seis me­ses pa­ra ver qué ha­ce­mos”, di­ce.

Con la cri­sis de la es­tre­lla de la zo­na, los otros cul­ti­vos ga­nan im­por­tan­cia. En in­vierno ha­cen tri­go pa­ra au­men­tar la ma­te­ria or­gá­ni­ca, y el maíz cre­ció has­ta ser ca­si el 50% de la ro­ta­ción gracias a la me­jo­ra de rin­des y pre­cios.

El tri­go se siem­bra des­de el 10 de ma­yo has­ta el 20 de ju­nio co­mo fe­cha óp­ti­ma, pe­ro es­te año llo­vió tar­de y se ter­mi­nó sem­bran­do en ju­lio, y el agua, igual, no al­can­zó. “Por eso lo que­ma­mos y lo de­ja­mos co­mo co­ber­tu­ra. Ne­ce­si­ta­mos co­mo mí­ni­mo 120 mi­lí­me­tros pa­ra po­der ha­cer 800 ki­los y que se jus­ti­fi­que la co­se­cha”, re­mar­ca el pro­duc­tor.

Res­pec­to al maíz, di­ce que ade­más de me­jo­rar su pro­duc­ción de so­ja si­guien­te, hoy cuen­ta con un me­jor pre­cio y los rin­des em­pie­zan a me­jo­rar. An­tes se sa­ca­ba co­mo mu­cho 5.000 ki­los, y a par­tir de la nue­va ge­né­ti­ca se pue­de as­pi­rar a 7.000 ki­los. “En la par­te agro­nó­mi­ca ve­ni­mos evo­lu­cio­nan­do mu­cho”, di­ce el pro­duc­tor. El ce­real, pa­ra Don En­ri­que, tam­bién tie­ne el be­ne­fi­cio de aho­rrar­se una par­te del fle­te, ya que una bue­na por­ción es ven­di­da a una cer­ve­ce­ría de Co­rrien­tes. Des­de es­ta re­gión has­ta Ro­sa­rio, el cos­to de trans­por­te im­pli­ca unos 310 dó­la­res por to­ne­la­da.

La que no es­ca­pa de ese cos­to es la so­ja, un co­mo­dín que úl­ti­ma­men­te tam­bién tu­vo com­pli­ca­cio­nes. El rin­de nor­mal en la zo­na es de 2.300 ki­los, con po­ten­cial de 3.500, pe­ro en los úl­ti­mos dos años ape­nas se pu­do co­se­char 900 ki­los de al­gu­nos lo­tes. A su vez, los cos­tos au­men­ta­ron po­ten­cia­dos por la apa­ri­ción de ma­le­zas.

Las con­di­cio­nes que im­po­ne la re­gión no son ami­ga­bles, pe­ro pa­ra los pro­duc­to­res no hay otra op­ción que ju­gar to­das las cartas pa­ra in­ten­tar ga­nar el par­ti­do.

Tor­ta en mano. Ru­bén Medula en un lo­te de gi­ra­sol ca­si lis­to pa­ra la co­se­cha en Cha­ra­ta, en el cen­tro sur de Cha­co.

Te­rreno com­pli­ca­do. El pro­duc­tor Ru­bén Medula en un lo­te de Cha­ra­ta lis­to pa­ra la siem­bra. La es­ca­sez de ras­tro­jo y de ma­te­ria or­gá­ni­ca es­tá a la vis­ta. De­trás, el cas­co y el si­lo­bol­sa con so­ja.

que­ma­do pa­ra ha­cer co­ber­tu­ra. Arri­ba: gi­ra­sol, la ve­det­te de Cha­co.

In­ver­na­les. A la iz­quier­da, un lo­te de tri­go al que le fal­tó agua y fue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.