La oru­ga bo­li­lle­ra se en­con­tró con un enemi­go efi­caz

Da­niel Igar­zá­bal ob­tu­vo bue­nos re­sul­ta­dos usan­do ry­naxypyr.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ya pa­sa­ron va­rios años des­de que la oru­ga bo­li­lle­ra (He­li­co­ver­pa ge­lo­to­po­eon) hi­zo las pri­me­ras gran­des in­va­sio­nes que me­re­cie­ron la aten­ción de téc­ni­cos y pro­duc­to­res.

Se­gún Da­niel Igar­zá­bal, re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en pla­gas, a la bo­lli­le­ra le agra­dan las plan­tas es­tre­sa­das que le ofre­cen un há­bi­tat más se­gu­ro y una su­per­vi­ven­cia ma­yor. Ex­pli­ca que co­mo par­te de la bio­eco­lo­gía de la es­pe­cie, los adul­tos po­nen hue­vos en la ba­se de los bro­tes y las lar­vas re­cién na­ci­das se di­ri­gen in­me­dia­ta­men­te a los fo­lío­los nue­vos. Cuan­do la plan­ta es­tá ba­jo es­trés, ca­da fo­lío­lo per­ma­ne­ce ple­ga­do mu­cho tiem­po y la lar­va allí den­tro es­tá me­nos ex­pues­ta a con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas y a pre­da­do­res.

A la ho­ra de con­tro­lar­la aún se dis­cu­ten los “um­bra­les”, di­ce el ex­per­to. Des­de los his­tó­ri­cos “tres por me­tro li­neal”, has­ta una a dos por me­tro li­neal, con­sig­na y agre­ga que otros con­si­de­ra­ron que ca­si una oru­ga por me­tro li­neal ya es un um­bral. Pe­ro Igar­zá­bal avi­sa que son va­ria­bles de acuer­do a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y el es­ta­do de la plan­ta.

De es­ta ma­ne­ra co­men­ta que la pre­gun­ta que siem­pre lle­ga es: “¿Cuál es el me­jor pro­duc­to pa­ra con­tro­lar a la bo­li­lle­ra?”. Se­ña­la que un pi­re­troi­de ac­túa por con­tac­to so­bre la lar­va y lue­go por in­ges­tión de la ho­ja, por tan­to no fun­cio­na cuan­do la ho­ja es­tá ce­rra­da y la lar­va pro­te­gi­da, por lo cual la in­ges­tión es el me­ca­nis­mo por el cual se con­tro­la, co­men­ta Igar­zá­bal.

Es muy im­por­tan­te que en el lu­gar don­de co­me la lar­va ha­ya con­cen­tra­ción ne­ce­sa­ria de pro­duc­to. Pa­ra ello es muy im­por­tan­te re­vi­sar las do­sis y usar hu­mec­tan­tes de pri­me­ra ca­li­dad.

Los pro­duc­tos fos­fo­ra­dos tam­bién son se­gu­ros, ya que pe­ne­tran en la ho­ja, pe­ro de­be te­ner­se en cuen­ta las do­sis de pe­ne­tra­ción, co­mo en los pi­re­troi­des, con­sig­na Igar­zá­bal. Pe­ro to­dos es­tos tra­ta­mien­tos tie­nen una li­mi­tan­te: so­lo pro­te­gen la ho­ja tra­ta­da. A par­tir de ob­ser­va­cio­nes de cam­po, di­ce el ex­per­to, se en­con­tra­ban lar­vas muer­tas en bro­tes nue­vos que no es­ta­ban al mo­men­to de la apli­ca­ción. Es­to se da­ba so­lo con ry­naxypyr. Así, ex­pli­ca Igar­zá­bal, se di­se­ñó un en­sa­yo pa­ra pro­bar la efi­ca­cia en el con­trol. Se tra­tó con es­te ac­ti­vo los ta­llos de una so­ja en V1 y dos días des­pués se inocu­ló con lar­vas de bo­li­lle­ra en los bro­tes, los cua­les fue­ron ais­la­dos me­dian­te ca­jas plás­ti­cas de la zo­na tra­ta­da.

Pa­ra él, los re­sul­ta­dos fue­ron con­tun­den­tes: las plan­tas a las que so­lo se ha­bía mo­ja­do el ta­llo con­tro­la­ron a las lar­vas que nun­ca tu­vie­ron con­tac­to di­rec­to con el pro­duc­to y pro­te­gie­ron los fo­lío­los no tra­ta­dos.

Co­no­cer es­te me­ca­nis­mo de con­trol es im­por­tan­te en mo­men­tos en que se sos­pe­cha so­bre la apa­ri­ción en Ar­gen­ti­na de una pla­ga que ac­túa muy pa­re­ci­do a la bo­li­lle­ra, la “oru­ga afri­ca­na” o “bo­li­lle­ra bra­va”, que ya hi­zo es­tra­gos en todo Bra­sil. t

Igar­zá­bal. Es­pe­cia­lis­ta en pla­gas.

Bo­li­lle­ra. Cau­sa gra­ves da­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.