El tri­go pue­de son­reir

Los rin­des de es­te año, que has­ta to­ca­ron los 9.000 kg/ha, mos­tra­ron su gran po­ten­cial. Pro­duc­to­res y téc­ni­cos lí­de­res ana­li­za­ron con Cla­rín Ru­ral, en la ca­pi­tal tri­gue­ra del país, qué pue­de pa­sar con el cul­ti­vo si le sa­can el pie de en­ci­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - MI­RA­MAR. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En la zo­na nú­cleo tri­gue­ra, los rin­des de es­ta cam­pa­ña son ex­cep­cio­na­les, lo que mues­tra el gran po­ten­cial del cul­ti­vo, hoy “pi­sa­do” por las tra­bas ofi­cia­les. Cla­rín Ru­ral ha­bló allí con pro­duc­to­res y téc­ni­cos lí­de­res, que re­ve­lan to­dos sus se­cre­tos de ma­ne­jo.

Aga­za­pa­do en­tre los pro­ble­mas de co­mer­cia­li­za­ción, el tri­go es­tá pres­to pa­ra dar el zar­pa­zo y re­com­po­ner su ima­gen. Esa es la idea que sur­ge a par­tir del diá­lo­go que Cla­rín Ru­ral man­tu­vo ha­ce po­cos días con pro­duc­to­res y ase­so­res de la zo­na nú­cleo tri­gue­ra, el sur bo­nae­ren­se.

Allí, con los mo­to­res en mar­cha en ple­na co­se­cha, se ob­ser­va una cam­pa­ña con muy bue­nos ren­di­mien­tos. To­dos pon­de­ran la ex­plo­sión que tra­jo la ge­né­ti­ca fran­ce­sa ha­ce ya un par de dé­ca­das, pe­ro van por más.

Va­rie­da­des equi­li­bra­das en­tre rin­de y ca­li­dad, me­jor de­fen­sa an­te en­fer­me­da­des y un ajus­te en los ci­clos que per­mi­ta una me­jor alian­za con la so­ja de se­gun­da, son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ya se es­tán ur­dien­do en los la­bo­ra­to­rios y que los pro­duc­to­res pi­den des­de el lo­te.

“El tri­go ha re­cu­pe­ra­do par­te del área es­ta cam­pa­ña y eso ya en sí es una bue­na no­ti­cia”, apun­tó Gus­ta­vo Al­mas­sio, pro­duc­tor y ase­sor en la zo­na de Ne­co­chea. Y agre­gó: “El año pa­sa­do, por la ru­ta 86, nue­ve de ca­da diez lo­tes de fi­na eran de ce­ba­da y só­lo uno de tri­go, al­go im­pen­sa­do has­ta ha­ce unos años”. Pe­ro pa­ra 2013/14 ese des­ba­lan­ce se aco­mo­dó, aun­que fal­ta mu­cho to­da­vía.

“Creo que con una se­ñal me­dia­na­men­te po­si­ti­va del mer­ca­do la gen­te va a vol­ver al tri­go, por­que no hay que ol­vi­dar que la ce­ba­da tam­bién ha mos­tra­do es­ta cam­pa­ña sus pro­ble­mas de co­mer­cia­li­za­ción y de en­fer­me­da­des”, opi­nó. En Ne­co­chea, se ven muy bue­nos ren­di­mien­tos de tri­go, que lle­gan has­ta 7000 o 9000 kg/ha, so­bre todo en las zo­nas cos­te­ras.

Pe­ro a 50 ki­ló­me­tros de la cos­ta el pa­no­ra­ma ya cam­bia en ma­ne­jo, aun­que no en pro­duc­ti­vi­dad. Ahí, la pro­fun­di­dad de tos­ca li­mi­ta el am­bien­te, por lo que usan va­rie­da­des de me­nor ren­di­mien­to, apos­tan­do a ca­li­dad, que es­te año es muy bue­na tam­bién.

En los úl­ti­mos años, el pa­no­ra- ma co­mer­cial del tri­go hi­zo que la ce­ba­da, y en me­nor me­di­da la col­za, fue­ran cam­bian­do el pai­sa­je in­ver­nal en el pa­ra­je La Dul­ce, don­de Al­mas­sio ad­mi­nis­tra un cam­po fa­mi­liar. Tam­bién em­pe­za­ron a ta­llar la so­ja de pri­me­ra y de se­gun­da. Pro­duc­tor tri­gue­ro ha­ce más de vein­te años, Al­mas­sio tam­bién es pro­duc­tor ga­na­de­ro. Uno de los usos que le da al tri­go es, jus­ta­men­te, si­la­je pi­ca­do de plan­ta en­te­ra.

“La ven­ta­ja ahí, fren­te a la ce­ba­da, es que siem­bro un tri­go de al­to ren­di­mien­to con bue­na for­ta­le­za de ca­ña, que me per­mi­ta te­ner fer­ti­li­za­cio­nes con 300 ki­los de urea y que no se vuel­que. En grano le­cho­so lo pi­co, con la ven­ta­ja de que ten­go más ca­li­dad y más ren­di­mien­to en el mo­men­to en que em­pie­za a ha­ber ries­go de fu­sa­rium y arre­ba­ta­mien­to”, ex­pli­có el pro­duc­tor.

La em­pre­sa Isau­ra tam­bién siem­bra tri­go en el sud­es­te bo­nae­ren­se cos­te­ro y con­ti­nen­tal, en la zo­na nú­cleo y en Uru­guay. Pa­ra el res­pon­sa­ble del área de pro­duc-

ción, Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas, és­ta es una “gran cam­pa­ña de tri­go”. Con ren­di­mien­tos de en­tre 10% y 15% su­pe­rio­res a las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les, el nor­te de Bue­nos Ai­res ha ce­rra­do un año que en­tu­sias­ma. “Sa­ni­ta­ria­men­te ha si­do una cam­pa­ña muy tran­qui­la, pe­ro si mi­ra­mos 60 días atrás, dos me­ses sin llu­vias ha­cían pre­sa­giar que la pro­duc­ción de tri­go se pin­cha­ba; sin em­bar­go, con las llu­vias que lle­ga­ron al fi­nal de cam­pa­ña, el cul­ti­vo las pa­só a ren­di­mien­to y el res­tu­la­do fue otro en la re­gión”, ex­pli­có He­rre­ra Ve­gas.

En la zo­na nú­cleo, un 60% del área sem­bra­da por Isau­ra es­tá ocu­pa­da con tri­go/so­ja de se­gun­da y el res­to es so­ja de pri­me­ra. Po­cas em­pre­sas se ani­man a sa­car­le tan­to pro­ta­go­nis­mo a la olea­gi­no­sa de pri­me­ra. Pe­ro en es­ta cam­pa­ña el tri­go ha pa­ga­do con buen ren­di­mien­to esa apues­ta: de 45 a 65 quin­ta­les por hec­tá­rea. “En cam­pos al­qui­la­dos, la pre­mi­sa son ren­di­mien­tos al­tos, apun­tá­ba­mos a 45 y ce­rra­mos con 50 qq/ha pro­me­dio”, co­men­tó.

En el sud­es­te, don­de apun­tan a ren­di­mien­tos de 60 qq/ha pro­me­dio de tri­go, his­tó­ri­ca­men­te en cul­ti­vos in­ver­na­les te­nían 70% de tri­go y 30% de ce­ba­da, pe­ro es­ta pro­por­ción se in­vir­tió en la cam­pa­ña pa­sa­da. En la 2013/14 que­da­ron a mano: 50 y 50.

Pa­ra He­rre­ra Ve­gas, es­ta pu­ja se va a ir de­fi­nien­do “cam­pa­ña a cam­pa­ña”, ha­cien­do las cuen­tas

Al­mas­sio tam­bién usa el tri­go pa­ra ha­cer si­la­je pi­ca­do de plan­ta en­te­ra

fi­nas de los pre­cios y con­ve­nien­cias de sem­brar uno u otro cul­ti­vo.

Al igual que sus co­le­gas, Lean­dro Sack­mann, pro­duc­tor CREA y ase­sor en Azul, vol­vió a ju­gar unas fi­chas al tri­go en es­ta cam­pa­ña. “En ge­ne­ral, bus­ca­mos ren­di­mien­to pa­ra cum­plir con lo que te­ne­mos com­pro­me­ti­do en los pri­me­ros me­ses del año, pe­ro tam­bién ca­li­dad pa­ra guar­dar­lo, se­gre­gar­lo y sa­lir a ne­go­ciar más ade­lan­te”, ex­pli­có Sack­mann, quien coin­ci­dió en que es­ta cam­pa­ña de bue­nos ren­di­mien­tos va a ser­vir pa­ra que “los pro­duc­to­res re­cu­pe­ren la fe en el tri­go”.

En cuan­to a la fer­ti­li­za­ción, los mo­de­los va­rían en­tre 30 ki­los de ni­tró­geno (N) en sue­los so­me­ros, 150 en sue­los me­dios y 180 en los sue­los me­jo­res. Una de las es­tra­te­gias que le es­tá dan­do re­sul­ta­do en cuan­to al ma­ne­jo nu­tri­cio­nal es ha­cer un se­gui­mien­to de ni­tró­geno pa­ra eje­cu­tar apli­ca­cio­nes tar­días y me­jo­rar la ca­li­dad.

Aun­que le­jos de las cam­pa­ñas es­te­la­res, las en­tre 9 y 10,35 millones de to­ne­la­das (se­gún el Mi­na­gri y la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, res­pec­ti­va­men­te), cons­ti­tu­yen un pe­que­ño es­ca­lón arri­ba res­pec­to del ci­clo pa­sa­do (10%-15% más). Hay ge­né­ti­ca, he­rra­mien­tas de ma­ne­jo y pro­duc­to­res que quie­ren sem­brar­lo. Pa­ra que el tri­go vuel­va so­bran ga­nas. Só­lo fal­ta la chis­pa que ter­mi­ne de en­cen­der el en­tu­sias­mo.

A pleno sol. Lean­dro Sack­man (izq.), Gus­ta­vo Al­mas­sio (ctro.) y Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas, en un lo­te de tri­go en Mi­ra­mar.

La tri­lla, a pleno. En las zo­nas cos­te­ras cer­ca­nas a Mi­ra­mar y Ne­co­chea se vie­ron rin­des de en­tre 7.000 y 9.000 kg/ha.

El tri­go re­cu­pe­ró par­te de su área es­ta cam­pa­ña. El año pa­sa­do, nue­ve de ca­da diez lo­tes de fi­na eran de ce­ba­da y so­lo uno era de tri­go Gus­ta­vo Al­mas­sio Pro­duc­tor de Ne­co­chea

Es­ta cam­pa­ña ten­drá muy bue­nos ren­di­mien­tos y sir­ve mu­cho pa­ra que los pro­duc­to­res em­pie­cen a re­cu­pe­rar la fe en el cul­ti­vo Lean­dro Sack­mann Ase­sor téc­ni­co

Con dos me­ses sin llu­vias en el nor­te de Bue­nos Ai­res, el tri­go se pin­cha­ba. Pe­ro las llu­vias lle­ga­ron y el re­sul­ta­do fi­nal fue otro Leo­nar­do He­rre­ra Ve­ga Gte. de pro­duc­ción de Isau­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.