Có­mo se­rá el 2014 pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na

El aná­li­sis del di­rec­tor del mer­ca­do ga­na­de­ro Rosgan.

Clarin - Rural - - TAPA -

Las in­su­fri­bles tem­pe­ra­tu­ras que cal­ci­na­ron so­bre el fin de año a gran par­te de los ar­gen­ti­nos, y tam­bién a sus pro­duc­cio­nes, son la me­jor me­tá­fo­ra del mo­men­to que atra­vie­sa la ga­na­de­ría: la ca­de­na de ga­na­dos y car­nes es, des­de sus orí­ge­nes, una ac­ti­vi­dad siem­pre li­ga­da a la re­fri­ge­ra­ción.

Ha­cien­do un po­co de me­mo­ria, el sal­to in­ter­na­cio­nal que per­mi­tió in­cor­po­rar a la Ar­gen­ti­na de­ci­di­da­men­te en el co­mer­cio mun­dial de car­ne fue la crea­ción de los bar­cos re­fri­ge­ra­dos. El fran­cés Char­les Te­llier, en 1874, bo­ta el pri­mer bar­co de­no­mi­na­do “fri­go­ri­fi­que”, que por ra­ras an­dan­zas del destino nos trae des­de el puer­to de El Ha­vre a Bue­nos Ai­res car­ne bo­vi­na y ovi­na.

Lue­go, se ins­ta­ló en Ar­gen­ti­na una po­lí­ti­ca que in­di­ca­ba que eso era lo que de­bía­mos ha­cer: en­viar a Eu­ro­pa nues­tra car­ne en bar­cos re­fri­ge­ra­dos. En 1883, por pri­me­ra vez, zar­pó des­de Cam­pa­na (y des­de La­ti­noa­mé­ri­ca) un bar­co con car­nes ar­gen­ti­nas, del “Ri­ver Pla­te Fresh Meat Co. Ltd”.

Pe­ro vol­vien­do al pre­sen­te, el 2013 fue un año que co­men­zó man­te­nien­do los pre­cios plan­cha­dos de la ha­cien­da que hu­bo du­ran­te todo el 2012. Re­cién en oc­tu­bre se co­men­za­ron a vis­lum­brar pe­que­ñas al­zas, que fue­ron exu­be­ran­tes du­ran­te no­viem­bre, con un 24%, pe­ro que en di­ciem­bre fue­ron di­ge­ri­das con pro­nós­ti­co re­ser­va­do pa­ra 2014.

Que la in­ver­na­da ha­ya es­ta­do tan­to tiem­po con pre­cios ame­se­ta­dos y que el gordo tam­bién si­guie­ra es­te cur­so, per­mi­tien­do in­cre­men­tar su con­su­mo per cá­pi­ta, es la me­jor de­mos­tra­ción de que, co­mo una olla a pre­sión, to­da la con­ten­ción de ca­si dos años ex­plo­ta con sal­tos es­pas­mó­di­cos, que ge­ne­ral­men­te ad­quie­ren mag­ni­tu­des im­por­tan­tes y no le sir­ven a na­die.

To­dos es­pe­ra­mos una co­rrec­ción pau­la­ti­na que acom­pa­ñe a la in­fla­ción y no un sal­to brus­co co­mo con­se­cuen­cia del efec­to “olla a pre­sión”, pe­ro cuan­to más se dis­tor­sio­na el mer­ca­do y tra­bas fic­ti­cias se le po­ne, siem­pre hay un mo­men­to en que la pre­sión su­pera las va­llas de con­ten­ción.

Pa­re­ció, a me­dia­dos de año, que la ex­por­ta­ción co­men­za­ba un nue­vo pe­río­do de cre­ci­mien­to, a par­tir de la ne­ce­si­dad del país de te­ner ma­yo­res in­gre­sos de di­vi­sas, y que el sec­tor pe­cua­rio iba a co­men­zar

Pro­nós­ti­cos Re­cién so­bre me­dia­dos del pri­mer tri­mes­tre apa­re­ce­rán las apues­tas

a pro­veer de nues­tras car­nes al mun­do. Pe­ro la fal­ta de re­glas cla­ras, en un ne­go­cio que ne­ce­si­ta re­com­po­ner su ba­jí­si­mo stock de no­vi­llos, ge­ne­ró li­mi­ta­cio­nes en la ofer­ta de de ha­cien­da, y el de­seo de en­gor­dar ani­ma­les pe­sa­dos por par­te de los pro­duc­to­res.

La de­ci­sión de reasig­nar un no­vi­lli­to de con­su­mo a ex­por­ta­ción es la su­ma de va­rias de­ci­sio­nes. Tam­bién es una mo­di­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra de in­gre­sos, que se es­ti­ran en el tiem­po, y la cer­te­za que cuan­do el ani­mal es­té gordo po­drá ser ex­por­ta­do. Es, en de­fi­ni­ti­va, mi­rar más allá.

Pe­ro, más acá, al ca­lor de di­ciem­bre no le im­por­tó lo com­ple­jo de la si­tua­ción po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca ac­tual. Con todo tan ca­lien­te, na­die va a con­cre­tar to­mas de de­ci­sio­nes de en­ver­ga­du­ra: re­cién so­bre me­dia­dos del pri­mer tri­mes­tre apa­re­ce­rán las apues­tas.

Es cier­to: en mu­chas opor­tu­ni­da­des, las de­ci­sio­nes en la Ar­gen­ti­na se pa­re­cen más a un jue­go con apues­tas, por­que en el fon­do tie­nen un com­po­nen­te de alea­to­rie­dad con po­cas cer­te­zas. En me­dio de es­ta pre­ca­ri­za­ción, los pro­duc­to­res de­ben ima­gi­nar­se el 2014, con mu­cho en con­tra y po­co a fa­vor. Al me­nos, al­gu­nas llu­vias cal­ma­ron un po­co el fue­go.

Sin “ener­gías” y con la “lu­ces” apa­ga­das, fi­na­li­za­mos el año, pe­ro to­dos so­mos ar­gen­ti­nos y, co­mo ca­da día, nos le­van­ta­re­mos y co­men­za­mos de nue­vo a tra­ba­jar, pen­san­do en un país me­jor, so­ñan­do en de­jar­les al­go más or­de­na­do a nues­tros hi­jos.

Por eso, vol­vien­do al prin­ci­pio, la ca­de­na de ga­na­dos y car­nes no es­tá en el free­zer. Es­tá tan ca­lien­te que es­tá es­pe­ran­do que la de­jen tra­ba­jar pa­ra mos­trar todo lo que es ca­paz de ha­cer: que­re­mos vol­ver a ver nues­tra car­ne en la me­sa de los ar­gen­ti­nos, pe­ro tam­bién en los me­jo­res res­tau­ran­tes de todo el mun­do.

JU­LIO JUA­REZ

A la ex­pec­ta­ti­va. La ca­de­na de ga­na­dos y car­nes pre­ten­de vol­ver a abas­te­cer a los prin­ci­pa­les mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, pa­ra re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do en los úl­ti­mos años, ade­más de se­guir es­tan­do en “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.