Con un pan aba­jo del bra­zo

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Las llu­vias que cu­brie­ron con ge­ne­ro­si­dad la ma­yor par­te del área agrí­co­la an­ti­ci­pan una co­se­cha ré­cord, aun cuan­do gam­be­tea­ron ca­pri­cho­sa­men­te zo­nas de al­to im­pac­to pro­duc­ti­vo. Si­tua­ción tí­pi­ca de tor­men­tas con­vec­ti­vas, ca­da vez más fre­cuen­tes en es­tas pam­pas. Al que le to­ca, le to­ca.

Pe­ro en tér­mi­nos glo­ba­les, llo­vió pla­ta. Y bas­tan­te. Pe­ro cui­da­do. Si al­go que­dó con­fir­ma­do aho­ra, es la enor­me ten­den­cia a la ho­meos­ta­sis del sis­te­ma agrí­co­la ar­gen­tino.

Ho­meos­ta­sis es un con­cep­to bio­ló­gi­co que en ge­ne­ral apli­ca bien a la eco­no­mía. Se re­fie­re a la ten­den­cia a la es­ta­bi­li­dad fi­sio­ló­gi­ca de los ani­ma­les su­pe­rio­res, ca­pa­ces por ejem­plo de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na a pe­sar de los cam­bios del am­bien­te ex­te­rior. De es­ta for­ma, las cé­lu­las si­guen fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te.

En nues­tro ca­so, la ho­meos­ta­sis se ex­pre­sa de ma­ne­ra muy cla­ra en la ecua­ción PxQ (pre­cio por can­ti­dad). La Ar­gen­ti­na, jun­to con sus “so­cios” del Mer­co­sur, es for­ma­do­ra de pre­cios. Es el prin­ci­pal pro­vee­dor mun­dial de ha­ri­na de so­ja, el in­su­mo cla­ve de la ali­men­ta­ción ani­mal en la era de la tran­si­ción die­té­ti­ca ha­cia las pro­teí­nas ro­jas. Es tam­bién el pro­duc­to in­dus­trial más im­por­tan­te del país, con em­bar­ques por 15.000 millones de dó­la­res, y con una ba­lan­za co­mer­cial abru­ma­do­ra­men­te fa­vo­ra­ble. Pa­ra pro­du­cir­la so­lo ha­ce fal­ta un po­co de fós­fo­ro, por­que el res­to es­tá bien pro­vis­to por la in­dus­tria na­cio­nal: des­de el gli­fo­sa­to has­ta la co­se­cha­do­ra. Se su­ma el acei­te, don­de el país si­gue li­de­ran­do la ofer­ta mun­dial. Un ter­cio ya se con­vier­te en bio­die­sel, que sus­ti­tu­ye im­por­ta­cio­nes y con­tri­bu­ye al ba­lan­ce de di­vi­sas.

Por eso no lla­mó la aten­ción de na­die que los pre­cios ha­yan acu­sa­do in­me­dia­ta­men­te el im­pac­to de las pre­ci­pi­ta­cio­nes. No es una res­pues­ta li­neal. Pe­ro es sen­si­ble y así de­ben en­ten­der­lo los fun­cio­na­rios, que tien­den a mi­rar lo que

El 2014 co­men­zó con llu­vias que anun­cian, aho­ra sí, una co­se­cha ré­cord

les con­vie­ne pa­ra su ten­ta­ción (o vo­ca­ción) de gas­tar a cuen­ta. Ha­brá una gran co­se­cha, es­ta vez sí por en­ci­ma de las 100 millones de to­ne­la­das (sin el ma­qui­lla­je pa­té­ti­co del año pa­sa­do, cuan­do en la cam­pa­ña elec­to­ral se in­ven­ta­ron 7 millones de to­ne­la­das de maíz que ja­más exis­tie­ron). Y es una bue­na no­ti­cia, por­que re­afir­ma el po­ten­cial, a pe­sar de la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad y lo ajus­ta­do de los nú­me­ros. La so­ja de 300 dó­la­res, o el maíz de 150, no ge­ne­ran ren­ta­bi­li­dad al­gu­na, ape­nas per­mi­ten “dar la vuel­ta” y con­ti­nuar la hui­da ha­cia ade­lan­te.

Los far­mers del Me­dio Oes­te nor­te­ame­ri­cano aca­ban de en­tre­gar la ma­yor co­se­cha de maíz de la his­to­ria, con 355 millones de to­ne­la­das. Es­to de­ter­mi­nó el de­rrum­be más rá­pi­do de las co­ti­za­cio­nes des­de 1960. Los pre­cios ba­ja­ron de 8 dó­la­res el bus­hel, a los 4 ac­tua­les, en ape­nas 15 me­ses. Los ana­lis­tas lo ins­cri­ben en la sa­ga de una caí­da ge­ne­ral de los com­mo­di­ties. Pe­ro el que más ca­yó es el maíz, y es nue­va­men­te con­se­cuen­cia del PxQ.

Sin em­bar­go, y es­to es fun­da­men­tal, es­te nue­vo ni­vel de pre­cios del maíz ha­bi­li­ta un ma­yor uso pa­ra ela­bo­rar eta­nol. El pe­tró­leo se man­tie­ne en los 100 dó­la­res el ba­rril, y la naf­ta acom­pa­ña, ge­ne­ran­do una bre­cha de pre­cios am­plia­men­te fa­vo­ra­ble al ma­yor cor­te con eta­nol.

Las plan­tas es­tán otra vez a pleno, en­tre­gan­do la se­ma­na pa­sa­da 950.000 ba­rri­les, ca­si al má­xi­mo de ca­pa­ci­dad. Los bio­com­bus­ti­bles se han con­ver­ti­do en un im­por­tan­te “pi­so” pa­ra el pre­cio de los com­mo­di­ties agrí­co­las.

Los al­tos pre­cios del maíz y la so­ja en los úl­ti­mos años pro­du­je­ron un fuer­te ajus­te en las in­dus­trias de va­lor agre­ga­do (feed­lot, cer­dos, po­llos).

El stock va­cuno en los Es­ta­dos Uni­dos, un gran ex­por­ta­dor de car­ne de ca­li­dad, ca­yó al ni­vel más ba­jo en cua­ren­ta años. Así, ha ge­ne­ra­do una gran opor­tu­ni­dad pa­ra otros pro­vee­do­res de pro­teí­nas ani­ma­les, fun­da­men­tal­men­te sud­ame­ri­ca­nos.

Ahí es­ta­mos, en el arran­que del 2014, que vie­ne con un pan aba­jo del bra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.