El vie­jo y co­no­ci­do yu­yo co­lo­ra­do aho­ra es re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to

Se su­ma a las “ma­le­zas pro­ble­ma”, se­gún in­for­mó Aapresid.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los nue­vos ca­sos de ma­le­zas re­sis­ten­tes si­guen au­men­tan­do la preo­cu­pa­ción de téc­ni­cos y pro­duc­to­res. El te­ma es que, bá­si­ca­men­te, res­tan al­ter­na­ti­vas de con­trol con her­bi­ci­das. Re­cien­te­men­te, la Red en Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes, im­pul­sa­da por Aapresid, con­fir­mó un nue­vo ca­so de re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to: el vie­jo y co­no­ci­do “yu­yo co­lo­ra­do” (Ama­rant­hus qui­ten­sis).

Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con uno de los de­nun­cian­tes de es­te ca­so, el es­pe­cia­lis­ta Da­niel Tues­ca, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio (UNR), que se en­car­gó de la de­ter­mi­na­ción de la re­sis­ten­cia jun­to con Juan Carlos Pa­pa (IN­TA Oli­ve­ros), Ser­gio Mo­ri­che­ti (Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za) y Ni­co­lás Mon­te­ro Bu­la­cio, tam­bién de la UNR.

Tues­ca co­men­tó que ha­ce al­gu­nos años se re­gis­tra­ron las pri­me­ros fallas pa­ra el con­trol de yu­yo co­lo­ra­do con gli­fo­sa­to, al mis­mo tiem­po que, a ni­vel re­gio­nal, se veía un au­men­to de la den­si­dad po­bla­cio­nal. En es­te sen­ti­do, acla­ró que una vez des­car­ta­dos aque­llos ca­sos de fallas por ma­las apli­ca­cio­nes, co­men­za­ron los es­tu­dios cien­tí­fi­cos.

“Es­ta es una ma­le­za que fue muy pro­ble­má­ti­ca en los años 80 cuan­do apa­re­cie­ron los pri­me­ros ca­sos de re­sis­ten­cia al gru­po de her­bi­ci­das ALS en so­ja”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta, ha­cien­do un po­co de his­to­ria.

Las eva­lua­cio­nes cien­tí­fi­cas con­sis­tie­ron en un en­sa­yo “do­sis-res­pues­ta”, en el que se va pro­ban­do el con­trol con di­fe­ren­tes do­sis de gli­fo­sa­to “pre­mium” so­bre dos mues­tras de un bio­ti­po re­sis­ten­te de la ma­le­za, ob­te­ni­das de La Car­lo­ta (Cór­do­ba) y Co­lo­nia Al­dao (San­ta Fe), ver­sus un bio­ti­po sus­cep­ti­ble.

De es­ta for­ma, con­clu­ye­ron que, mien­tras el bio­ti­po sus­cep­ti­ble se con­tro­la­ba con un li­tro de gli­fo­sa­to por hec­tá­rea, en el re­sis­ten­te se ne­ce­si­ta­ron has­ta 32 li­tros/ha y, acla­ra Tues­ca, al­gu­nos in­di­vi­duos aun se man­te­nían con su par­te aé­rea ver­de.

El es­pe­cia­lis­ta ad­vir­tió que el ni­vel de re­sis­ten­cia mos­tra­do es­tá en una ca­te­go­ría “al­ta”, ya que se re­qui­rie­ron al­tos vo­lú­me­nes de pro­duc­to pa­ra con­tro­lar a los in­di­vi­duos re­sis­ten­tes. Con preo­cu­pa­ción, el es­pe­cia­lis­ta ma­ni­fes­tó que la di­fu­sión de es­te pro­ble­ma ten­drá cier­ta mag­ni­tud, ya que la ma­le­za es­tá ins­ta­la­da en va­rios lu­ga­res.

Ade­más, agre­gó que es im­por­tan­te que los pro­duc­to­res le dan mu­cha im­por­tan­cia a es­ta re­sis­ten­cia, ya que la ma­le­za tie­ne un ni­vel de cre­ci­mien­to “ex­plo­si­vo”; es de­cir, aun­que en el pri­mer año ha­ya es­ca­sas plan­tas en los lo­tes, al año si­guien­te el ni­vel de in­fes­ta­ción pue­de ser al­to.

Fi­nal­men­te, Tues­ca re­cal­có la idea de ma­ne­jar la pre­sen­cia de la ma­le­za en la pre­siem­bra de la so­ja, ya que hay muy po­cos prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra la con­tro­len post emer­gen­cia del cul­ti­vo, ade­más, por su­pues­to, de em­plear es­tra­te­gias de ma­ne­jo al­ter­na­ti­vas que no so­lo in­clu­yan el uso de her­bi­ci­das.

El pro­ble­ma de las re­sis­ten­cias es una preo­cu­pa­ción cre­cien­te en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, lo cual - es­tá cla­ro- re­quie­re de fle­xi­bi­li­dad pa­ra readap­tar los vie­jos ma­ne­jos a las exi­gen­cias que mar­can los nue­vos desafíos. t

¿El Mos­qui­to?. Los cien­tíf­cos des­car­ta­ron que el pro­ble­ma de­tec­ta­do se de­ba a una fa­lla en la apli­ca­ción del her­bi­ci­da.

Un detalle. El yu­yo co­lo­ra­do, in­tac­to en el lo­te, a pe­sar de la pul­ve­ri­za­ción.

“Ma­le­zó­lo­go”. Tues­ca, de Ro­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.