Ex­por­ta­cio­nes: en el 2013 cre­ció el pe­so del cam­po

El au­tor des­ta­ca que lle­ga­ron al 60% del to­tal. Plan­tea, ade­más, que de­be de­jar de de­cir­se que allí no hay va­lor y que de­be re­co­no­cer­se el que se ge­ne­ra año tras año.

Clarin - Rural - - INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA - Mar­ce­lo Eli­zon­do Dtor. de la con­sul­to­ra DNI

Aca­ba de ter­mi­nar otro año. Los pro­duc­tos olea­gi­no­sos (po­ro­tos, ha­ri­nas y acei­tes) fue­ron gra­va­dos con los mas al­tos tri­bu­tos (es­pe­cial­men­te re­ten­cio­nes); el tri­go, afec­ta­do con prohi­bi­cio­nes pa­ra ex­por­tar; la car­ne, so­me­ti­da a res­tric­cio­nes pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción ex­ter­na; el bio­die­sel, al­can­za­do por las con­se­cuen­cias del pro­tec­cio­nis­mo (per­dien­do mer­ca­dos por re­ta­lia­cio­nes); los ali­men­tos y be­bi­das ela­bo­ra­dos (co­mo, por ejem­plo, el vino), afec­ta­dos por la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad cau­sa­da por una al­ta in­fla­ción de cos­tos.

Sin em­bar­go, en el re­cien­te 2013, el con­jun­to de ex­por­ta­cio­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio (en sus di­ver­sos gra­dos de avan­ce en la ca­de­na) ha cre­ci­do y lo­gró la ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el to­tal de ven­tas ex­ter­nas (que lle­ga­ron 84.000 millones de dó­la­res) su­peran­do la par­ti­ci­pa­ción de 2012 (las agroex­por­ta­cio­nes fue­ron el 60% del to­tal y sin su cre­ci­mien­to las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les no hu­bie­sen cre­ci­do). Los ve­ge­ta­les fue­ron el prin­ci­pal ru­bro ex­por­ta­ble ar­gen­tino y re­pre­sen­ta­ron el 22% del to­tal, y los ali­men­tos ela­bo­ra­dos, el 21%: mien­tras los acei­tes ex­pli­ca­ron el 7% y los pro­duc­tos del reino ani­mal otro 7%.

Lo an­tes ex­pli­ca­do mues­tra un error de po­lí­ti­ca y un acier­to del sec­tor pro­duc­ti­vo.

El error con­sis­te en una equi­vo­ca­da con­cep­ción: se si­gue cre­yen­do que las agroex­por­ta­cio­nes “no agre­gan va­lor”, ana­li­zan­do el fe­nó­meno con vie­jos ojos del si­glo XX. Pa­ra des­te­rrar ese error, P. Su­lli­van en­se­ña que los eco­no­mis­tas han des­cri­to tra­di­cio­nal­men­te a los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la em­pre­sa in­dus­trial en tér­mi­nos de tres ti­po clá­si­cos: tie­rra, tra­ba­jo y ca­pi­tal, pe­ro la nue­va idea de “ca­pi­tal in­te­lec­tual” es la que hoy ha­ce la di­fe­ren­cia y po­ne de re­lie­ve los ac­ti­vos y “po­der in­te­lec­tual de la or­ga­ni­za­ción”, con­ce­dién­do­le un va­lor com­pa­ra­ble al de los tres tra­di­cio­na­les.

Aquí apa­re­ce el acier­to del sec­tor pro­duc­tor. Lo que el “sis­te­ma” agroex­por­ta­dor ha ge­ne­ra­do (más que na­die) en 2013 en Ar­gen­ti­na es “ca­pi­tal in­te­lec­tual”. Ex­pli­ca des­de Chica­go Ma­riano Ber­nár­dez que el fac­tor di­fe­ren­cian­te en las or­ga­ni­za­cio­nes que com­pi­ten en la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to hoy no es ya su ac­ce­so a las ma­te­rias pri­mas o a re­cur­sos fi­nan­cie­ros, sino su ap­ti­tud pa­ra apli­car en for­ma in­no­va­do­ra y efi­cien­te el ca­pi­tal cien­tí­fi­co, tec­no­ló­gi­co o ar­tís­ti­co a la ge­ne­ra­ción de pro­duc­tos y ser­vi­cios que res­pon­dan en tiem­po real o in­clu­so an­ti­ci­pen una de­man­da glo­bal cre­cien­te.

Es­to es: el co­no­ci­mien­to (in­clu­so pre­vio) se transforma en ca­pi­tal in­te­lec­tual cuan­do lo­gra con­di­cio­nes y eco­sis­te­mas so­cia­les que per­mi­ten tras­la­dar su apli­ca­ción y di­fu­sión prác­ti­ca. Par­te, así, de la idea de Druc­ker con­sis­ten­te en que la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to re­quie- re que las or­ga­ni­za­cio­nes “dis­pon­gan y apli­quen” nue­vos con­cep­tos, he­rra­mien­tas y tec­no­lo­gía pa­ra crear “know how”.

Eso es lo que ocu­rre en­tre no­so­tros con la agro­ge­né­ti­ca, la siem­bra di­rec­ta, los mo­de­los de pro­duc­ción en re­des, la in­no­va­do­ra ma­qui­na­ria agrí­co­la, la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, la in­ge­nie­ría agrí­co­la. Y allí es­tá el va­lor.

Los mis­mos re­cur­sos na­tu­ra­les que han es­ta­do ahí por dé­ca­das ca­da vez per­mi­ten pro­du­cir más por ese ca­pi­tal in­te­lec­tual (lue­go, la di­fe­ren­cia es és­te y no aque­llos).

Lue­go, pues, mi­ran­do ha­cia ade­lan­te, las en­se­ñan­zas pa­ra 2014 de­be­rían ser tres: 1) en lu­gar de creer que allí no hay va­lor, re­co­no­cer el que se ge­ne­ra año a año; 2) des­te­rrar las po­lí­ti­cas de des­alien­to pa­ra per­mi­tir que el pro­pio sec­tor ge­ne­re ma­yor pro­duc­ción, más ri­que­za, más ca­pi­tal, más em­pleo; 3) en­ten­der que, co­mo en­se­ña­ba Lin­coln, no se pue­de dar fuer­za al dé­bil de­bi­li­tan­do al fuer­te, ni for­jar el ca­rác­ter y el co­ra­je des­alen­tan­do la ini­cia­ti­va. t

Por el río Pa­ra­ná. La hi­dro­vía es fun­da­men­tal pa­ra la sa­li­da de los em­bar­ques del agro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.