Se ex­tien­de el pro­ble­ma de las ma­le­zas

Aho­ra se de­tec­tó en Sal­ta un nue­vo yu­yo co­lo­ra­do re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to, que no se ha­bía vis­to en la zo­na.

Clarin - Rural - - UN DESAFÍO PARA LA AGRICULTURA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas re­sis­ten­tes no co­no­ce de fron­te­ras y se si­gue ex­ten­dien­do. Es un he­cho que preo­cu­pa fuer­te a pro­duc­to­res y téc­ni­cos, ya que una vez que una ma­le­za to­le­ran­te o re­sis­ten­te co­lo­ni­zó el lo­te, lue­go cues­ta mu­cho ma­ne­jar­la.

Una de es­tas ma­le­zas que se es­tá trans­for­man­do en un pro­ble­ma cre­cien­te es Ama­rant­hus pal­me­ri, una es­pe­cie del co­no­ci­do yu­yo co­lo­ra­do. Has­ta el mo­men­to, ha­bía te­ni­do su epi­cen­tro en el sud­es­te de Cór­do­ba, con ca­sos de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to y a tra­ta­mien­tos con her­bi­ci­das en ba­se a in­hi­bi­do­res de la en­zi­ma ALS, pe­ro el pro­ble­ma ya es­tá ga­nan­do nue­vos am­bien­tes y aho­ra lle­gó a Sal­ta.

Cé­sar Kai­ruz, un téc­ni­co tu­cu­mano que re­co­rre el NOA tra­ba­jan­do pa­ra la em­pre­sa Sum­mit Agro, co­no­ció de cer­ca las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes del Ama­rant­hus pal­me­ri en la es­tan­cia La Hercilia, en Ge­ne­ral Mos­co­ni, cer­ca de Tar­ta­gal, al no­roes­te de aque­lla pro­vin­cia.

Kai­ruz ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral que es­cu­chó ha­blar so­bre Ama­rant­hus pal­me­ri, por pri­me­ra vez, el año pa­sa­do, en una char­la téc­ni­ca. Pe­ro que en una de sus re­co­rri­das ha­bi­tua­les por el no- roes­te ar­gen­tino, en fe­bre­ro, le co­men­ta­ron so­bre una va­rie­dad de “ata­co” (otro nom­bre vul­gar de los Ama­rant­hus) que re­sis­tía al­tas do­sis de gli­fo­sa­to.

Cuan­do el téc­ni­co lle­gó al lo­te, ca­si no du­dó en re­co­no­cer a Ama­rant­hus pal­me­ri, más que na­da -in­di­có- por­que vio que ha­bía plan­tas fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas, una ca­rac­te­rís­ti­ca muy par­ti­cu­lar de es­ta es­pe­cie.

Ade­más, Kai­ruz re­cor­dó que fue cla­ve ver có­mo se dis­tri­buía la es­pe­cie en el lo­te de so­ja. Se dio cuen­ta de que es­ta­ba ex­ten­di­da de una for­ma muy ho­mo­gé­nea en dis­tin­tos par­ches en el lo­te, co­mo si hu­bie­ra si­do es­par­ci­da por una he­rra­mien­ta agrí­co­la.

Dia­lo­gan­do con los téc­ni­cos del cam­po, es­ti­ma­ron que ha­bía si­do dis­tri­buí­da por una co­se­cha­do­ra que, jus­ta­men­te, ha­bía lle­ga­do des­de la lo­ca­li­dad de Río Cuar­to, Cór­do­ba, pa­ra tri­llar ese lo­te.

Kai­ruz con­tó que de­ci­dió ubi­car el si­tio del cam­po don­de se po­si­cio­nó la co­se­cha­do­ra an­tes de co­men­zar a co­se­char. “Cuan­do lle­gué a la zo­na de la ca­si­lla, cer­ca del mon­te, don­de se es­ta­cio­nó la co­se­cha­do­ra pa­ra ha­cer los úl­ti­mos ajus­tes, ha­bía un gran man­chón lleno de plan­tas de ata­co”, se­ña­ló.

Kai­ruz, quien agre­gó que den­tro del es­que­ma de tra­ta­mien­tos del lo­te afec­ta­do se ha­bía in­clui­do tam­bién una sul­fo­ni­lu­rea (in­hi­bi­do­res de la en­zi­ma ALS), con­tó que die­ron avi­so a la re­co­no­ci­da Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agroin­dus­trial Obis­po Co­lom­bres, en Tu­cu­mán, pa­ra que sus téc­ni­cos, con vas­ta ex­pe­rien­cia, co­men­za­ran a ana­li­zar la pro­ble­má­ti­ca.

En esa es­ta­ción, Ig­na­cio Olea, téc­ni­co de la sec­ción Ma­ne­jo de Ma­le­zas, vie­ne tra­ba­jan­do ha­ce más de tres años con plan­tas de la es­pe­cie del gé­ne­ro Ama­rant­hus. Olea ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral que, de acuer­do a lo que ana­li­zó con Kai­ruz, se­gu­ra­men­te la es­pe­cie de Sal­ta es Ama­rant­hus pal­me­ri. Y apor­tó otro da­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Di­jo que en esa zo­na só­lo te­nía re­gis­tro de otra es­pe­cie de Ama­rant­hus re­sis­ten­te al gli­fo­sa­to, el Ama­rant­hus qui­ten­sis.

Olea agre­gó que el qui­ten­sis que co­no­cen en Tu­cu­mán no es re­sis­ten­te a los her­bi­ci­das de la fa­mi­lia de los ALS. Aún es­tá por de­ter­mi­nar­se has­ta qué pun­to el nue­vo Ama­ran­tus re­sis­ten­te de­nun­cia­do en Sal­ta, el pal­me­ri, tam­bién re­sis­te a ese prin­ci­pio ac­ti­vo.

Kai­ruz ex­pli­có que a par­tir de es­te ha­llaz­go de­ci­die­ron ad­ver­tir a los pro­duc­to­res de la zo­na. “Des­de que co­men­za­mos a ha­blar de es­to, hu­bo tres nue­vos ca­sos que nos con­tac­ta­ron con sos­pe­chas”, afir­mó.

El téc­ni­co con­tó que, en el ca­so de los lo­tes de La Hercilia, las plan­tas de Ama­rant­hus pal­me­ri es­ta­ban a pun­to de se­mi­llar, por lo cual de­ci­die­ron ex­traer­las de for­ma ma­nual.

Pa­ra ade­lan­te, es­tán pen­san­do en uti­li­zar pro­duc­tos con los que es­tán rea­li­zan­do en­sa­yos, que con­tie­nen Flu­mio­xa­zin 48% SC, del gru­po de los PPO, y que vie­nen arro­jan­do buenos re­sul­ta­dos, in­di­có. t

Preo­cu­pa­dos. Pro­duc­to­res y téc­ni­cos, en un lo­te so­je­ro en Mos­co­ni in­fes­ta­do con yu­yo co­lo­ra­do (Ama­rant­hus pal­me­ri).

En de­ta­lle. El Ama­rant­hus ha­lla­do.

Olea. De la EEA Obis­po Co­lom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.