El tri­go, una he­rra­mien­ta que me­jo­ra el ba­lan­ce hí­dri­co

En Cór­do­ba pien­san en el ce­real pa­ra ma­ne­jar el as­cen­so de na­pas.

Clarin - Rural - - FRONT PAGE - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Se­gún in­for­ma­ción his­tó­ri­ca del INTA Mar­cos Juá­rez, Cór­do­ba, des­de la dé­ca­da del 70 la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en la na­pa de esa re­gión ha au­men­ta­do y caí­do en for­ma cí­cli­ca de­pen­dien­do de los pe­río­dos hú­me­dos o se­cos, pe­ro la ten­den­cia glo­bal mues­tra un au­men­to de 17 cen­tí­me­tros por año.

En ese con­tex­to, un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes de esa lo­ca­li­dad cor­do­be­sa pre­sen­tó un in­for­me con da­tos que per­mi­ti­rán li­diar con las na­pas al­tas y ha­cer un me­jor apro­ve­cha­mien­to es­tra­té­gi­co del agua, con­vir­tien­do una ame­na­za en una opor­tu­ni­dad pro­duc­ti­va y de ren­ta­bi­li­dad. La cla­ve, ase­gu­ran, es­tá en los cul­ti­vos in­ver­na­les.

“No es que es­tá llo­vien­do más. Des­de 1965 a la fe­cha se al­ter­na­ron pe­río­dos más se­cos y más hú­me­dos, pe­ro los re­gis­tros se man­tie­nen con una me­dia de 860 mi­lí­me­tros pa­ra la re­gión, y la eva­po­trans­pi­ra­ción pa­ra la zo­na es de al­re­de­dor de ca­si 1200 mi­lí­me­tros. Es­to nos lle­vó a pen­sar en el uso del sue­lo”, ex­pli­có San­tia­go Rei­nau­di, par­te del gru­po de téc­ni­cos que tra­ba­jan en la búsqueda de in­for­ma­ción. Lue­go de­ta­lló: “Es­ta­mos eva­luan­do un área de 110.000 hec­tá­reas y vien­do có­mo se ma­ne­ja el agua del per­fil, por es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial, por la llu­via lo­cal y por es­cu­rri­mien­to de na­pa freá­ti­ca”.

Ac­tual­men­te, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la ecua­ción en­tre las pre­ci­pi­ta­cio­nes, la eva­po­trans­pi­ra­ción, el con­su­mo de los cul­ti­vos y la in­fil­tra­ción en el sue­lo arro­ja un ex­ce­den­te de 300 mi­lí­me­tros de agua por año.

En la búsqueda de so­lu­cio­nes, la uti­li­zi­ción de ca­na­les apa­re­ce co­mo una op­ción de do­ble fi­lo, ya que co­mo se­ña­ló el pro­duc­tor Ro­ge­lio Fo­gan­te, “en mu­chos ca­sos los ca­na­les han si­do de­pre­so­res de na­pa y ge­ne­ra­ron en tiem­pos de se­quía pro­ble­mas más se­rios de

Man­te­nien­do el sue­lo cu­bier­to ade­más se me­jo­ra la es­truc­tu­ra

los que se bus­ca­ba arre­glar”. Por lo tan­to, un sis­te­ma de ca­na­les de­be­ría ser dia­gra­ma­do y ad­mi­nis­tra­do co­rrec­ta­men­te, con es­tu­dios pre­vios, pa­ra que ex­pul­sen la mí­ni­ma can­ti­dad de agua que no pue­de ser in­fil­tra­da por los suelos o uti­li­za­da por los cul­ti­vos.

Pe­ro la he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra el ma­ne­jo del agua, y que el gru­po de ins­ti­tu­cio­nes im­pul­só re­cien­te­men­te en un even­to en el INTA Mar­cos Jua­rez, son los cul­ti­vos in­ver­na­les, cu­ya su­per­fi­cie ca­yó mu­cho en los úl­ti­mos años por la re­trac­ción del tri­go.

Se­gún re­su­mió Rei­nau­di, con op­cio­nes co­mo el tri­go, las pas­tu­ras y los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra es fac­ti­ble ba­jar el ni­vel de la na­pa y evi­tar la inun­da­ción. “Ade­más fa­vo­re­cen el con­trol de ma­le­zas di­fí­ci­les, me­jo­ra­mos la es­truc­tu­ra del sue­lo y ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción, evi­ta­mos ero­sión hí­dri­ca y acu­mu­la­ción de agua en zo­nas ba­jas, me­jo­ra­mos la si­tua­ción de los ca­mi­nos, evi­ta­mos in­cen­dio de ras­tro­jos, ge­ne­ra­mos ma­yor mo­vi­mien­to a la eco­no­mía y me­jo­ra­mos el ba­lan­ce de car­bono”, afir­mó.

“El tri­go es el cul­ti­vo que me­jor to­le­ra las na­pas al­tas”, aña­dió Cris­tian Ca­zor­la, del área Suelos del INTA Mar­cos Juá­rez, quien co­lo­có al ce­real co­mo la al­ter­na­ti­va cuan­do la na­pa es­tá en­tre los 0,7 y 2 me­tros de pro­fun­di­dad. En cuan­to a los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, que jun­to con las pas­tu­ras y el tri­go son el menú de siem­bra in­ver­nal, Ca­zor­la los pun­tua­li­zó pa­ra con­di­cio­nes don­de la na­pa su­pera los 2 me­tros: “Las prin­ci­pa­les fun­cio­nes de los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra en es­tos am­bien­tes no son de­pri­mir la na­pa sino ge­ne­rar un con­su­mo en el per­fil, ba­jar el con­te­ni­do hí­dri­co, apor­tar raí­ces, ma­te­ria or­gá­ni­ca y por en­de me­jo­rar la in­fil­tra­ción del sue­lo, evi­tan­do en­viar agua de es­cu­rri­mien­to ha­cia zo­nas más ba­jas”.

Res­pec­to a las pas­tu­ras, el téc­ni­co su­gi­rió que su lu­gar pue­den ser las zo­nas ba­jas don­de se re­ci­be el apor­te de agua de otros la­dos: “En esos es­pa­cios pue­de plan­tear­se pas­tu­ras per­ma­nen­tes has­ta que se cam­bie es­ta si­tua­ción de na­pas muy ele­va­das” di­jo, men­cio­nan­do la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre al­fal­fa, gra­ma rho­des y agro­pi­ro alar­ga­do en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes de na­pa y con­te­ni­do sa­lino.

Las car­tas es­tán, aho­ra hay que ju­gar­las. t

In­ver­na­les. El tri­go (iz­quier­da) es la op­ción ideal pa­ra in­cor­po­rar a la ro­ta­ción y apro­ve­char el ex­ce­den­te de agua. El cen­teno (iz­quier­da) es uno de los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra que su­man es­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.