Afri­ca mía

El ar­gen­tino Emi­li­ano Mroue, con otro jo­ven com­pa­trio­ta, fue a Sie­rra Leona a pro­du­cir arroz. En ese país, tras una cruen­ta gue­rra ci­vil, ve una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el co­no­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía de Ar­gen­ti­na. Aho­ra le su­ma­rá la so­ja. Una his­to­ria pa­ra

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Emi­li­ano Mroue hi­zo de la pro­duc­ción de ali­men­tos una aven­tu­ra dig­na de In­dia­na Jo­nes. Ha­ce tres años, cuan­do te­nía ape­nas vein­ti­séis, al­qui­ló 400 hec­tá­reas en Sie­rra Leona, en el oes­te afri­cano, y co­men­zó a pro­du­cir arroz. Ese país aca­ba­ba de sa­lir de una lar­guí­si­ma gue­rra ci­vil, la in­fra­es­truc­tu­ra era pau­pé­rri­ma y los ren­di­mien­tos eran mí­ni­mos, pe­ro en lu­gar de di­fi­cul­ta­des, Mroue vio enor­mes opor­tu­ni­da­des.

Una gran can­ti­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les a muy bajo cos­to, su­ma­dos a la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos fue­ron los fac­to­res que lo im­pul­sa­ron a to­mar la de­ci­sión.

En oc­tu­bre de 2011, tras cin­co años de tra­ba­jar en Ale­ma­nia pa­ra una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal de con­su­mo ma­si­vo, Mroue - li­cen­cia­do en Eco­no­mía Em­pre­sa­rial­de­ci­dió que era el mo­men­to de em­pren­der al­go pro­pio. “Es­tu­ve de vacaciones va­rias ve­ces en Afri­ca. Pa­sé por Ke­nia, Mo­zam­bi­que, Sie­rra Leona y otros paí­ses, y vi que aquí ha­bía un gran po­ten­cial pa­ra desa­rro­llar un pro­yec­to de es­te ti­po”, di­ce des­de Freetown, la capital de Sie­rra Leona, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

En­ton­ces con­ven­ció a su pri­mo, Pa­tri­cio Ime­ri­to, y jun­tos se aso­cia­ron con el afri­cano Da­yo Metz­ger pa­ra fun­dar West Afri­can Ri­ce Com­pany ( WARC).

El mo­de­lo de ne­go­cios en Sie­rra Leona es muy dis­tin­to al mo­de­lo de ne­go­cios agrí­co­las en la Ar­gen­ti­na. “Acá los pro­duc­to­res lo­ca­les tie­nen su­per­fi­cies de una o dos hec­tá­reas y no tie­nen ni tec­no­lo­gía ni capital. El 70% de la po­bla­ción de­pen­de de la agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia y si les va mal se pue­den ge­ne­rar ham­bru­nas ge­ne­ra­li­za­das. Nun­ca lo­gran te­ner un ex­ce­den­te”, di­ce Mroue.

En Sie­rra Leona, co­mo en mu­chos otros paí­ses de Áfri­ca, los ex­tran­je­ros no pue­den com­prar tie­rras, pe­ro la em­pre­sa de Mroue tie­ne con­tra­tos de arren­da­mien­to por un pla­zo de 75 años a un va­lor de do­ce dó­la­res por hec­tá­rea. “Es prác­ti­ca­men­te co­mo com­prar­lo, pe­ro el tí­tu­lo si­gue sien­do de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les”, ex­pli­ca.

Lue­go agre­ga: “No­so­tros, ade­más de pro­du­cir en esas 400 hec­tá­reas, bus­ca­mos in­te­grar a to­dos los pe­que­ños pro­duc­to­res que hay al­re­de­dor de las tie­rras que al­qui­la­mos, les da­mos in­su­mos y ase­so­ra­mien­to pa­ra que pue­dan me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad y lo­gren te­ner al­gún ex­ce­den­te, y ellos nos pa­gan en es­pe­cies con una par­te de ese in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad”. En ese sen­ti­do, fun­cio­nan co­mo un víncu­lo en­tre el capital y los pe­que­ños pro­duc­to­res.

Los pro­duc­to­res de Sie­rra Leona pro­du­cen en­tre 300 y 500 ki­los de arroz por hec­tá­rea, mien­tras que los arro­ce­ros ar­gen­ti­nos pue­den lle­gar a su­pe­rar los 10.000 ki­los por hec­tá­rea. Pe­ro el pun­to de equi­li­brio es muy di­fe­ren­te, ya que en Ar­gen­ti­na se ne­ce­si­tan unos 7.500 ki­los pa­ra no per­der pla­ta, mien­tras que en Sie­rra Leona, con 2.000 ki­los por hec­tá­rea se ge­ne­ra cier­ta ren­ta­bi­li­dad. Allí es don­de Mroue en­cuen­tra el gran po­ten­cial del ne­go­cio.

“Ajus­tan­do al­gu­nas va­ria­bles se po­dría ge­ne­rar un enor­me sal­to en la pro­duc­ti­vi­dad, pa­san­do de los 500 ki­los ac­tua­les a cer­ca de 6.000 ki­los por hec­tá­rea. Pa­ra es­to apun­ta­mos a apa­lan­car­nos en el enor­me cau­dal de co­no­ci­mien­to que hay en la Ar­gen­ti­na”, di­ce.

Des­de la pues­ta en mar­cha del pro­yec­to los em­pren­de­do­res cuen­tan con un ingeniero lo­cal, pe­ro ade­más se ase­so­ra­ron con el ingeniero hí­dri­co ar­gen­tino Juan Ra­món Itur­bu­ru y con el es­pe­cia­lis­ta en arroz Pablo Mar­tí. En la com­bi­na­ción del co­no­ci­mien­to de punta con los ri­cos suelos afri­ca-

nos es­tá la cla­ve.

“Los suelos de Sie­rra Leona tie­nen en­tre un 8% y un 12% de ma­te­ria or­gá­ni­ca, 115 ppm de ni­tró­geno y un al­to con­te­ni­do de fós­fo­ro - de­ta­lla Mroue-. El prin­ci­pal desafío es que tien­den a ser un po­co áci­dos ( el ph es­tá en­tre 5 y 6 mien­tras que el ideal pa­ra pro­du­cir arroz es 6.5), pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra mo­di­fi­car­lo”.

La em­pre­sa de Mroue e Ime­ri­to aun es­tá en la fa­se ini­cial, por lo que la ren­ta­bi­li­dad es­tá le­jos de su po­ten­cial. El pre­sen­te los en­cuen­tra sis­te­ma­ti­zan­do los cam­pos pa­ra po­der ha­cer un uso ra­cio­nal del agua, ya que las pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les - que son de en­tre 2.500 y 3.500 mi­lí­me­tros- se con­cen­tran en so­lo tres o cua­tro me­ses, que a su vez son los de me­nor ra­dia­ción so­lar.

Aun­que gran par­te de la siem­bra, so­bre to­do la de las tie­rras que per­te­ne­cen a los pe­que­ños pro­duc­to­res, se se­gui­rá ha­cien­do ma­nual­men­te, la em­pre­sa es­tá en el pro­ce­so de me­ca­ni­zar las la­bo­res. Pa­ra eso cuen­tan con una

Con la cer­ti­fi­ca­ción de arroz or­gá­ni­co ex­por­ta­rán a EE. UU. y Eu­ro­pa

sem­bra­do­ra de di­rec­ta Se­mea­to y pien­san su­mar la Gu­ri­sa, de Gi­me­tal. Las co­se­cha­do­ras, por su par­te, por aho­ra son chi­nas.

Res­pec­to a la co­mer­cia­li­za­ción, la vi­sión de la em­pre­sa a me­diano pla­zo es ge­ne­rar un pro­duc­to or­gá­ni­co y so­cial­men­te res­pon­sa­ble. Cuan­do lo pue­dan cer­ti­fi­car, apun­ta­rán a los mer­ca­dos ni­cho que hay pa­ra eso en Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca. Mien­tras tan­to, se con­cen­tran en el mer­ca­do in­terno pa­ra con­tri­buir a una ne­ce­sa­ria sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes. “Sie­rra Leona im­por­ta el 40% del arroz que con­su­me, y eso re­pre­sen­ta el 10% de las im­por­ta­cio­nes to­ta­les. El país se gas­ta una for­tu­na de pla­ta que no tie­ne en al­go que evi­den­te­men­te se pue­de pro­du­cir acá”, di­ce Mroue.

Ade­más del enor­me po­ten­cial de los suelos y del mer­ca­do, Sie­rra Leona tie­ne co­mo ven­ta­ja una ac­ti­tud es­ta­tal muy fa­vo­ra­ble a la in­ver­sión. “La at­mós­fe­ra ge­ne­ral pa­ra ha­cer ne­go­cios, so­bre to­do en agri­cul­tu­ra, es muy con­du­cen­te. Te­ne­mos exen­cio­nes im­po­si­ti­vas y otros be­ne­fi­cios fis­ca­les que pro­vee el Go­bierno de Sie­rra Leona que son muy in­tere­san­tes, so­bre to­do al com­pa­rar­los con la Ar­gen­ti­na. Acá no pa­ga­mos nin­gún im­pues­to a la im­por­ta­ción y no pa­ga­mos im­pues­to a las ga­nan­cias por diez años. Ni ha­blar de re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, y por ser uno de los paí­ses más po­bres del mun­do, te­ne­mos ac­ce­so a la Unión Eu­ro­pea li­bre de im­pues­tos”, des­cri­be Mroue. Lue­go agre­ga que hay mu­cho capital dis­po­ni­ble de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de pro­yec­tos.

“Una vez que se al­can­ce una pro­duc­ti­vi­dad es­ta­ble es­to pue­de cre­cer muy rá­pi­da­men­te. Hoy el ob­je­ti­vo es man­te­ner es­te ta­ma­ño has­ta que se al­can­cen ren­di­mien­tos de 5- 6 to­ne­la­das por hec­tá­rea, y des­pués se­rá muy fac­ti­ble con­se­guir capital pa­ra cre­cer a 10.000 o 15.000 hec­tá­reas en el pla­zo de tres a cin­co años. Don­de es­ta­mos ubi­ca­dos hay 50.000 hec­tá­reas li­bres y un río cau­da­lo­so ideal pa­ra el rie­go”, re­mar­ca.

Mien­tras tan­to, los aven­tu­re­ros es­tu­dian otras va­rian­tes pa­ra in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción, su­man­do el cul­ti­vo de so­ja al es­que­ma. “Cla­ra­men­te, los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos es­tán a la van­guar­dia en so­ja. Por eso en oc­tu­bre ha­re­mos un en­sa­yo de 20- 30 hec­tá­reas con un gru­po ro­sa­rino que se lla­ma Al­bar­dón­bio, cu­yo ne­go­cio cen­tral es la pro­duc­ción de bio­die­sel a ba­se de acei­te de so­ja. Ellos trae­rán el co­no­ci­mien­to téc­ni­co y el pa­que­te tec­no­ló­gi­co”, di­ce el jo­ven.

“Con la so­ja po­dría­mos fo­men­tar el con­su­mo de pro­teí­nas en es­ta par­te del mun­do, que es muy bajo, y agro­nó­mi­ca­men­te, la ro­ta­ción so­ja/ arroz es muy bue­na por­que la so­ja pro­vee el ni­tró­geno que el arroz con­su­me. Igual­men­te, los cam­pos des­ti­na­dos al mer­ca­do eu­ro­peo, que se­rán cer­ti­fi­ca­dos co­mo or­gá­ni­cos, no po­drán ser ro­ta­dos con so­ja”, con­clu­ye.

Pa­ra los más in­tré­pi­dos, y hay ar­gen­ti­nos en­tre ellos, en Áfri­ca es­tá to­do por ha­cer.

Hay equi­po. Mroue con dos so­cios afri­ca­nos, en un cam­po a unos 300 ki­ló­me­tros de la capital, Freetown.

Áfri­ca mía. Un gru­po de lo­ca­les en la ta­rea de re­co­lec­ción. Lo clá­si­co es ha­cer­lo ma­nual­men­te, pe­ro es­tá cambiando.

Téc­ni­ca lo­cal. Una par­ce­la de plan­ti­nes que se­rán trans­plan­ta­dos si­guien­do un sis­te­ma de in­ten­si­fi­ca­ción. Con el trans­plan­te tem­prano, rie­go ca­da seis días y fer­ti­li­za­ción se au­men­tan en­tre 50% y 100% los rin­des.

In­tré­pi­dos. Los ar­gen­ti­nos Mroue ( izq.) e Ime­ri­to, tras ir al cam­po en mo­to.

Co­se­cha. Una mu­jer afri­ca­na en ple­na re­co­lec­ción del arroz. Una par­te de esa ta­rea se ha­ce ma­nual­men­te y otra par­te es­tá me­ca­ni­za­da. Por aho­ra usan co­se­cha­do­ras chi­nas de po­co an­cho de la­bor.

In­ge­nie­ros. El afri­cano Da­niel Sai­du ( izq.) y su co­le­ga ar­gen­tino Pablo Mar­ti.

En equi­po. Re­pre­sen­tan­tes de la FAO en el cam­po jun­to a Mroue e Ime­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.