El bar­be­cho quí­mi­co, si es tem­prano, es me­jor

Prac­ti­car bar­be­chos quí­mi­cos tem­pra­nos au­men­ta la efi­ca­cia de con­trol de ma­le­zas di­fí­ci­les y per­mi­te acu­mu­lar agua pa­ra el cul­ti­vo pos­te­rior.

Clarin - Rural - - TAPA -

Con­se­jos cla­ve con­tra las ma­le­zas di­fí­ci­les.

Los bar­be­chos oto­ña­les son la cla­ve pa­ra lo­grar una exi­to­sa im­plan­ta­ción de los pró­xi­mos cul­ti­vos den­tro de la ro­ta­ción agrí­co­la, sean de fi­na co­mo de grue­sa. Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio ade­lan­tar lo más po­si­ble la apli­ca­ción de her­bi­ci­das re­si­dua­les.

Es una prác­ti­ca co­mún en el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio es­pe­rar a las pri­me­ras he­la­das pa­ra reali- zar los bar­be­chos oto­ña­les. Pe­ro en un año co­mo el ac­tual, en el que la com­bi­na­ción de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra jue­ga a fa­vor del desa­rro­llo de las ma­le­zas de ci­clo oto­ño - in­verno - pri­ma­ve­ral, co­mo así tam­bién el pro­lon­ga­mien­to del ci­clo de al­gu­nas pri­ma­ve­ro es­ti­va­les, es­pe­rar a las pri­me­ras he­la­das pue­de lle­var a la ne­ce­si­dad de uti­li­zar téc­ni­cas co­mo el Do­ble “Knock Down” con Pa­ra­quat y, de ese mo­do, au­men­tar los cos­tos en for­ma in­ne­ce­sa­ria.

Por otra par­te, la uti­li­za­ción de sul­fo­ni­lu­reas co­mo her­bi­ci­da re­si­dual, ba­sa­da so­lo en el uso de met­sul­fu­rón ge­né­ri­co co­mo úni­co prin­ci­pio ac­ti­vo y en­ci­ma en ba­jas do­sis, no so­lo es in­efi­cien­te en tiem­po de con­trol, sino que pue­de au­men­tar los ni­ve­les de re­sis­ten­cia al mo­do de ac­ción en de­ter­mi­na­das ma­le­zas.

Por lo tan­to, cuan­to an­tes se reali­ce el con­trol de ma­le­zas pos­te­rior a la co­se­cha de los cul­ti­vos es­ti­va­les me­jo­ra sus­tan­cial­men­te no so­lo el con­trol de ma­le­zas pos­te­rior a la apli­ca­ción, sino en el tiem­po, per­mi­tien­do lle­gar a la sa­li­da del in­vierno sin re­bro­tes de las es­pe­cies con­tro­la­das.

Es­te ma­ne­jo de ma­le­zas per­mi­te re­ser­var agua pa­ra los cul­ti­vos de la pró­xi­ma cam­pa­ña y con­tro­lar ma­le­zas pri­ma­ve­ro - es­ti­val pe­ren­nes que en oto­ño acu­mu­lan ma­te­ria se­ca en sus ór­ga­nos de reserva.

Es­ta dis­po­si­ción de la plan­ta de te­ner co­mo des­tino los ór­ga­nos de reserva fa­ci­li­ta la tras­lo­ca­ción o trans­por­te de her­bi­ci­das a es­tas zo­nas, lo que de­ter­mi­na muy buenos con­tro­les. Tam­bién se uti­li­za pa­ra con­tro­lar ma­le­zas oto­ño - in­ver­na­les, las que co­mien­zan su emer­gen­cia en ca­ma­das o pul­sos, de­pen­dien­do de la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad del sue­lo.

Una de las ma­le­zas que con más fre­cuen­cia apa­re­ce es ra­ma ne­gra. Es­ta ma­le­za tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de pre­sen­tar dos momentos de emer­gen­cia bien mar­ca­dos. En oto­ño la ma­yor par­te, al­re­de­dor de un 60%, y en pri­ma­ve­ra el otro 40%. El pro­ble­ma ra­di­ca en que es­ta se­gun­da eta­pa de emer­gen­cia es mu­cho más agre­si­va en cre­ci­mien­to y desa­rro­llo y la ven­ta­na de con­trol es­tá mu­cho más li­mi­ta­da. Si no fue bien con­tro­la­da, los re­bro­tes pri­ma­ve­ra­les que ocu­rren en ma­tas mal con­tro­la­das du­ran­te el oto­ño son su­ma­men­te di­fí­ci­les de eli­mi­nar del lo­te.

En es­te sen­ti­do, la es­tra­te­gia de con­trol de ma­le­zas en bar­be­cho de­be te­ner en cuen­ta es­tas eta­pas de ger­mi­na­ción, uti­li­zan­do en oto­ño her­bi­ci­das que per­mi­tan un ex­ce­len­te con­trol y que su es­ta­bi­li­dad de ac­ción en el sue­lo se vea fa­vo­re­ci­do por las con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

En es­te sen­ti­do, her­bi­ci­das for­ma­dos por dos prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo el clor­sul­fu­rón y el met­sul­fu­rón, am­bos per­te­ne­cien­tes a las fa­mi­lias de las sul­fo­ni­lu­reas, que en com­bi­na­ción si­ner­gi­zan su ac­ción y re­si­dua­li­dad en el lo­te ( co­mo el Fi­nes­se, de Du­pont), pre­sen­tan un ex­ce­len­te con­trol de ma­le­zas di­fí­ci­les, en­tre ellas ra­ma ne­gra, brin­dan­do una re­si­dua­li­dad su­pe­rior.

Des­de ese mo­men­to y has­ta la siem­bra, el se­gui­mien­to del lo­te es fun­da­men­tal, ya que la pre­sión del ban­co de se­mi­llas de­ter­mi­na­rá el mo­men­to y el pro­duc­to a uti­li­zar en el pró­xi­mo con­trol.

Fa­vo­ra­ble. Pa­ra es­ta cam­pa­ña que arran­ca, la com­bi­na­ción de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra jue­ga a fa­vor del desa­rro­llo de las ma­le­zas de ci­clo oto­ño in­ver­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.