Cris­ti­na no quie­re más tri­go

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Bueno, el go­bierno de­fi­ni­ti­va­men­te no quie­re tri­go. La pre­si­den­ta que­mó las na­ves, di­si­pan­do en un so­lo so­pli­do las te­nues ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía des­per­ta­do la in­mi­nen­cia de al­gún anun­cio.

Da­do lo avan­za­da de la es­ta­ción, los más op­ti­mis­tas es­pe­rá­ba­mos una reac­ción ra­cio­nal, im­pul­san­do la siem­bra a tra­vés de dos me­di­das can­ta­das: la aper­tu­ra irres­tric­ta de las ex­por­ta­cio­nes, y la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, con­vir­tién­do­los en un an­ti­ci­po del im­pues­to a las ga­nan­cias.

Es­tas dos me­di­das, ve­nía­mos di­cien­do, de­bían com­ple­men­tar­se con un acuer­do político con el sec­tor. Era im­po­si­ble pe­dir acer­ca­mien­to con la Me­sa de En­la­ce, pe­ro hay en­ti­da­des co­mo Ar­gen­tri­go, que atra­vie­sa a to­da la ca­de­na, con la que po­día in­ten­tar­se fo­go­near la siem­bra.

Si se al­can­za­se una su­per­fi­cie de 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, que no es na­da del otro mun­do, la pro­duc­ción po­dría ro­zar las 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Se ge­ne­ra­ría un vo­lu­men ex­por­ta­ble de 13 mi­llo­nes, que a los pre­cios ac­tua­les ( en ni­ve­les muy atrac­ti­vos por pro­ble­mas cli­má­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos) sig­ni­fi­ca­rían ex­por­ta­cio­nes por 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2015. Y que lle­ga­rían en el mo­men­to in­di­ca­do: ha­cia fin de año, cuan­do caen los em­bar­ques del com­ple­jo so­je­ro. Así, el go­bierno evi­ta­ría caer en el la­men­ta­ble pa­pel de es­te verano, ga­rro­nean­do un pu­ña­do de dó­la­res a los ex­por­ta­do­res a cuen­ta de la fu­tu­ra co­se­cha.

To­do lo que anun­ció fue la aper­tu­ra de una cuo­ta de 500.000 to­ne­la­das de tri­go, cuan­do es­tán so­bran­do 2 mi­llo­nes. Y ca­yó en el ri­dícu­lo con la de­vo­lu­ción de las re­ten­cio­nes del fi­dei­co­mi­so que ideó el año pa­sa­do Gui­ller­mo Mo­reno, en otro in­ten­to por no pa­gar el cos­to político de eli­mi­nar los de­re­chos de ex­por­ta­ción. Al no ha­cer­lo, la siem­bra fue ma­gra y tam­bién la pro­duc­ción, por lo que el fon­do re­cau­da­do fue in­sig­ni­fiun-

In­cen­ti­van­do la siem­bra del ce­real en­tra­rían U$ S 3.500 mi­llo­nes en 2015

can­te.

Pe­ro en­ci­ma, hu­bo que es­cu­char­le una re­se­ña de vie­jos cli­chés que, por su re­cu­rren­cia, ge­ne­ran una amar­ga sen­sa­ción de in­mo­vi­lis­mo. Cris­ti­na Kirch­ner me­neó nue­va­men­te la teo­ría de que los pro­duc­to­res son in­sen­si­bles a los es­tí­mu­los eco­nó­mi­cos. Es lo que se des­pren­de de sus co­men­ta­rios so­bre lo su­ce­di­do en di­fe­ren­tes cam­pa­ñas, don­de no hu­bo si­me­tría en­tre el ni­vel de re­ten­cio­nes y el vo­lu­men de la co­se­cha.

La cues­tión es sen­ci­lla. Los de­re­chos de ex­por­ta­ción, así co­mo el des­do­bla­mien­to cam­bia­rio, de­pri­men la pro­duc­ción por me­nor uso de tec­no­lo­gía. El peor im­pac­to de las re­ten­cio­nes es que al­te­ran la re­la­ción in­su­mo/ pro­duc­to: obli­gan a uti­li­zar ma­yo­res can­ti­da­des de tri­go, por ejem­plo, pa­ra pa­gar una uni­dad de fer­ti­li­zan­te. En­ton­ces, se fer­ti­li­za me­nos. Y co­mo un tri­go mal nu­tri­do rin­de po­co, los pro­duc­to­res de punta de­ci­den fi­nal­men­te no sem­brar­lo.

Tam­bién al­te­ran la re­la­ción tri­go/ trac­tor, tri­go/ sem­bra­do­ra, tri­go/ fle­te, etc. En­ton­ces se de­pri­me no so­lo la pro­duc­ción, sino to­da la ac­ti­vi­dad del sec­tor. Prue­bas al can­to: de no ha­ber si­do por la lle­ga­da sal­va­do­ra de la or­den de com­pra de Ve­ne­zue­la, hoy ten­dría a va­rias de las prin­ci­pa­les fá­bri­cas de ma­qui­na­ria agrí­co­la fren­te a ins­tan­cias ex­tre­mas.

La pre­si­den­ta se ex­pla­yó tam­bién so­bre el im­pac­to de las re­ten­cio­nes en los que ope­ran en el down stream del maíz, ci­tan­do a pro­duc­to­res de po­llos y feed­lo­te­ros. Se­ño­ra, esos sec­to­res tie­nen el maíz más ba­ra­to del mun­do. Los ve­ci­nos de Chi­le ex­por­tan po­llos y cer­dos pro­du­ci­dos con maíz ar­gen­tino, por el que pa­gan pre­cio in­ter­na­cio­nal lleno. Si es­tos sec­to­res tie­nen di­fi­cul­ta­des en la Ar­gen­ti­na, no se ori­gi­nan en el pre­cio del ali­men­to sino en otros fac­to­res que in­ci­den en to­das las in­dus­trias. No es bue­na po­lí­ti­ca com­pen­sar­los a cos­ta del sa­cri­fi­cio de la pro­duc­ción de los bá­si­cos, ha­cien­do que los seg­men­tos que han cons­trui­do com­pe­ti­ti­vi­dad se ha­gan car­go de pro­ble­mas aje­nos.

De esa ma­ne­ra, co­mo aho­ra, per­de­mos to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.