Mo­ni­to­rear pa­ra to­mar la me­jor de­ci­sión

Clarin - Rural - - LA COYUNTURA AGRÍCOLA -

El bar­be­cho quí­mi­co re­pre­sen­ta una de esas ins­tan­cias agro­nó­mi­cas de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra quien hoy bus­ca sem­brar tri­go, ce­ba­da o in­clu­so si se apun­ta al pró­xi­mo cul­ti­vo de verano.

En ge­ne­ral la lon­gi­tud de bar­be­cho más efi­cien­te tie­ne lu­gar en­tre los 30 y 90 días y - de acuer­do con di­fe­ren­tes tra­ba­jos rea­li­za­dos en las úl­ti­mas seis cam­pa­ñas por téc­ni­cos del INTA en con­jun­to con es­pe­cia­lis­tas de Syn­gen­ta- se ha de­mos­tra­do que el agua al­ma­ce­na­da du­ran­te el bar­be­cho pue­de cons­ti­tuir has­ta el 50% del agua con­su­mi­da du­ran­te el cul­ti­vo.

Se­gún ex­pli­ca el ingeniero agró­no­mo Fran­cis­co Ciuc­ci, in­te­gran­te del equi­po de Ser­vi­cio Téc­ni­co esa com­pa­ñía, en la zo­na sur de la pro­vin­cia de Buenos Aires, capital na­cio­nal del tri­go, el ob­je­ti­vo del bar­be­cho es brin­dar al lo­te las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra acu­mu­lar agua en el per­fil, sos­te­ner los ín­di­ces de fer­ti­li­dad, evi­tar el avan­ce de en­fer­me­da­des que uti­li­zan las ma­le­zas co­mo hos­pe­dan­tes, y con­tra­rres­tar el con­su­mo de agua y nu­trien­tes por las ma­le­zas.

En la cam­pa­ña 2014, en­tre las ma­le­zas de ma­yor in­ci­den­cia y a la vez más pro­ble­má­ti­cas se cuen­tan ave­na fa­tua, rye grass, ra­ma ne­gra, yu­yo co­lo­ra­do, yu­yo mo­ro, apio ci­ma­rrón, san­gui­na­ria, na­bon, vio­la y mos­ta­ci­lla.

Las ma­le­zas con­su­men muy rá­pi­do el agua del sue­lo, por lo que se re­co­mien­da rea­li­zar un tem­prano tra­ta­mien­to en el bar­be­cho ( mien­tras las ma­le­zas se ha­llan en es­ta­do de plán­tu­la), cui­dan­do tam­bién la ca­li­dad de apli­ca­ción, con el ob­je­ti­vo de al­can­zar el nú­me­ro re­co­men­da­do de go­tas por cen­tí­me­tro cua­dra­do.

Se­gún plan­tea Ciuc­ci, en la ac­tua­li­dad ca­si to­das las apli­ca­cio­nes de gli­fo­sa­to se ha­cen en con­jun­to con uno o más her­bi­ci­das, mez­cla­dos en el mis­mo cal­do y con mo­dos de ac­ción di­fe­ren­tes.

“Es por ello que te­ne­mos que co­no­cer muy bien el mo­do de ac­ción de los her­bi­ci­das. Nues­tra re­co­men­da­ción es apli­car mez­clas de gli­fo­sa­to con her­bi­ci­das hor­mo­na­les o re­si­dua­les pa­ra evi­tar los na­ci­mien­tos de oto­ño, en es­pe­cial de ra­ma ne­gra, car­dos, na­bos y lo­lium”, ex­pli­ca.

En cuan­to a los her­bi­ci­das de ti­po se­lec­ti­vo, és­tos se apli­can en los me­ses de agos­to, sep­tiem­bre y oc­tu­bre.

“Si la de­ci­sión es no ha­cer fi­na y es­pe­rar has­ta oc­tu­bre por el pró­xi­mo cul­ti­vo de verano, lo me­jor se­ría uti­li­zar her­bi­ci­das re­si­dua­les con los re­cau­dos per­ti­nen­tes o com­bi­nar con cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. Es muy im­por­tan­te mo­ni­to­rear los lo­tes y rea­li­zar re­co­rri­das se­ma­na­les pa­ra eva­luar la evo­lu­ción de las ma­le­zas. Siem­pre de­be­mos an­ti­ci­par­nos pa­ra ob­te­ner los me­jo­res con­tro­les y lo­tes lim­pios du­ran­te pe­río­dos pro­lon­ga­dos. Si se de­fi­ne uti­li­zar her­bi­ci­das no re­si­dua­les, es pro­ba­ble que se de­ban rea­li­zar al me­nos tres apli­ca­cio­nes de mez­cla de gli­fo­sa­to más hor­mo­na­les, en es­pe­cial du­ran­te la pri­ma­ve­ra, que es el pe­río­do de elon­ga­ción de la ra­ma ne­gra”, afir­ma.

Una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra con­tro­lar ma­le­zas en es­ta­dos avan­za­dos de cre­ci­mien­to, po­dría ser la es­tra­te­gia de DKD (“Dou­ble Know Down”), que con­sis­te en la apli­ca­ción de Sul­fo­sa­to con 2,4D ester, y rea­li­zar otra apli­ca­ción de Ce­ri­llo a los 7 a 10 días”, re­co­mien­da Ciuc­ci.

Gra­mí­neas. Echi­no­cloa, en maíz.

Agre­si­va. Un re­bro­te de ra­ma ne­gra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.