La po­ten­cia ali­men­ta­ria

Clarin - Rural - - EL PROBLEMA DE LAS MALEZAS -

Atrás que­dó el “quin­que­nio de oro” ( 1991- 1996) en el cual avan­za­mos de­ci­di­da­men­te en la in­te­gra­ción del Mer­co­sur co­mo pri­mer pa­so ha­cia la cons­truc­ción de una “Nación de Na­cio­nes Sud­ame­ri­ca­na”. No pu­di­mos - o no su­pi­mos- per­fec­cio­nar la “Unión Adua­ne­ra” que ha­bía­mos pac­ta­do en sep­tiem­bre de 1994 en Ou­ro Pre­to ( Bra­sil) y que de­bía co­men­zar a fun­cio­nar en enero de 1995.

No pu­si­mos en mar­cha el “Aran­cel Ex­terno Co­mún” ni la in­te­gra­ción ple­na de las adua­nas ni los me­ca­nis­mos pa­ra la con­ver­gen­cia fi­nan­cie­ra que de­bía lle­var­nos a la mo­ne­da úni­ca.

La ma­xi­de­va­lua­ción bra­si­le­ra de enero de 1999 y el de­fault ar­gen­tino de di­ciem­bre del 2001, ter­mi­na­ron de que­brar los pi­la­res que ha­bía­mos cons­trui­do des­de 1985, cuan­do los pre­si­den­tes Al­fon­sín y Sar­ney die­ron el pa­so más di­fí­cil: ter­mi­nar con la “hi­pó­te­sis de gue­rra” en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil abrien­do al con­trol re­cí­pro­co de los pla­nes nu­clea­res y de­jan­do de la­do el ob­je­ti­vo de cons­truir “la bom­ba” cu­yo des­tino fi­nal era al­can­zar nues­tras res­pec­ti­vas ca­pi­ta­les.

Ter­mi­na­mos con el fan­tas­ma de la gue­rra y nos en­re­da­mos en el azú­car, el tri­go, la le­che, el arroz, la cha­pa, los za­pa­tos, los tex­ti­les y la “lí­nea blan­ca”. Y mien­tras no­so­tros re­tro­ce­día­mos, in­cor­po­ran­do a des­tiem­po a Ve­ne­zue­la y abrien­do un fo­so en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, avan­zó el NAF­TA, la Unión Eu­ro­pea y el Asia Pa­cí­fi­co.

Bra­sil se “ma­rea” con su sex­to lu­gar pla­ne­ta­rio y el mar­ke­ting de los BRICS, mien­tras pier­de Chi­le, Pe­rú y Co­lom­bia de la mano de Mé­xi­co y se en­cie­rra con los K y Chá­vez per­dien­do una opor­tu­ni­dad úni­ca de avan­zar en la in­te­gra­ción sud­ame­ri­ca­na, im­pul­san­do una UNA­SUR y la CE­LAC co­mo fo­ros de de­ba­te político que vuel­ven a en­re­dar­se en la ma­ra­ña del “an­ti­im­pe­ria­lis­mo” y la con­fron­ta­ción nor­te- sur.

Es ho­ra de em­pe­zar de nue­vo. Así co­mo los eu­ro­peos, des­pués de la Co­mu­ni­dad del Car­bón y el Ace­ro, lo­gra­ron la po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún ( PAC), no­so­tros de­be­ría­mos or­ga­ni­zar una Agen­cia Ali­men­ta­ria Sud­ame­ri­ca­na con dos ob­je­ti­vos bá­si­cos: u Lan­zar un pro­gra­ma “ham­bre ce­ro 2020” pa­ra erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma y la des­nu­tri­ción in­fan­til ( que, pa­ra nues­tra ver­güen­za, to­da­vía afec­ta a un por­cen­ta­je alar­man­te de ni­ños). u Ge­ne­rar una au­to­ri­dad fi­to­sa­ni­ta­ria re­gio­nal en con­di­cio­nes de li­diar de igual a igual con la nor­te­ame­ri­ca­na, la eu­ro­pea o la chi­na.

Po­dría­mos así mos­trar­le al mun­do nues­tra de­ci­sión de re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do avan­zan­do so­bre nues­tras pro­pias de­bi­li­da­des y ca­ren­cias, en te­rre­nos con­cre­tos y sen­si­bles, don­de so­mos su­per­avi­ta­rios, co­mo los ali­men­tos, y con al­tos es­tán­da­res téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos.

Es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca con­si­de­ran­do que so­mos los ma­yo­res pro­duc­to­res de so­ja, car­ne, ha­ri­na, pescados, azú­car, li­mo­nes, na­ran­jas, ca­fé y va­rias fru­tas y hortalizas y es­ta­mos en la pri­me­ra me­dia do­ce­na de pro­duc­to­res de maíz, tri­go, le­che, ca­cao, car­nes por­ci­nas y ovi­nas, y prác­ti­ca­men­te to­dos los pro­duc­tos ali­men­ti­cios ima­gi­na­bles. A lo que hay que su­mar el li­de­raz­go agroin­dus­trial en aceites co­mes­ti­bles, bio­com­bus­ti­bles y eta­nol de ca­ña.

Te­ne­mos que con­ver­tir tan­ta ri­que­za y sa­pien­cia en una pa­lan­ca in­te­rior ( al ser­vi­cio de nues­tra gen­te) y ex­te­rior ( co­mo ins­tru­men­to de con­so­li­da­ción de nues­tra in­ter­lo­cu­ción con las re­gio­nes y paí­ses cen­tra­les).

To­do pa­sa por de­jar de la­do la re­tó­ri­ca y avo­car­nos a las rea­li­za­cio­nes más con­cre­tas. t

So­ja bra­si­le­ña. Un lo­te de la olea­gi­no­sa en Rio Gran­de Do Sul. Bra­sil y Ar­gen­ti­na son la gran po­ten­cia so­je­ra mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.