El sue­lo pi­de más

Cua­tro de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en fer­ti­li­za­ción de la Ar­gen­ti­na analizan los de­sa­fíos de la nu­tri­ción de cul­ti­vos. Po­nen el fo­co en la ba­ja re­po­si­ción de nu­trien­tes, la amen­za so­bre el fu­tu­ro agrí­co­la y, tam­bién, el gran po­ten­cial pa­ra cre­cer con sust

Clarin - Rural - - TAPA - BAHIA BLAN­CA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@ cla­rin. com

La nu­tri­ción ve­ge­tal es una he­rra­mien­ta que cru­za a dis­tin­tos “ac­ti­vos” de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria, que po­drían re­su­mir­se en tres gran­des gru­pos: eco­nó­mi­co, am­bien­tal y so­cial, los pi­la­res que sos­tie­nen a la sus­ten­ta­bi­li­dad. Apun­ta­lar­la es uno de los de­sa­fíos cen­tra­les de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Por eso, Cla­rín Ru­ral ha­bló en Bahía Blan­ca a dis­tin­tos re­fe­ren­tes de la fer­ti­li­za­ción en el país, quie­nes ana­li­za­ron las ta­reas que tie­ne por de­lan­te la ca­de­na agrí­co­la pa­ra pro­du­cir más y me­jor.

Pablo Pus­set­to, en su rol de pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar, la aso­cia­ción que agru­pa a las prin­ci­pa­les em­pre­sas de fer­ti­li­zan­tes, con­si­de­ró que uno de los de­sa­fíos cen­tra­les de la nu­tri­ción ve­ge­tal es­tá re­la­cio­na­do con la ro­ta­ción de los cul­ti­vos.

El he­cho de que más del 50% de la su­per­fi­cie sem­bra­da en el país sea de so­ja lle­va a pen­sar otra cues­tión. Pus­set­to pre­ci­sa que so­lo el 60%- 65% de los pro­duc­to­res de so­ja apli­can al­go de fer­ti­li­zan­te en el cul­ti­vo. “Es­to es tre­men­do, por­que sig­ni­fi­ca que hay gen­te que aun des­co­no­ce las ven­ta­jas de la fer­ti­li­za­ción y otra que por una cues­tión de ne­go­cio in­me­dia­to de­ci­de apli­car po­co”, ad­vier­te Pus­se­to.

El eje­cu­ti­vo plan­tea, en esa lí­nea, que es cla­ve se­guir ge­ne­ran­do con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia del uso de los fer­ti­li­zan­tes, pe­ro no só­lo por su im­pac­to en la sus­ten­ta­bi­li­dad, sino tam­bién en la ren­ta­bi­li­dad de lar­go pla­zo.

Si se ha­bla só­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, Pus­set­to in­di­ca que dis­tin­tas ex­pe­rien­cias de­mues­tran que hay un re­torno muy al­to por ca­da pe­so in­ver­ti­do en fer­ti­li­zan­tes, que pue­de lle­gar has­ta el 120%. Pe­ro el te­ma de la sus­ten­ta­bi­li­dad es ur­gen­te, ya que de la to­ta­li­dad de los nu­trien­tes que se ex­por­tan con los gra­nos, so­lo se re­po­ne el 35%, se­gún los nú­me­ros de Fer­ti­li­zar. “Sin re­po­si­ción no se man­tie­nen las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas de los suelos a fu­tu­ro”, ad­vier­te.

Por su par­te, Fer­nan­do Gar­cía, di­rec­tor re­gio­nal del Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción Ve­ge­tal ( IPNI, por sus si­glas en in­glés) coin­ci­de en que un desafío cen­tral es equi­li­brar el de­fi­ci­ta­rio ba­lan­ce de nu­trien­tes de los suelos en el cul­ti­vo de so­ja. En cam­bio, en los ce­rea­les ( tri­go y maíz, so­bre to­do), in­di­ca que hay cues­tio­nes más de sin­to­nía fi­na. Por ejem­plo, me­jo­rar la efi­cien­cia de ab­sor­ción de ni­tró­geno por ca­da ki­lo de nu­trien­te apli­ca­do.

Ade­más, di­ce que hay que ser más exac­to con el diag­nós­ti­co y con la re­co­men­da­ción, vin­cu­la­da a qué se apli­ca, có­mo, cuán­do y dón­de.

En re­fe­ren­cia al fós­fo­ro, otro nu­trien­te fun­da­men­tal, los nú­me­ros de los ex­per­tos in­di­can que so­lo se re­po­ne en­tre el 50%- 60% de lo que los cul­ti­vos ex­traen a ni­vel na­cio­nal. Gar­cía in­di­ca que es­ta es una cues­tión que de­be­ría ser un com­pro­mi­so de to­do el país, por­que aquí no hay re­ser­vas mi­ne­ras de fós­fo­ro, con lo cual, si se si­gue ex­tra­yen­do tan­to más de lo que se re­po­ne, la de­pen­den­cia de las im­por­ta­cio­nes se­rá ca­da vez más gran­de y con­cen­tra­da.

Fi­nal­men­te, Gar­cía agre­ga un da­to muy in­tere­san­te, vin­cu­la­do a la te­nen­cia de la tie­rra. Ad­vier­te que de es­tas ur­gen­cias y de­sa­fíos de­be to­mar con­cien­cia no so­lo el arren­da­ta­rio ( el que siem­bra) sino tam­bién el due­ño del cam­po, quien de­be­ría con­si­de­rar fun­da­men­tal man­te­ner pro­duc­ti­vo su sue­lo, aun­que en la ma­yor par­te de los ca­sos no pres­tan aten­ción al te­ma.

Ga­briel Espósito, ti­tu­lar de la cá­te­dra de Ce­rea­li­cul­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to y es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción,

con­si­de­ra que de­be avan­zar­se en la in­ten­si­fi­ca­ción de la agri­cul­tu­ra pe­ro mi­ni­mi­zan­do el im­pac­to so­bre el am­bien­te. “Es­to es al­go que la so­cie­dad es­tá de­man­dan­do ca­da vez con más ener­gía”, ad­vier­te a ni­vel ma­cro. Y en lo más téc­ni­co re­co­mien­da “pro­fun­di­zar con én­fa­sis el aná­li­sis de fuen­te, mo­men­to, do­sis y lu­gar en que se apli­can los nu­trien­tes, por­que eso ex­pli­ca en bue­na me­di­da la va­ria­bi­li­dad de los ren­di­mien­tos que se ob­ser­van den­tro de un mis­mo lo­te o una mis­ma re­gión”. A par­tir de pro­fun­di­zar esos aná­li­sis - ex­pli­ca Espósito- se po­drá abor­dar el desafío de me­jo­rar la efi­cien­cia de uso de los nu­trien­tes.

Aso­cia­do a la im­por­tan­cia de ha­cer aná­li­sis, el es­pe­cia­lis­ta de Cór­do­ba des­ta­ca que es cen­tral to­mar de­ci­sio­nes so­bre el ma­ne­jo de la fer­ti­li­za­ción apo­ya­das en tec­no­lo­gía de pro­ce­sos. “Afron­tar es­te desafío se re­suel­ve ha­cien­do mu­cha más agro­no­mía”, ejem­pli­fi­ca. Por su­pues­to, agre­ga, lue­go hay que pro­fun­di­zar el uso de he­rra­mien­tas co­mo la agri­cul­tu­ra de

De los nu­trien­tes que se “ex­por­tan” con los gra­nos, se re­po­ne so­lo el 35%

pre­ci­sión y el ma­ne­jo si­tio es­pe­cí­fi­co, que tam­bién son tec­no­lo­gías de pro­ce­sos.

A su turno, Fer­nan­do Sal­va­giot­ti, téc­ni­co del INTA Oli­ve­ros, en San­ta Fe, coin­ci­dió con sus co­le­gas en que “uno de los ma­yo­res de­sa­fíos pa­ra la fer­ti­li­za­ción es in­ten­si­fi­car la agri­cul­tu­ra sin de­te­rio­rar el am­bien­te, cui­dan­do los sis­te­mas frá­gi­les”. Por eso, con­si­de­ra que de­be ju­gar un pa­pel muy im­por­tan­te el co­no­ci­mien­to re­gio­nal, ya que ca­da zo­na tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas de ma­ne­jo par­ti­cu­la­res y una ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va má­xi­ma”.

Por otra par­te, Sal­va­giot­ti ad­vier­te que, en la me­di­da en que dis­tin­tos nu­trien­tes va­yan li­mi­tan­do la pro­duc­ción de los cul­ti­vos, la to­ma de las de­ci­sio­nes se irán com­ple­ji­zan­do. De to­das for­mas, re­cor­dó que es cla­ve ha­cer un aná­li­sis de to­dos los fac­to­res y, par­ti­cu­lar­men­te, de las li­mi­tan­tes. “No tie­ne sen­ti­do in­ten­tar so­lu­cio­nar dé­fi­cits nu­tri­cio­na­les si lo que hay son pro­ble­mas de al­ma­ce­na­mien­to de agua”, ejem­pli­fi­có.

Co­mo se ve, ideas no fal­tan a la ho­ra de ana­li­zar la nu­tri­ción de los cul­ti­vos y la sus­ten­ta­bi­li­dad. Lo que fal­ta es po­ner­las más en prác­ti­ca.

Pa­ra el tri­go. Car­gan­do la sem­bra­do­ra con fer­ti­li­zan­te, en un cam­po en el li­to­ral ar­gen­tino. Los ce­rea­les, co­mo tri­go y maíz, se fer­ti­li­zan mu­cho más que la so­ja.

Pus­set­to. Pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar.

Sal­va­giot­ti. Del INTA Oli­ve­ros.

Gar­cía. Di­rec­tor del IPNI Cono Sur.

Espósito. De la Univ. de Río Cuar­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.