En aler­ta con­tra la lep­tos­pi­ro­sis

El INTA Bal­car­ce diag­nós­ti­co la en­fer­me­dad en fe­tos bo­vi­nos abor­ta­dos. Se con­ta­gia a hu­ma­nos.

Clarin - Rural - - GANADERÍA | PRODUCCIÓN FORRAJERA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El Ser­vi­cio de Diag­nós­ti­co Ve­te­ri­na­rio Es­pe­cia­li­za­do (SDVE), per­te­ne­cien­te al INTA Bal­car­ce, diag­nos­ti­có re­cien­te­men­te ca­sos de lep­tos­pi­ro­sis en dis­tin­tas es­pe­cies. Es­ta bac­te­ria pue­de traer gran­des pér­di­das eco­nó­mi­cas y, de­bi­do a que es una en­fer­me­dad zoo­nó­ti­ca, pue­de trans­mi­tir­se y en­fer­mar a los se­res hu­ma­nos ex­pues­tos a ella.

El SDVE, de­pen­dien­te del área de In­ves­ti­ga­ción en Pro­duc­ción Ani­mal, diag­nos­ti­có los ca­sos de es­ta en­fer­me­dad en dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos de la zo­na de Ge­ne­ral Al­va­ra­do, Co­ro­nel Prin­gles y Lobos, to­dos en la pro­vin­cia de Buenos Aires.

Las fuen­tes de con­ta­mi­na­ción con el pa­tó­geno pue­den ser múl­ti­ples e in­clu­yen el con­tac­to con te­ji­dos u ori­na de ani­ma­les in­fec­ta­dos. En las zo­nas ur­ba­nas, es­ta en­fer­me­dad es fre­cuen­te por la pre­sen­cia de un ele­va­do nú­me­ro de ra­tas, roe­do­res por­ta­do­res per­ma­nen­tes de lep­tos­pi­ra.

La bac­te­ria pue­de di­se­mi­nar­se por el agua; por tal ra­zón es­tos bro­tes ge­ne­ral­men­te es­tán con­di­cio­na­dos por un ex­ce­so de hu­me­dad pro­duc­to de in­cre­men­tos en las pre­ci­pi­ta­cio­nes me­dias anua­les, si­tua­ción ob­ser­va­da en va­rias re­gio­nes pro­duc­ti­vas du­ran­te es­te año. Es­ta bac­te­ria fue iden­ti­fi­ca­da en fe­tos bo­vi­nos abor­ta­dos en­via­dos al SDVE.

La pre­sen­cia de es­ta en­fer­me­dad le ge­ne­ra al pro­duc­tor gran­des pér­di­das eco­nó­mi­cas, ya que al bo­vino le pro­du­ce in­fer­ti­li­dad, abor­tos, muer­tes neo­na­ta­les, na­ci­mien­to de ter­ne­ros dé­bi­les, muer­te de ter­ne­ros y dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción lác­tea.

Pa­ra su pre­ven­ción, exis­ten va­cu­nas co­mer­cia­les es­pe­cí­fi­cas que per­mi­ten con­tro­lar la en­fer­me­dad en los ro­deos bo­vi­nos, por lo que en años co­mo el co­rrien­te se re­co­mien­da su apli­ca­ción pa­ra evi­tar gra­ves pér­di­das eco­nó­mi­cas, so­bre to­do ha­cia el fi­nal de la ges­ta­ción.

La lep­tos­pi­ro­sis es una en­fer­me­dad pro­du­ci­da por una bac­te­ria que afec­ta al hom­bre y a la ma­yo­ría de los ani­ma­les do­més­ti­cos. Es muy ha­bi­tual que se pro­duz­can mu­chos ca­sos en hu­ma­nos lue­go de una inun­da­ción, por ejem­plo.

Los es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que se tra­ta de una im­por­tan­te zoo­no­sis, por lo que se re­co­mien­da con­cien­ti­zar tan­to al per­so­nal de cam­po co­mo a cual­quier per­so­na ex­pues­ta a fe­tos abor­ta­dos, des­car­gas ute­ri­nas y ori­na de po­si­bles ani­ma­les por­ta­do­res de la en­fer­me­dad, pa­ra que to­men los re­cau­dos ne­ce­sa­rios y evi­ten su ma­ni­pu­la­ción.

La en­fer­me­dad en las per­so­nas sue­le pro­du­cir sig­nos ines­pe­cí­fi­cos, que pue­den lle­gar a con­fun­dir­se con un epi­so­dio gri­pal tí­pi­co de es­ta épo­ca, ini­cial­men­te, aun­que lue­go sue­le traer con­se­cuen­cias fa­ta­les, por lo que se re­co­mien­da la pron­ta con­sul­ta al mé­di­co cuan­do apa­re­cen sín­to­mas com­pa­ti­bles con los cua­dros de es­ta gra­ve en­fer­me­dad. t

Pa­to­lo­gía. En los ro­deos, es­ta bac­te­ria pro­du­ce in­fer­ti­li­dad y muer­te neo­na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.