¡Aguan­ten los ter­ne­ros!

En el cam­po sal­te­ño que con­du­ce Car­los Sa­ra­via se es­pe­cia­li­zan so­lo en la cría, pa­ra pro­du­cir ter­ne­ros con la ma­yor efi­cien­cia. Con el res­pal­do de un fon­do de in­ver­sión de EE.UU., apos­ta­ron a la ge­né­ti­ca Bra­ford. Có­mo se in­te­gra con el res­to de la ca­de­na.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Con el avan­ce de la agri­cul­tu­ra, la ga­na­de­ría co­men­zó a en­con­trar es­pa­cios en si­tios que ha­ce al­gu­nos años eran im­pen­sa­dos pa­ra la ac­ti­vi­dad. En el ca­so del nor­te ar­gen­tino, los bo­vi­nos ga­nan un lu­gar ca­da vez más des­ta­ca­do, sin per­der efi­cien­cia a la ho­ra de con­tar ki­los de car­ne pro­du­ci­dos.

Al recorrer es­ta re­gión no sor­pren­de en­con­trar es­que­mas bien acei­ta­dos de cría, re­cría y has­ta pro­duc­to­res que se ani­man al ci­clo com­ple­to, con muy buenos re­sul­ta­dos. Ca­da uno uti­li­za las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra cre­cer en un es­ce­na­rio com­ple­jo, en don­de las li­mi­tan­tes cli­má­ti­cas mar­can la can­cha y obli­gan a que los ga­na­de­ros agu­di­cen al má­xi­mo el ma­ne­jo de su ro­deo.

En es­te mar­co, el nor­te tam­bién pue­de ser una gran usi­na ge­ne­ra­do­ra de ani­ma­les li­via­nos, co­mo lo de­mues­tra el ca­so del es­ta­ble­ci­mien­to San Si­món, ubi­ca­do a unos 40 ki­ló­me­tros de Sal­ta. Des­de ha­ce ocho años, co­men­za­ron a desa­rro­llar un es­que­ma de cría en un es­ce­na­rio que a pri­me­ra vis­ta lu­ce com­ple­jo, con un ré­gi­men de llu­vias anual de 400 mi­lí­me­tros, ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras y cam­pos que eran ca­si to­tal­men­te im­pro­duc­ti­vos.

En es­te rin­cón sal­te­ño, con po­co lo­gran mu­cho y el ob­je­ti­vo es cla­ro, de acuer­do a Car­los Sa­ra­via, el ad­mi­nis­tra­dor de San Si­món. “El nor­te tam­bién pue­de ser una gran fá­bri­ca de ter­ne­ros”, re­mar­có en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

El pun­ta­pié ini­cial de es­te pro­yec­to vino de la mano de un gru­po in­ver­sor nor­te­ame­ri­cano, de As­pen, Co­lo­ra­do, que en 2006 em­pe­zó a com­prar cam­pos en Sal­ta. Sin vin­cu­la­ción con la ac-

ti­vi­dad agro­pe­cua­ria en Es­ta­dos Uni­dos, apos­ta­ron a la ga­na­de­ría en la pro­vin­cia, y en con­jun­to con un gru­po de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos ar­gen­ti­nos die­ron los pri­me­ros pa­sos.

Si bien em­pe­zar com­ple­ta­men­te de ce­ro un es­que­ma de cría ga­na­de­ra no es fá­cil, Sa­ra­via ex­pli­có que la ven­ta­ja de es­ta si­tua­ción es po­der ele­gir des­de el co­mien­zo el ti­po de bo­vino que me­jor se adap­te, y no te­ner que uni­fi­car un ro­deo de ca­rac­te­rís­ti­cas dis­pa­res. Al mo­men­to de sa­lir a com­prar hem­bras, no es­ca­ti­ma­ron en gas­tos y apos­ta­ron por ge­né­ti­ca de pri­me­ra lí­nea. Así, el cam­po sal­te­ño in­cor­po­ró vien­tres, re­pro­duc­to­res y se­men de pres­ti­gio­sas ca­ba­ñas co­mo Las Li­las y La Pe­la­da.

A la ho­ra de de­fi­nir cuál era la ra­za que me­jor se adap­ta­ba a los ob­je­ti­vos de pro­duc­ción, Bra­ford ga­nó la pul­sea­da por va­rias ra­zo­nes. A di­fe­ren­cia de otras ra­zas sin­té­ti­cas, Sa­ra­via ex­pli­có que al ser un ani­mal man­so, se adap­ta muy bien a un es­que­ma de tra­ba­jo en el que pre­do­mi­nan mon­tes y ce­rros. Y en po­cos años los re­sul­ta­dos es­tán bien a la vis­ta. “Hoy, las va­qui­llo­nas ya su­pe­ran a sus ma­dres en cuan­to a ca­li­dad”, re­co­no­ció el ad­mi­nis­tra­dor.

En la ac­tua­li­dad, el ro­deo de San Si­món es­tá com­pues­to por unos 2.000 vien­tres Bra­ford, que se en­cuen­tran dis­tri­bui­dos en una su­per­fi­cie de 2.000 hec­tá­reas. Pa­ra so­por­tar es­ta al­ta car­ga por hec­tá­rea, la ba­se fo­rra­je­ra es­tá com­pues­ta por pas­tu­ras tro­pi­ca­les y cam­po na­tu­ral.

La in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fijo es una he­rra­mien­ta que su­ma pun­tos y per­mi­te sos­te­ner muy bue­nas ci­fras re­pro­duc­ti­vas. En San Si­món, los ser­vi­cios em­pie­zan en di­ciem­bre y pue­den ex­ten­der­se has­ta abril, de acuer­do a có­mo se pre­sen­te el ré­gi­men de llu­vias, el es­ta­do de las pas­tu­ras y la con­di­ción cor­po­ral del ro­deo.

Pa­ra el ma­ne­jo del ser­vi­cio, que se im­ple­men­ta con va­qui­llo­nas de 20 me­ses, el 70% del ro­deo de vien­tres re­ci­be in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, y el res­to se efec­túa a cam­po. En es­te pun­to, Sa­ra­via mar­ca una di­fe­ren­cia con la re­gión pam­pea­na. “En esa zo­na es más fá­cil, por­que se tra­ba­ja a co­rral, mien­tras que en nues­tro ca­so, los re­pro­duc­to­res de­ben recorrer dis­tan­cias ma­yo­res, te­ne­mos un ma­yor des­gas­te en los to­ros; por eso es la úni­ca ca­te­go­ría que su­ple­men­ta­mos con si­lo de maíz”, pre­ci­só. Y agre­gó que por el ma­yor des­gas­te, se cal­cu­la un to­ro ca­da 40/50 va­cas.

Es­ta si­tua­ción es con­tem­pla­da a la ho­ra de sa­lir a bus­car ge­né­ti­ca de re­pro­duc­to­res en el mer­ca­do. En es­te sen­ti­do, apun­tan a un ejem­plar de bue­na con­for­ma­ción y pig­men­ta­ción y con buen pre­pu­cio, pa­ra ex­ten­der la vi­da útil de

Hay un to­ro ca­da 40/50 va­cas y se los su­ple­men­ta con si­lo de maíz

los ma­chos en el ro­deo.

El ma­ne­jo de los ter­ne­ros se rea­li­za sin su­ple­men­ta­ción, y la ba­se fo­rra­je­ra es­tá com­pues­ta por buf­fel grass y pas­to na­tu­ral. En el ca­so de las pas­tu­ras tro­pi­ca­les, el ad­mi­nis­tra­dor ex­pli­có que en­sa­ya­ron con va­rias, pe­ro al fi­nal el buf­fel se im­pu­so, gra­cias a su adap­ta­ción al es­ca­so ré­gi­men de llu­vias.

Con es­ta dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos, lle­van a ca­bo un des­te­te a los sie­te me­ses, con un ani­mal que pe­sa en­tre 140 y 150 ki­los. Co­mo al­ter­na­ti­va de ma­ne­jo an­te es­ce­na­rios cli­má­ti­cos com­pli­ca­dos, se em­plea el des­te­te pre­coz. “El año pa­sa­do veía­mos que no iba a llo­ver, la va­ca no en­tra­ba en ce­lo y tu­vi­mos que en­tre­gar ter­ne­ros más li­via­nos”, re­cor­dó Sa­ra­via.

El agua pa­ra el ro­deo pro­vie­ne de ver­tien­tes ca­na­li­za­das, con ca­ños de tres pul­ga­das y be­be­de­ros au­to­má­ti­cos, to­do por gra­ve­dad.

Cuan­do los ter­ne­ros al­can­zan el pe­so desea­do, son co­mer­cia­li­za­dos a un pro­duc­tor de la zo­na que se en­car­ga de la re­cría has­ta los 240 ki­los, ade­más de su pos­te­rior en­gor­de, fae­na y venta. Y aun­que la la­bor de San Si­món fi­na­li­za con la en­tre­ga del ani­mal li­viano, rea­li­zan un se­gui­mien­to de su evo­lu­ción pa­ra ca­li­brar el ma­ne­jo.

Así, en una zo­na en la que el cli­ma y los suelos no re­ga­lan na­da, la bue­na ge­né­ti­ca y el ma­ne­jo ajus­ta­do de la ba­se fo­rra­je­ra per­mi­ten in­cur­sio­nar con éxi­to en la cría, con un enor­me po­ten­cial pa­ra ex­ten­der­se en su­per­fi­cie y ren­ta­bi­li­dad, a par­tir de una es­pe­cia­li­za­ción muy cla­ra.

Al pie de los ce­rros. Sa­ra­via, en un co­rral del cam­po San Si­món, a 40 ki­ló­me­tros de la capital pro­vin­cial.

Ro­deo. La ge­né­ti­ca de los Bra­ford se adap­ta bien al am­bien­te sal­te­ño. En San Si­món ya cuen­tan con 2.000 vien­tres.

Bien sal­te­ño. Sa­ra­via (izq.) des­ta­ca la al­ta car­ga, de una ca­be­za por hec­tá­rea. Arri­ba, un río que atra­vie­sa el cam­po, vin­cu­la­do al di­que Ca­bra Co­rral. El agua es cla­ve en el plan­teo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.