La ca­de­na fru­tí­co­la del Al­to Va­lle, en un mo­men­to com­pli­ca­do.

Dos in­ge­nie­ros agró­no­mos del Al­to Va­lle ga­na­ron el con­cur­so del ase­sor del año. Có­mo tra­ba­jan allí.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Lo re­la­tan dos pre­mia­dos in­ge­nie­ros agró­no­mos que tra­ba­jan en la re­gión.

Las eco­no­mías re­gio­na­les son pro­duc­cio­nes tí­pi­cas de de­ter­mi­na­das zo­nas del país y un gran mo­tor de avan­ce so­cio­eco­nó­mi­co pa­ra esas re­gio­nes. Es de­cir, si es­tas pro­duc­cio­nes van bien, la re­gión an­da bien; de lo con­tra­rio, to­dos su­fren.

Eso su­ce­de con la pro­duc­ción de fru­ta de pe­pi­ta (man­za­na y pe­ra) en el Al­to Va­lle de Río Ne­gro y Neu­quén. Es una eco­no­mía tra­di­cio­nal y re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial por la ca­li­dad de ma­te­ria pri­ma que pro­du­ce.

Ta­deo Ba­lli­vian y Ma­ría Susana Uno son dos in­ge­nie­ros agró­no­mos, am­bos por­te­ños, que for­man par­te de la ca­de­na de pro­duc­ción de la fru­ta de esa zo­na. El tie­ne co­mo for­ta­le­za la pro­duc­ción pri­ma­ria y ella co­no­ce muy bien el ma­ne­jo post­co­se­cha, ya que re­ci­be la fru­ta den­tro de una in­dus­tria.

Am­bos fue­ron los ga­na­do­res del clá­si­co con­cur­so “El ase­sor de año”, que or­ga­ni­za Du­pont y que es­te año con­vo­có a pro­fe­sio­na­les del Al­to Va­lle. Un ju­ra­do de cua­tro es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue y el INTA eva­luó las ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos de un gran gru­po de ase­so- res y Ba­lli­vian y Uno, la pri­me­ra mu­jer que ga­na el con­cur­so, se que­da­ron con el triun­fo.

Ba­lli­vian se desem­pe­ña co­mo ase­sor téc­ni­co y, ade­más, co­mo pro­duc­tor fru­tí­co­la. Lle­gó a la zo­na lle­va­do por un pro­yec­to fa­mi­liar ha­ce vein­te años. Allí co-

El ase­so­ra y pro­du­ce ci­rue­la y fru­tas de ca­ro­zo. Ella tra­ba­ja en una em­pa­ca­do­ra

men­zó a tra­ba­jar en la sec­ción de sa­ni­dad y te­ra­péu­ti­ca ve­ge­tal del INTA Al­to Va­lle mien­tras que, pa­ra­le­la­men­te, co­men­za­ba con la pro­duc­ción de fru­ta (ce­re­za y fru­ta­les de ca­ro­zo) en una cha­cra pro­pia jun­to a dos so­cios.

Ac­tual­men­te, su pe­que­ña fir­ma po­see 25 hec­tá­reas con fru­ta­les en dis­tin­to es­ta­do de pro­gre­so.

Por su par­te, Uno lle­gó a la zo­na del Al­to Va­lle pa­ra ha­cer una pa­san­tía en ma­ne­jo post­co­se­cha de fru­ta en una em­pre­sa em­pa­ca­do­ra, que es en la que tra­ba­ja has­ta el día de hoy. “Cuan­do uno lle­ga a es­ta zo­na des­de Buenos Aires pa­ra tra­ba­jar co­mo pro­fe­sio­nal, se co­no­ce otra reali­dad y sor­pren­de la in­ves­ti­ga­ción, tiem­po y es­fuer­zo que hay de­trás de un fru­tal. La fru­ti­cul­tu­ra es una ac­ti­vi­dad de de­ci­sio­nes com­ple­jas, de muy lar­go pla­zo en un mun­do cam­bian­te”, ad­vier­te Ba­lli­vian.

Y con­si­de­ran­do to­dos es­tos as­pec­tos, se la­men­ta cuan­do re­co­no­ce que el pre­sen­te de es­ta eco­no­mía re­gio­nal no es el me­jor.

“Hay una suba de cos­tos in­ter­nos que res­ta com­pe­ti­ti­vi­dad en los mer­ca­dos ex­ter­nos. Hay desáni­mo, con­cen­tra­ción pro­duc­ti­va, fal­ta de ga­nas de in­ver­tir y tam­bién se ve que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no quie­ren con­ti­nuar con la ac­ti­vi­dad”, ma­ni­fies­ta. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, sos­tie­ne que to­da­vía hay pro­duc­to­res que si­guen fir­mes en su con­vic­ción de se­guir tra­ba­jan­do bien y apos­tan­do a una me­jo­ra tec­no­ló­gi­ca per­ma­nen­te.

Por su par­te, Uno, que es je­fa de la plan­ta em­pa­ca­do­ra de man­za­nas de Ge­ne­ral Ro­ca de la fir­ma Ex­po­fruit Ar­gen­ti­na, tam­bién tie­ne su pro­pia vi­sión so­bre la reali­dad del sec­tor. Cuen­ta que en la em­pa­ca­do­ra que di­ri­ge se en­car­ga de to­do ti­po de con­tro­les de ca­li­dad des­de que la fru­ta lle­ga y has­ta que se em­pa­ca.

“El ob­je­ti­vo de nues­tra ta­rea es man­te­ner la vi­da útil de la fru­ta has­ta que lle­ga al con­su­mi­dor”, co­men­ta. Se tra­ta de una ta­rea cla­ve -des­ta­ca la in­ge­nie­ra-, ya que los con­su­mi­do­res, en al­gu­nos ca­sos, es­tán bien ale­ja­dos de los puer­tos ar­gen­ti­nos. Así, cuen­ta que du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año to­da la fru­ta de esa zo­na se va, en con­tra­es­ta­ción, ha­cia la Unión Eu­ro­pea, EE.UU., Ru­sia y el sud­es­te asiá­ti­co y, du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre del año se abas­te­ce el mer­ca­do bra­si­le­ño.

Des­de su lu­gar, ella tam­bién per­ci­be lo que co­men­tó Ba­lli­vian. Re­co­no­ce que hay un pro­ble­ma de ca­li­dad y que, por eso, es­tá au­men­tan­do el des­car­te. Es de­cir, la can­ti­dad de fru­ta que va a la in­dus­tria. “Y lo que real­men­te co­ti­za es la fru­ta fres­ca”, se la­men­ta.

Así ven el ne­go­cio dos in­ge­nie­ros pre­mia­dos que ha­cen una ta­rea que no es de las más co­no­ci­das en la re­gión cen­tral del país. Pe­ro en una eco­no­mía re­gio­nal de gran pe­so, que va­le la pe­na co­no­cer.

En el cam­po. Ta­deo Ba­lli­vian, de ro­jo, en un lo­te de ci­rue­la en ple­na flo­ra­ción.

En la plan­ta em­pa­ca­do­ra. Ma­ría Susana Uno, de blan­co, jun­to a ope­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.