En­tre el Mal­ba e In­dia­ná­po­lis

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Dos even­tos mar­ca­ron el pul­so de la se­ma­na: el en­mis­ma cuen­tro or­ga­ni­za­do por Cla­rín en el Mal­ba, el pri­me­ro de una se­rie des­ti­na­da a repensar la Ar­gen­ti­na pa­ra los tiem­pos que vie­nen; y el FEW de In­dia­ná­po­lis, don­de se pro­yec­tó el fu­tu­ro del eta­nol, que es co­mo de­cir el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra glo­bal.

En el Mal­ba no fal­tó na­die, sal­vo el que sus­cri­be… por eso de que no se pue­de to­car la cam­pa­na y es­tar en la pro­ce­sión. Me to­có dar una char­la so­bre eta­nol de bio­ma­sa fren­te a los lí­de­res de la agri­cul­tu­ra glo­bal, jus­to el día del en­cuen­tro del Mal­ba. Hay un co­mún de­no­mi­na­dor en­tre am­bos even­tos: el sec­tor ago­rin­dus­trial co­mo mo­tor de la eco­no­mía.

Ha­ce po­cos días, en EE.UU. se dio por fi­na­li­za­da la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca ini­cia­da en 2008. La re­ce­sión pro­vo­có una sen­si­ble caí­da del em­pleo, que se arras­tró has­ta abril. Aho­ra la si­tua­ción se re­vir­tió, pe­ro en el FEW se des­ta­có que el úni­co sec­tor de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que ha­bía se­gui­do ge­ne­ran­do em­pleo fue el del eta­nol, el bio­com­bus­ti­ble que se ob­tie­ne a par­tir de la fer­me­ta­ción del maíz.

En el mis­mo 2008, se des­en­ca­de­nó la ab­sur­da gue­rra del go­bierno con­tra el cam­po. Re­sul­ta­do: el kirch­ne­ris­mo de­rro­ta­do or­ga­ni­za una in­só­li­ta ven­gan­za, cas­ti­gan­do al agro y a los me­dios que re­la­ta­ron las pe­ri­pe­cias del sec­tor, en par­ti­cu­lar Cla­rín. La con­se­cuen­cia del ex­pe­ri­men­to K fue el freno del sec­tor más di­ná­mi­co y com­pe­ti­ti­vo de la eco­no­mía y la so­cie­dad.

El mar­tes, una im­po­nen­te pre­sen­cia de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios re­mar­ca­ron que la agroin­dus­tria se ha con­ver­ti­do en el eje del nue­vo pen­sa­mien­to na­cio­nal. Hay una ener­gía con­te­ni­da que se va acu­mu­lan­do y se des­ple­ga­rá, inexo­ra­ble­men­te, a par­tir de un ci­clo que se ex­tin­gue a fe­cha fi­ja.

El mis­mo día, en In­dia­na­po­lis, el pre­si­den­te de la Na­tio­nal Corn Gro­wers As­so­cia­tion mos­tra­ba que la ca­de­na ame­ri­ca­na del maíz se ha­bía con­ver­ti­do en una

Fal­tan po­cos me­ses pa­ra sa­lir de un lar­go y ab­sur­do le­tar­go. To­dos lo sa­ben

fuen­te inago­ta­ble de ac­ti­vi­dad en la nue­va era de la “bioe­co­no­mía”. En EE.UU., don­de el sha­le gas ya es una reali­dad, se po­ne el acen­to en la ne­ce­si­dad de com­pen­sar las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono, la ma­yor ame­na­za am­bien­tal que pa­de­ce la hu­ma­ni­dad. El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma anun­ció es­ta se­ma­na el es­ta­ble­ci­mien­to de un pro­gra­ma pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes un 30% pa­ra el 2030, to­man­do co­mo año ba­se el 2005.

Un gru­po de ar­gen­ti­nos, pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios aso­cia­dos pa­ra le­van­tar la pri­me­ra plan­ta de eta­nol de maíz en Río Cuar­to, to­ma­ba con­cien­cia de la di­men­sión del ca­mino em­pren­di­do. Po­de­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes se des­vi­vie­ron por ha­cer con­tac­to pa­ra ofre­cer­les co­la­bo­ra­ción pa­ra in­cre­men­tar la efi­cien­cia, la es­ca­la e in­clu­so, in­cur­sio­nar en la in­tere­san­te es­tra­te­gia del eta­nol ce­lu­ló­si­co. Es el que pro­du­ce el bio­com­bus­ti­ble a par­tir de los re­si­duos de co­se­cha o de otras fuen­tes de bio­ma­sa.

Es la fo­to­sín­te­sis. La Ar­gen­ti­na se ha con­ver­ti­do en el país más efi­cien­te del mun­do en eso de cap­tu­rar la ener­gía so­lar y con­ver­tir­la en al­mi­dón, acei­te y pro­teí­nas ve­ge­ta­les. A par­tir de ello, hay una cas­ca­da in­fi­ni­ta de agre­ga­ción adi­cio­nal de va­lor. Pe­ro el pun­to de par­ti­da es el va­lor agre­ga­do en la pro­duc­ción de gra­nos. La ener­gía so­lar, capturada por plan­tas me­jo­ra­das en los la­bo­ra­to­rios ge­né­ti­cos, sem­bra­das con pre­ci­sión por sem­bra­do­ras desa­rro­lla­das en el país que más avan­zó en la idea de la siem­bra di­rec­ta. Se­mi­llas ino­cu­la­das con cul­ti­vos bac­te­ria­nos que per­mi­ten to­mar nu­trien­tes crí­ti­cos, co­mo el ni­tró­geno, del ai­re. Equi­pos pa­ra apli­car de­fen­si­vos agrí­co­las con enor­me efi­cien­cia, ba­ji­si­mo cos­to y evi­tan­do com­pac­tar los suelos.

So­bre esa ba­se, en el downs­tream se mon­tó la más po­de­ro­sa agroin­dus­tria de trans­for­ma­ción, des­de la ha­ri­na de so­ja has­ta el bio­die­sel y aho­ra el eta­nol.

So­plan vien­tos de cam­bio. Fal­tan po­cos me­ses pa­ra sa­lir de un lar­go y ab­sur­do le­tar­go. En la Ar­gen­ti­na lo sa­ben to­dos. En el mun­do, se exhiben las opor­tu­ni­da­des. Co­mo di­jo al­gu­na fá­bri­ca de za­pa­ti­llas, “Just do It”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.