El gran fu­tu­ro del rie­go

Clarin - Rural - - LA VALOR DEL CONOCIMIENTO -

En el país se rie­gan unas dos mi­llo­nes de hec­tá­reas. A ni­vel mun­dial, el 40% de lo que pro­du­ce la agri­cul­tu­ra se ha­ce bajo rie­go, en el 17% del área agrí­co­la glo­bal. Pe­ro la Ar­gen­ti­na es el úni­co gran pro­duc­tor de ali­men­tos que aún no ha in­cor­po­ra­do el rie­go me­ca­ni­za­do a su ex­plo­ta­ción in­ten­si­va. Y la Pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner, acer­ta­da­men­te, aho­ra di­ce hay que re­gar.

El rie­go es to­da­vía un ni­cho en la agri­cul­tu­ra na­cio­nal. Los pro­duc­to­res agru­pa­dos en AACREA, por ejem­plo, re­co­no­cen en los fo­ros so­bre rie­go que de las 2,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas que tie­nen en pro­duc­ción só­lo el 3% es­tá bajo rie­go com­ple­men­ta­rio. En Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, prác­ti­ca­men­te ya no que­dan cam­pos sin rie­go en las áreas don­de eso es po­si­ble. Muy agre­si­vos, los bra­si­le­ños di­cen que rie­gan 6 mi­llo­nes de hec­tá­reas y as­pi­ran a lle­gar a 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas, prin­ci­pal­men­te en Ma­to Gros­so.

A es­ta al­tu­ra ya ni si­quie­ra ha­ce fal­ta ha­blar de que la apli­ca­ción con­tro­la­da de agua es el fac­tor esen­cial pa­ra el in­cre­men­to y re­gu­la­ri­dad en los rin­des. Es­tas dos pa­la­bras -in­cre­men­to y re­gu­la­ri­dad­son las pa­la­bras má­gi­cas pa­ra la ex­pan­sión de la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y pa­ra ha­cer de la Ar­gen­ti­na no el gra­ne­ro sino el al­ma­cén del mun­do, al­go en lo que to­dos es­ta­ría­mos de acuer­do.

Y son pa­la­bras má­gi­cas tam­bién pa­ra el agri­cul­tor. El in­cre­men­to de los rin­des y la re­gu­la­ri­dad tor­nan su­je­to de cré­di­to a mi­les de agri­cul­to­res, que con sus flu­jos de fon­do ase­gu­ra­dos por el rie­go po­drán pla­ni­fi­car su cre­ci­mien­to.

El rie­go fun­cio­na, en­ton­ces, co­mo ini­cia­dor de un círcu­lo vir­tuo­so in­clu­si­vo. Por lo tan­to, tie­ne un im­pac­to so­cial enor­me y más gran­de cuan­to más mar­gi­nal sea la zo­na. Ade­más, por la ma­yor pro­duc­ción, me­jo­ra los in­gre­sos fis­ca­les, la ba­lan­za co­mer­cial y las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral. En cuan­to a lo agro­nó­mi­co, fa­vo­re­ce la va­ria­ción de la ro­ta­ción ha­cia el maíz, lo que in­ci­de so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Lo que el país de­be­ría ha­cer es pro­mo­ver el rie­go, ya que es un fac­tor de desa­rro­llo tan po­ten­te que re­pa­ga cual­quier in­ver­sión pri­va­da es­ti­mu­la­da y de­vuel­ve ca­si in­me­dia­ta­men­te cual­quier es­fuer­zo fis­cal que se des­ti­ne a su pro­mo­ción. Hay es­tu­dios que es­ti­man que el Go­bierno re­cau­da­ría de 700 a 1.200 dó­la­res adi­cio­na­les por ca­da hec­tá­rea re­ga­da y se ge­ne­ra­ría un pues­to de tra­ba­jo ge­nuino ca­da 5 hec­tá­reas re­ga­das.

¿ Qué fal­ta? Com­pren­sión, impulso, di­fu­sión y cré­di­tos es­pe­cí­fi­cos a los pro­duc­to­res y las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dias del cam­po pa­ra que es­tas pue­dan pro­mo­ver, pla­ni­fi­car y ad­mi­nis­trar el es­fuer­zo.

Es­to es lo que pen­sa­mos cuan­do nos lan­za­mos a pro­du­cir un pi­vot ar­gen­tino: su­mar a la ca­de­na de va­lor de los ali­men­tos la pro­pia ca­de­na de va­lor de nues­tra in­dus­tria. Hay que re­cor­dar que el pa­que­te tec­no­ló­gi­co que se po­ne de­ba­jo del “hon­go” de as­per­sión tie­ne ya un enor­me va­lor que el agua ha­ce ex­plo­tar y que po­dre­mos pen­sar en maí­ces y so­ja de al­to ren­di­mien­to pa­ra rie­go.

Pe­ro es­ta tec­no­lo­gía tie­ne tam­bién una di­men­sión éti­ca, que tam­bién fue fac­tor im­por­tan­te a la ho­ra de mo­vi­li­zar­nos: es que con­tem­plar có­mo el agua dul­ce se va al mar de­be­ría ser al­go inad­mi­si­ble pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción.

En ci­fras. La Ar­gen­ti­na rie­ga unas 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Con ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, cre­ce­ría la re­cau­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.