Con­se­jos pa­ra el tri­go, pa­ra los que to­da­vía es­tán a tiem­po

Has­ta agos­to pró­xi­mo se pue­de sem­brar en va­rias zo­nas. Por eso, va­le la pe­na te­ner en cuen­ta los con­se­jos del ex­per­to de la UBA Da­niel Mi­ra­lles.

Clarin - Rural - - TAPA -

En va­rias zo­nas im­por­tan­tes el cli­ma de­mo­ró mu­cho la siem­bra.

Lue­go de va­rias cam­pa­ñas en las que vio dis­mi­nuir fuer­te­men­te su área de siem­bra, el tri­go vuel­ve a ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to. Se es­ti­ma que es­te año el ce­real au­men­ta­ría en­tre un 15 y 17% su su­per­fi­cie de siem­bra, res­pec­to del ci­clo an­te­rior, pa­ra al­can­zar las 4,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas en la Ar­gen­ti­na. No obs­tan­te, los nú­me­ros es­tán le­jos de los his­tó­ri­cos, pues­to que has­ta no mu­chos años ocu­pa­ba 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

“La ex­pec­ta­ti­va de siem­bra en la cam­pa­ña ac­tual es me­jor que la del año pa­sa­do, de­bi­do a que mejoró el pre­cio re­la­ti­vo res­pec­to de cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos co­mo la col­za y prin­ci­pal­men­te ce­ba­da, que ve­nía re­gis­tran­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de su su­per­fi­cie (en 2012 to­có un pi­co de 1,5 mi­llón de hec­tá­reas, con­tra las 400.000 his­tó­ri­cas). Por es­ta ra­zón, se es­pe­ra un re­pun­te del tri­go”, afir­mó Da­niel Mi­ra­lles, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA).

El ex­per­to re­cor­dó que la co­se­cha de es­te cul­ti­vo me­jo­ra la es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra de los agri­cul­to­res a lo lar­go del año, “ya que ge­ne­ra un in­gre­so de di­ne­ro en di­ciem­bre y enero, cuan­do el cam­po no tie­ne otro in­gre­so lí­qui­do”.

Las ex­pec­ta­ti­vas de ren­di­mien­tos tam­bién son alen­ta­do­ras, por las bue­nas con­di­cio­nes hí­dri­cas de los suelos de gran par­te de las zo- nas pro­duc­ti­vas y los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos pa­ra el res­to del ci­clo pro­duc­ti­vo, su­ma­do al lan­za­mien­to de nue­vos cul­ti­va­res con al­tos po­ten­cia­les de ren­di­mien­to.

“Con la siem­bra es­ti­ma­da, si el cli­ma acom­pa­ña y no hay ata­ques de en­fer­me­da­des co­mo en el ci­clo pa­sa­do (afec­ta­do por fu­sa­rium), el con­su­mo in­terno es­ta­ría ase­gu­ra­do”, afir­mó el do­cen­te de la FAU­BA.

No obs­tan­te, se­ña­ló que al­gu­nas re­gio­nes del país, co­mo el Li­to­ral y zo­nas de­pri­mi­das del centro de la pro­vin­cia de Buenos Aires, re­gis­tra­ron un ex­ce­so de llu­vias y tie­nen na­pas a muy po­cos cen­tí­me­tros de la su­per­fi­cie del sue­lo, con ries­go de anega­mien­to.

En es­tos ca­sos, des­ta­có que la siem­bra de tri­go pue­de ser una ayu­da, por­que au­men­ta el con­su­mo de agua ex­ce­den­te en pe­río­dos con ba­ja de­man­da am­bien­tal, co­mo el in­vierno.

Ade­más, el in­ves­ti­ga­dor de la FAU­BA des­ta­có la im­por­tan­cia de los cul­ti­vos de in­vierno en los sis­te­mas agrí­co­las por el apor­te de car­bono en las ro­ta­cio­nes, las me­jo­ras en el con­trol de ma­le­zas y por­que el tri­go pue­de usar­se co­mo un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra.

Mi­ra­lles re­co­men­dó a los pro­duc­to­res que, pa­ra cu­brir las ex­pec­ta­ti­vas de rin­de pla­ni­fi­ca­das, es re­co­men­da­ble rea­li­zar aná­li­sis de sue­lo y ca­rac­te­ri­zar co­rrec­ta­men­te los re­que­ri­mien­tos de ver­ha­ce na­li­za­ción (ho­ras de frío) de los cul­ti­va­res, de­bi­do a que el re­tra­so en la siem­bra por ex­ce­sos hí­dri­cos pue­de afec­tar es­ta­dios crí­ti­cos del cul­ti­vo, co­mo la flo­ra­ción y el lle­na­do de gra­nos.

En cuan­to a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, más allá de las me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas de siem­bra y de ren­di­mien­tos, Mi­ra­lles ad­vir­tió que en los úl­ti­mos años la Ar­gen­ti­na per­dió par­ti­ci­pa­ción en mer­ca­dos im­por­tan­tes co­mo Bra­sil y va­rios paí­ses de Eu­ro­pa del es­te, por la po­lí­ti­ca de cu­pos pa­ra la ex­por­ta­ción que, a su en­ten­der, des­alien­ta fuer­te­men­te la siem­bra del cul­ti­vo.

“Al mo­men­to de la siem­bra, en­tre ma­yo y agos­to, el pro­duc­tor no sa­be si va a po­der ven­der su pro­duc­ción a co­se­cha, y es­ta in­cer­ti­dum­bre lle­va a que de­ci­da no ha­cer es­te cul­ti­vo. Es­tas po­lí­ti­cas de Es­ta­do han des­alen­ta­do a los pro­duc­to­res y el tri­go fue des­apa­re­cien­do de los sis­te­mas de pro­duc­ción”, ma­ni­fes­tó.

Se­gún el do­cen­te de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA, los pun­tos cla­ve pa­ra pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del área de siem­bra del tri­go pa­sa­rían por eli­mi­nar los cu­pos de ex­por­ta­ción y re­du­cir las re­ten­cio­nes. Así, se pro­mo­ve­ría es­te cul­ti­vo, que es cla­ve en los es­que­mas de ro­ta­ción.

Con sa­qui­to. Re­co­mien­dan eva­luar bien los re­que­ri­mien­tos de ver­na­li­za­ción (ho­ras de frío), de ca­da va­rie­dad tri­gue­ra.

Bien aten­to. Mi­ra­lles ase­gu­ra que la pro­duc­ción se­rá más que su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer al mer­ca­do in­terno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.