Sín­dro­me de fin de fies­ta

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce exac­ta­men­te seis años, cul­mi­na­ba la ba­ta­lla por la Re­so­lu­ción 125, con una so­no­ra de­rro­ta pa­ra el fla­man­te go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner. To­do el capital político acu­mu­la­do en los pri­me­ros años del kirch­ne­ris­mo, ri­fa­do en un in­ten­to ab­sur­do.

La reac­ción fue cas­ti­gar al sec­tor, con to­do ti­po de me­di­das y chi­ca­nas, co­mo si eso no fue­ra a te­ner con­se­cuen­cias so­bre la so­cie­dad. Re­sue­na aún el so­no­ro ca­che­ta­zo del “va­mos por to­do”. El cam­po ve­nía cre­cien­do a los sal­tos, con ré­cords de co­se­cha año tras año y un en­vi­dia­ble cli­ma de in­ver­sión en to­dos los ru­bros. La ex­pan­sión ha­bía per­mi­ti­do re­cu­pe­rar re­ser­vas, des­en­deu­dar­se con el FMI, fi­nan­ciar pla­nes so­cia­les y, so­bre to­do, di­na­mi­zar to­da la eco­no­mía del in­te­rior. Pe­ro lle­gó el ex­pe­ri­men­to K, que con­sis­tió en po­ner un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria.

Aho­ra, cuan­do la mú­si­ca de­ja de so­nar y se en­cien­den las lu­ces inexo­ra­bles del fin de fies­ta, aflo­ran las con­se­cuen­cias. La Ar­gen­ti­na de­jó de pro­du­cir, en es­tos seis años, no me­nos de 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Unos 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res ge­nui­nos, con­fec­cio­na­dos por la año­ra­da má­qui­na de im­pri­mir bi­lle­tes que es el com­ple­jo agroin­dus­trial. Su­me­mos la car­ne y la le­che, ca­de­nas des­trui­das por la im­pe­ri­cia y la ne­ce­dad.

En­ci­ma, el fu­tu­ro ya no es lo que era: la con­jun­ción de una gran siem­bra y el acom­pa­ña­mien­to de un cli­ma ideal en el co­ra­zón agrí­co­la de los Es­ta­dos Uni­dos han pro­vo­ca­do una fuer­te caí­da de los pre­cios. Una cues­tión que preo­cu­pa enor­me­men­te al agro, pe­ro tam­bién a los ana­lis­tas se­rios, que tie­nen ca­da día más cla­ro lo que sig­ni­fi­ca el sec­tor pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad.

En es­te cli­ma de fin de fies­ta, arran­có la Ex­po­si­ción Ru­ral. Des­fi­lan por Pa­ler­mo las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca, con sus ase­so­res eco­nó­mi­cos. Es no­ta­ble la coin­ci­den­cia de opi­nio­nes res­pec­to al te­ma cru­cial de los de­re­chos

Gran par­te de la opo­si­ción coin­ci­de en la ne­ce­si­dad de sa­car las re­ten­cio­nes

de ex­por­ta­ción.

La ma­yor par­te de la opo­si­ción sos­tie­ne que de­ben ser eli­mi­na­dos, aun­que plan­tean la ne­ce­si­dad de un gra­dua­lis­mo pa­ra evi­tar el im­pac­to en las cuen­tas fis­ca­les. Pro­po­nen eli­mi­nar li­sa y lla­na­men­te las de tri­go y maíz, pe­ro ir ba­jan­do las de la so­ja (35%) a un rit­mo de 5% por año has­ta lle­gar a ce­ro en sie­te años.

Pe­ro es­ta­mos fren­te a un di­le­ma de hie­rro. La pres­ti­gio­sa re­vis­ta Oil World, que se edi­ta en Ho­lan­da y es una re­fe­ren­cia in­dis­pen­sa­ble en el mun­do de los agro­ne­go­cios, sos­tu­vo es­ta se­ma­na que, con la caí­da de los pre­cios, ha­brá una re­duc­ción de la su­per­fi­cie sem­bra­da en la Ar­gen­ti­na. So­bre to­do, en las zo­nas más ale­ja­das de los puer­tos. A di­fe­ren­cia de otros cen­tros im­por­tan­tes de pro­duc­ción agrí­co­la, co­mo el Corn Belt de los EE.UU., acá las me­jo­res tie­rras coin­ci­den con la cer­ca­nía a puer­tos.

En otras pa­la­bras, a me­di­da que au­men­ta la dis­tan­cia, no só­lo es ma­yor la in­ci­den­cia de los fle­tes, sino que los rin­des son in­fe­rio­res. Es­ta “Do­ble Nel­son” de­be re­mo­ver­se ur­gen­te­men­te. El es­que­ma de los cin­co pun­tos por año no aguan­ta. “¿Qué ha­cer?”, se pre­gun­ta­ría Le­nin.

Hay va­rios ca­mi­nos. Al­gu­nos pro­po­nen con­ver­tir­las de in­me­dia­to en un an­ti­ci­po al im­pues­to a las ga­nan­cias. Es de­cir, las re­ten­cio­nes de­ja­rían de cons­ti­tuir de­re­chos de ex­por­ta­ción, pa­ra con­ver­tir­se sim­ple­men­te en un ins­tru­men­to que fa­ci­li­te la co­bran­za de Ga­nan­cias. Nun­ca un 35% co­mo hoy, por su­pues­to.

Otros pro­po­nen eli­mi­nar­las li­sa y lla­na­men­te, de­jan­do un pe­que­ño di­fe­ren­cial (el 3% ac­tual) pa­ra fa­vo­re­cer el va­lor agre­ga­do. Y acu­dir al cré­di­to ex­terno co­mo puen­te pa­ra aten­der las ur­gen­cias del Es­ta­do. Es­tán con­ven­ci­dos de que la res­pues­ta pro­duc­ti­va va a ser enor­me, ge­ne­ran­do re­cur­sos fis­ca­les en cor­tí­si­mo pla­zo. Re­cuer­do aquél “In­for­me 84” que se le pre­sen­tó a Al­fon­sín, pro­po­nien­do sus­ti­tuir las re­ten­cio­nes por el im­pues­to a las ga­nan­cias. No cua­jó. Y ago­ni­zó por un sín­dro­me muy pa­re­ci­do al que aho­ra pa­de­ce el mo­de­lo K.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.