La siembra di­rec­ta to­da­vía re­quie­re ajus­tes

En la pre­via del re­cien­te Con­gre­so de Aa­pre­sid, ex­per­tos lo­ca­les y ex­tran­je­ros ha­bla­ron de los ajus­tes que ne­ce­si­ta la siembra di­rec­ta.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Pa­ra me­jo­rar la es­truc­tu­ra del sue­lo la rotación es vi­tal.

“Ha­cer siembra di­rec­ta no es lo mis­mo que sem­brar di­rec­ta­men­te”. La fra­se per­te­ne­ce a Jorge Ro­mag­no­li, pe­ro mu­chos la re­pi­tie­ron la se­ma­na pa­sa­da du­ran­te el en­cuen­tro anual del sis­te­ma Cha­cras de Aa­pre­sid, que tu­vo lu­gar en Ro­sa­rio en la pre­via del XXII Con­gre­so de la en­ti­dad. Allí, las fa­len­cias y las deu­das del sis­te­ma pro­duc­ti­vo es­tu­vie­ron ba­jo la lu­pa de va­rios ex­per­tos, y el marco de aná­li­sis fue el efec­to que los erro­res co­me­ti­dos tie­nen so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

Miguel Ta­boa­da, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Sue­los del INTA, ana­li­zó los pro­ce­sos de de­gra­da­ción fí­si­cos, quí­mi­cos y bio­ló­gi­cos que se die­ron en las úl­ti­mas dé­ca­das, y brin­dó su vi­sión res­pec­to de al­gu­nos lí­mi­tes que es­tá en­con­tran­do la siembra di­rec­ta. “Es­ta­mos re­po­nien­do me­nos nu­trien­tes que los que ex­trae­mos. Un pro­duc­tor que pro­du­ce 3.500 ki­los de so­ja por hec­tá­rea sa­ca 20 ki­los de fós­fo­ro por hec­tá­rea”, di­jo, y agre­gó que se­gún la FAO la Argentina tie­ne los sue­los afec­ta­dos por una de­gra­da­ción mo­de­ra­da a se­ve­ra, lo que im­pli­ca una pér­di­da de la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va.

“De­be­mos ir ha­cia un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el con­cep­to de la fun­cio­na­li­dad del sue­lo. No es so­lo pro­du­cir, sino tam­bién cum­plir fun­cio­nes eco­ló­gi­cas co­mo el fil­tra­do, la re­gu­la­ción del agua y las ac­ti­vi­da­des de trans­for­ma­ción en­tre la at­mós­fe­ra y el agua sub­te­rrá­nea”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta. Lue­go mos­tró una se­rie de es­tu­dios rea­li­za­dos por su equi­po de te­sis­tas en di­fe­ren­tes re­gio­nes pro­duc­ti­vas del país, se­gún los cua­les la siembra di­rec­ta pue­de ayu­dar a me­jo­rar la es­truc­tu­ra del sue­lo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te ayu­da a cap­tu­rar más car­bono en el sue­lo en com­pa­ra­ción con la la­bran­za tra­di­cio­nal.

“No es fá­cil au­men­tar la can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca, pe­ro el ma­ne­jo si pue­de lle­gar a me­jo­rar la es­truc­tu­ra del sue­lo, so­bre to­do con la rotación de cul­ti­vos. No so­lo es im­por­tan­te la pre­sen­cia de ni­tró­geno, sino tam­bién la for­ma en la que és­te se pre­sen­ta. La me­jor he­rra­mien­ta en es­te sen­ti­do es la rotación de gra­mí­neas y le­gu­mi­no­sas”, afir­mó Ta­boa­da, y pu­so fuer­te én­fa­sis en que en el fu­tu­ro se de­be me­jo­rar mu­cho el re­ci­cla­do de agua y de nu­trien­tes en la pro­duc­ción.

Al fi­nal, Ta­boa­da di­jo que la agri­cul­tu­ra in­dus­trial que ha­ce la Argentina no es un pro­ble­ma en sí, pe­ro que se de­be dis­tin­guir en­tre los di­fe­ren­tes am­bien­tes que exis­te en el país por­que en al­gu­nos si pue­de ha­ber efec­tos gra­ves, co­mo el cam­bio en el ré­gi­men de llu­vias que se dio en el NEA a par­tir de los ma­si­vos des­mon­tes. “El pro­ble­ma es ex­por­tar un sis­te­ma de agri­cul­tu­ra pam­pea­na a am­bien­tes que no lo ad­mi­ten. Hay que in­ver­tir en los lo­tes de pri­me­ra ca­li­dad y no to­car los hu­me­da­les, mon­tes y otros am­bien­tes frá­gi­les im­por­tan­tes pa­ra pre­ser­var la bio­di­ver­si­dad”, ase­gu­ró.

A su turno, el in­ves­ti­ga­dor y pro­duc­tor aus­tra­liano Tony Fis­cher ha­bló del ac­tual en­fo­que de la pro­duc­ción agrí­co­la, al que des­cri­bió co­mo “re­duc­cio­nis­ta”, y abo­nó a al­gu­nos de los plan­teos de Ta­boa­da.

“La agri­cul­tu­ra mo­der­na ge­ne­ró una sim­pli­fi­ca­ción en mu­chas re­gio­nes pro­duc­ti­vas del mun­do. No so­lo se ex­pre­só en la so­ji­za­ción argentina, sino tam­bién en el mo­no­cul­ti­vo de maíz en zo­nas de Io­wa, en el ex­ce­so de tri­go en Aus­tra­lia y en la pro­li­fe­ra­ción de enor­mes feed­lots”, in­di­có. Se­gún Fis­cher, el mo­de­lo ac­tual se ca­rac­te­ri­za por una ma­yor es­ca­la de pro­duc­ción, una me­nor di­ver­si­dad de va­rie­da­des y una es­tan­da­ri­za­ción de

DIEGO GIU­DI­CE/BLOOM­BERG

La­bran­za ce­ro. La siembra di­rec­ta dis­mi­nu­ye la ero­sión, pe­ro no au­men­ta la cap­tu­ra de car­bono en el sue­lo.

La agri­cul­tu­ra mo­der­na ge­ne­ró una sim­pli­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, pe­ro tam­bién una pér­di­da de bio­di­ver­si­dad na­ti­va y de po­bla­cio­nes ru­ra­les

Tony Fis­cher

In­ves­ti­ga­dor aus­tra­liano

El pro­ble­ma no es la agri­cul­tu­ra in­dus­trial en sí, sino ex­por­tar un sis­te­ma de agri­cul­tu­ra pam­pea­na a am­bien­tes que no lo ad­mi­ten

Miguel Ta­boa­da

Ins­ti­tu­to de Sue­los del INTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.