Des­de los ba­ña­dos de En­tre Ríos, una má­qui­na de en­gor­dar no­vi­llos

Apro­ve­chan­do su ba­se fo­rra­je­ra, Car­los Coe­go pro­du­ce car­ne para la ex­por­ta­ción. ón.

Clarin - Rural - - TAPA - LA PAZ. ENVIADA ES­PE­CIAL Ve­ró­ni­ca Puig cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El cam­po en el nor­te de En­tre Ríos, a po­cos ki­ló­me­tros del lí­mi­te con Co­rrien­tes, a la vera de la ruta na­cio­nal 12, es­tá sig­na­do por un pai­sa­je que com­bi­na chacras con ras­tro­jos de sor­go, tai­pas de arroz ver­dean­do, es­pi­ni­llos en flor y so­bre el ho­ri­zon­te una lí­nea res­plan­de­cien­te de agua que bri­lla cuan­do da el sol so­bre el río Pa­ra­ná. En es­ta zo­na, los ba­ña­dos son am­bien­tes pri­vi­le­gia­dos para la ga­na­de­ría en pas­ti­za­les na­tu­ra­les.

Bien lo sa­be Car­los Coe­go, quien ad­mi­nis­tra allí la es­tan­cia “Ta­cua­ras”, un es­ta­ble­ci­mien­to mix­to en el que se pro­du­cen gra­nos y no­vi­llos de ex­por­ta­ción a ba­jo cos­to, a par­tir de un plan­teo ba­sa­do en tec­no­lo­gía de ma­ne­jo y de pro­ce­sos. Los re­sul­ta­dos son ex­ce­len­tes para una zo­na que se con­si­de­ra di­fí­cil y mar­gi­nal.

Los Coe­go son san­ta­fe­si­nos, de la lo­ca­li­dad de Teo­de­li­na, y des­de aque­llos pa­gos lle­ga­ron al de­par­ta­men­to La Paz con áni­mos de cam­biar un plan­teo que has­ta el año 2001 era ex­ten­si­vo y de ba­jo ren­di­mien­to.

“El es­que­ma es sim­ple y con­tem­pla re­cría en campos de pas­ti­za­les na­tu­ra­les, muy si­mi­la­res a las is­las, y en­gor­des para ter­mi­na­ción con su­ple­men­ta­cio­nes a corral. Asi­mis­mo, ha­ce­mos agri­cul­tu­ra para la ven­ta y para con­ver­tir los gra­nos ge­ne­ra­dos en car­ne”, ex­pli­có Coe­go a Cla­rín Ru­ral, du­ran­te una jor­na­da rea­li­za­da en Ta­cua­ra por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipc­va).

El es­ta­ble­ci­mien­to cuen­ta con 4.000 hec­tá­reas di­vi­di­das en dos am­bien­tes bien mar­ca­dos: un 50 por cien­to de su­per­fi­cie con ap­ti­tud agrí­co­la y un 50 por cien­to de ba­ña­dos, en arro­yos que de­ri­van del Pa­ra­ná. Con un ma­ne­jo or­de­na­do y una aus­te­ra in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, el ob­je­ti­vo es cla­ro: ga­nar ki­los con die­tas y su­mi­nis­tros es­tra­té­gi­cos.

La agri­cul­tu­ra es­tá com­pues­ta por tri­go, so­ja y sor­go, y el sor­go es uti­li­za­do para el pi­ca­do fino de plan­ta en­te­ra y para grano mo­li­do. Con es­to ge­ne­ran la co­mi­da para la re­cría y la ter­mi­na­ción a corral.

El ci­clo ga­na­de­ro, que se re­pi­te una y otra vez, co­mien­za con ter­ne­ros de 170 o 180 ki­los que com­pran en otoño y en pri­ma­ve­ra de tres es­tan­cias di­fe­ren­tes, pe­ro que son las mis­mas des­de ha­ce años. “Compramos bue­na ge­né­ti­ca, Aber­deen An­gus ne­gro y co­lo­ra­do y un Bra­ford bien mes­ti­zo. Con­tar con ani­ma­les en buen es­ta­do para co­men­zar el pro­ce­so

es cla­ve”, de­ta­lló el ad­mi­nis­tra­dor. “Los ter­ne­ros ad­qui­ri­dos en otoño se en­cie­rran en co­rra­les de re­cría, pa­san el pri­mer in­vierno y de ahí van a los ba­ña­dos en el mes de sep­tiem­bre.

En el ma­yo si­guien­te re­gre­san a los co­rra­les para el en­gor­de y la ter­mi­na­ción con ca­li­dad de ex­por­ta­ción, con un pe­so de 490 ki­los”, co­men­tó Coe­go. Con dos ho­ra­rios dia­rios de ali­men­ta­ción, los ani­ma­les lo­gran una ga­nan­cia de pe­so de en­tre 1,1 y 1,4 ki­los por día.

La com­pra de pri­ma­ve­ra se rea­li­za a fi­nes de agos­to. Es­tos ter­ne­ros van di­rec­ta­men­te a los lo­tes de ba­ña­dos, y per­ma­ne­cen has­ta el mes de abril. Cum­plen to­do el ci­clo allí y se con­vier­ten en no­vi­llos gor­dos he­chos a cam­po, en los meses de fe­bre­ro, mar­zo o abril. “En ca­so de que al­gu­nos no al­can­cen el pe­so es­pe­ra­do, se ter­mi­nan en los co­rra­les. Sa­len a la ven­ta más pe­sa­dos, arri­ba de los 500 ki­los, y con ma­yor edad”, re­fi­rió el en­car­ga­do del ma­ne­jo.

Es­tos ani­ma­les, un 30 por cien­to del ro­deo, son los más efi­cien­tes, ya que el cos­to es me­nor por rea­li­zar­se en pas­ti­za­les na­tu­ra­les. En to­tal, en­tre 2.500 y 3.000 cabezas por año pa­san por el es­ta­ble­ci­mien­to Ta­cua­ra.

Coe­go di­ce es­tar enamo­ra­do de los ba­ña­dos, a los que ca­li­fi­ca co­mo am­bien­tes ex­cep­cio­na­les para la ga­na­de­ría, con re­cur­sos fo­rra­je­ros tí­pi­cos de un am­bien­te de is­las y con una ex­plo­sión de pas­to en pri­ma­ve­ra. El to­tal de la co­mi­da para las ra­cio­nes se pro­du­ce en el cam­po, y los Coe­go só­lo com­pran la pro­teí­na. Tra­ba­jan con una die­ta para la re­cría y otra para la ter­mi­na­ción.

En el ca­so de los ter­ne­ros de re­cría, en in­vierno apun­tan a una ga­nan­cia de en­tre 600 y 700 gra­mos dia­rios, por­que el ob­je­ti­vo es que el ani­mal crez­ca y no que en­gor­de en de­ma­sía.

“Cuan­do ga­nan unos 70 ki­los van al ba­ña­do, don­de su­man 150 ki­los más y lle­gan a los co­rra­les. Allí se los ter­mi­na al­can­zan­do un pe­so de 380 a 420 ki­los, en un ci­clo de ocho meses”, de­ta­lló Coe­go. En cuan­to a las es­tra­te­gias de nu­tri­ción, el ase­sor Sebastián Rif­fel di­jo que tra­ba­jan para po­ten­ciar los re­cur­sos de los campos na­tu­ra­les y de los ba­ña­dos, y que con la su­ple­men­ta­ción el ob­je­ti­vo es ajus­tar las die­tas para los co­rra­les de ter­mi­na­ción.

Co­mo la zo­na es pro­duc­to­ra de sor­go por ex­ce­len­cia, tra­ba­jan en mez­clas com­bi­na­das de ese ce­real con otros gra­nos, co­mo el maíz, para po­ten­ciar el va­lor nu­tri­cio­nal del ali­men­to ba­se, y eso les per­mi­te reducir el cos­to del ki­lo de car­ne ge­ne­ra­do.

“Apun­ta­mos a pro­du­cir un no­vi­llo más ba­ra­to, te­nien­do en con­si­de­ra­ción que aba­ra­tar cos­tos sien­do efi­cien­tes es el ob­je­ti­vo fi­nal”, des­ta­có.

Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes para el plan­teo en Ta­cua­ras es­tá re­la­cio­na­do con el gra­do de fi­bra en las die­tas, ya que si es de­ma­sia­do al­to ba­ja la efi­cien­cia de con­ver­sión, co­men­tó Rif­fel.

El cos­to de pro­du­cir un ki­lo de car­ne en este es­ta­ble­ci­mien­to, para la ca­te­go­ría de re­cría, es de en­tre 5 y 10 pe­sos de­pen­dien­do de si se ali­men­ta a pas­to o con su­ple­men­ta­ción. Para la ter­mi­na­ción a corral la ci­fra es de 14 pe­sos por ki­lo. “Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­tos cos­tos se pue­den ba­jar. Hoy, en un corral de re­cría con si­la­je de sor­go co­mo fuen­te prin­ci­pal de ali­men­to, ge­ne­rar un ki­lo de car­ne de­bie­ra cos­tar en­tre 7 y 8 pe­sos, y en ter­mi­na­ción, con gra­nos y si­la­je de sor­go más un mí­ni­mo de maíz, el cos­to ron­da­ría los 10 pe­sos”, ex­pli­có.

Si bien para la fa­mi­lia Coe­go gran par­te de los ob­je­ti­vos que se han plan­tea­do son una reali­dad efi­cien­te y sus­ten­ta­ble, de la mano de un equi­po de ase­so­res co­mo el pro­pio Rif­fel, Mar­tín Lis­sa­rra­gue y Sebastián Vit­to­ne, del INTA de Con­cep­ción del Uru­guay, los de­sa­fíos son nu­me­ro­sos para cre­cer en stock y en ga­nan­cias dia­rias a me­nor cos­to.

En el corral. Car­los Coe­go es­tá en el pun­to de ini­cio de la re­cría de ter­ne­ros que in­gre­san al cam­po en­tre mar­zo y ma­yo.

ge­ren­te de pro­duc­ción de Ta­cua­ras.

Ter­ne­ra­da. An­tes de ir a pas­to­rear el cam­po na­tu­ral, los ter­ne­ros pa­san un tri­mes­tre en el corral con­su­mien­do una die­ta a ba­se de sor­go y nú­cleo pro­tei­co. El ob­je­ti­vo de es­tos tres meses es ga­nar 70 ki­los por ani­mal.

Alia­dos. A la izq. ras­tro­jo de sor­go co­se­cha­do para grano y, al cen­tro, si­lo de plan­ta en­te­ra de este cul­ti­vo. A la de­re­cha, Sebastián Rif­fel,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.