Ca­ba­ñe­ro por pa­sión

Des­de Sa­la­di­llo, en ple­na Cuen­ca del Sa­la­do, Jo­sé Bus­tin­go­rri apues­ta a la pro­duc­ción de ge­né­ti­ca An­gus y se en­fo­ca en me­jo­rar las cua­li­da­des re­pro­duc­ti­vas del ro­deo ajus­tan­do va­ria­bles co­mo fer­ti­li­dad, fa­ci­li­dad de par­to y va­lo­res es­ti­ma­dos en la cría.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“Na­ci­mos pen­san­do có­mo ha­cer plan­teos más efi­cien­tes y tra­ba­ja­mos pa­ra trans­mi­tir­le ese te­so­ro a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes”. Co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción -tam­bién una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios-, la fra­se re­su­me lo que sig­ni­fi­ca la ac­ti­vi­dad pa­ra la fa­mi­lia Bus­tin­go­rri, re­co­no­ci­da en el cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res por sus An­gus ne­gros y co­lo­ra­dos.

Fer­ti­li­dad, fa­ci­li­dad de par­to, ca­li­dad en car­ca­sa, Va­lo­res Es­ti­ma­dos en la Cría (EBV) y la apli­ca­ción de to­da la tec­no­lo­gía po­si­ble pa­ra pre­de­cir y co­rre­gir la se­lec­ción en el bio­ti­po bus­ca­do cons­ti­tu­yen la co­lum­na ver­te­bral del sis­te­ma im­ple­men­ta­do ac­tual­men­te por la cuar­ta ge­ne­ra­ción de ga­na­de­ros.

To­do co­men­zó con Mi­guel, quien se ra­di­có ha­ce 110 años en el Pa­ra­je Ma­ma­gui­ta, al es­te de 25 de Ma­yo, y lle­gó a te­ner un ro­deo de 12.000 ovejas. Su hi­jo, Don Ju­lio, to­mó la pos­ta e izó las ban­de­ras de la ga­na­de­ría bo­vi­na co­mo ac­ti­vi­dad prin­ci­pal en el es­ta­ble­ci­mien­to San Pa­tri­cio. Sus tres hi­jos va­ro­nes, to­dos ve­te­ri­na­rios, fue­ron los con­ti­nua­do­res de su obra. “Mi pa­dre Don Ju­lio hi­zo mu­cha agri­cul­tu­ra pa­ra ga­na­de- ría y po­ca agri­cul­tu­ra de co­se­cha, por­que te­nía esa vo­ca­ción que Ju­lio (h), Gus­ta­vo y yo se­gui­mos”, con­tó a Cla­rín Ru­ral, Jo­sé Benito (“Beno”) Bus­tin­go­rri.

“Cuan­do de­ci­di­mos se­pa­rar­nos, mi her­mano Gus­ta­vo, que fa­lle­ció en 1999, creó San Pa­tri­cio Vie­jo, ac­tual­men­te ad­mi­nis­tra­da por su mu­jer, Mó­ni­ca, y Ju­lio (hi­jo) ad­mi­nis­tra Las dos Ma­rías”, ex­pli­có Beno, quien se que­dó con el nom­bre ori­gi­nal de la ca­ba­ña que ha­bía pues­to su pa­dre. Y acla­ró: “Nos se­pa­ra­mos, pe­ro des­de ha­ce 32 años ha­ce­mos un re­ma­te jun­tos el pri­mer vier­nes de ju­lio”.

Las ven­tas, la ayu­da de los re­ma­tes y el tra­ba­jo co­mo ve­te­ri­na­rios, les per­mi­tie­ron orien­tar la se­lec­ción ha­cia un An­gus que bus­ca dar so­lu­cio­nes re­pro­duc­ti­vas con re­sul­ta­dos me­di­bles.

“San Pa­tri­cio na­ció con la in­cor­po­ra­ción de “Pe­cho Co­lo­ra­do” en 1974 al ro­deo de nues­tro pa­dre, que ya te­nía va­rios años de re­gis­tros en la Aso­cia­ción de Aber­deen An­gus y así co­men­za­mos a cons­truir un gru­po de vien­tres me­dian­te in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial (IA), que hoy con­for­man nues­tro plan­tel de ma­dres”, ex­pli­có Bus­tin­go­rri. Ac­tual­men­te, ca­da ca­ba­ña tie­ne en­tre 600 y 1.000 va­cas y se­lec­cio­nan y ven­den 600 to­ros.

Tra­ba­ja­ron más de quin­ce años con el sis­te­ma de me­di­ción de per­for­man­ce de la Aso­cia­ción de An­gus nor­te­ame­ri­ca­na por ín­di­ces, y en el año 1991 hi­cie­ron la pri­me­ra co­rri­da de da­tos con el Breed­plan Aus­tra­liano, sis­te­ma que usan des­de en­ton­ces.

“Es­to nos ayu­dó mu­chí­si­mo a me­jo­rar en los sis­te­mas que es­tá­ba­mos uti­li­zan­do, sin em­bar­go,

Ha­ce 110 años, Mi­guel Bus­tin­go­rri se ra­di­có en la zo­na ma­ne­jan­do ovejas

no he­mos per­di­do de vis­ta lo que ha­cen en Es­ta­dos Uni­dos, don­de he­mos ido a vi­si­tar cam­pos y pro­duc­to­res”, ex­pli­có Bus­tin­go­rri.

La ha­cien­da se mi­de en sus di­fe­ren­tes ca­rac­te­res pro­duc­ti­vos en la ca­ba­ña y esa in­for­ma­ción se en­vía a Aus­tra­lia y de allí vie­ne pro­ce­sa­da en EBV´s (Va­lo­res Es­ti­ma­dos en la Cría). Los EBV´s se pue­den de­fi­nir co­mo la di­fe­ren­cia en­tre el com­po­nen­te ge­né­ti­co pro­pio de un ani­mal y la ba­se ge­né­ti­ca con la cual es com­pa­ra­do. Son cal­cu­la­dos por la per­for­man­ce del ani­mal, an­ces­tros, pro­ge­nie y pa­rien­tes cer­ca­nos. Es­ta in­for­ma­ción se ajus­ta por edad al mo­men­to de la me­di­ción y la edad de la ma­dre, te­nien­do gran pre­dic­ción en los re­sul­ta­dos a fu­tu­ro.

Las EBV’s dis­po­ni­bles pa­ra me­dir son fa­ci­li­dad de par­to (di­rec­ta e in­di­rec­ta), lar­go de ges­ta­ción, pe­so al na­ci­mien­to, fer­ti­li­dad (cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal), cre­ci­mien­to (pe­so a los 200, 400 y 600 días), pe­so de la va­ca adul­ta (cin­co años de edad), le­che (200 días), car­ca­sa (ul­tra­so­ni­do, eco­gra­fías so­bre ani­ma­les vi­vos), área de ojo de bi­fe, es­pe­sor de gra­sa en cos­ti­lla y gru­pa, ren­di­mien­to en cor­tes mi­no­ris­tas, gra­sa in­tra­mus­cu­lar (mar­bling) y pe­so de car­ca­sa.

“Los úl­ti­mos años pu­si­mos to­do nues­tro es­fuer­zo en desa­rro­llar un bio­ti­po me­diano de al­ta fer­ti­li­dad, fuer­te rus­ti­ci­dad, área de

ojo de bi­fe, gra­sa in­tra­mus­cu­lar, tra­tan­do de que sea un ani­mal que com­pi­ta con cual­quie­ra en el par­to y en los co­rra­les”, ex­pli­có Bus­tin­go­rri.

En lo que res­pec­ta al ma­ne­jo, el pro­duc­tor ad­vier­te que Sa­la­di­llo es una zo­na sen­si­ble por inun­da­cio­nes, “los cam­pos son di­fí­ci­les y no per­mi­ten pra­de­ri­zar mu­cho por­que son ines­ta­bles, pe­ro son bue­nos pa­ra sa­car bue­na ha­cien­da, apo­ya­dos con ver­deos y re­ser­vas de fo­rra­je”.

Los tres es­ta­ble­ci­mien­tos no usan la mis­ma ali­men­ta­ción. “Mi cu­ña­da y yo te­ne­mos mu­cho si­lo y mi her­mano Ju­lio usa más grano se­co, pe­ro los tres te­ne­mos apo­yo pa­ra el in­vierno, pa­ra cuan­do vas a ter­mi­nar los to­ros an­tes de la en­tre­ga”, con­tó Bus­tin­go­rri, quien acla­ró que “no ha­cen abu­so de la su­ple­men­ta­ción”.

En lo que res­pec­ta al uso de nue­vas he­rra­mien­tas y tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar los ro­deos, han traí­do se­men de Es­ta­dos Uni­dos y de Aus­tra­lia. Es­tán vin­cu­la­dos con la ca­ba­ña Beck­ton, de Wyo­ming que les pro­vee ge­né­ti­ca pe­ro sin per­der el bio­ti­po bus­ca­do que es de un ani­mal no tan gran­de.

“El sca­ning lo ha­ce­mos so­bre la to­ta­li­dad de la ha­cien­da, que es una par­ti­cu­la­ri­dad no muy co­mún pa­ra las ca­ba­ñas en la Ar­gen­ti­na, lo usa­mos co­mo sis­te­ma de se­lec­ción, no co­mo sis­te­ma de ven­ta”, ex­pli­có “Beno”.

Res­pec­to a las cla­ves del ne­go­cio, Bus­tin­go­rri apun­ta esen­cial­men­te a dos: “Una es la efi­cien­cia de con­ver­sión de ali­men­to en car­ne con el con­si­guien­te cre­ci­mien- to de los ani­ma­les por­que el co­rral de­man­da al­ta efi­cien­cia pa­ra ser ren­ta­ble”. En cuan­to a la se­gun­da cla­ve, es la fa­ci­li­dad de par­to, por­que “en ro­deos gran­des y ex­ten­sio­nes im­por­tan­tes, co­mo las hay en Ar­gen­ti­na, las dis­to­cias ge­ne­ran com­pli­ca­cio­nes y no siem­pre se pue­de lle­gar a tiem­po”.

Bus­tin­go­rri des­ta­ca otro te­ma in­tere­san­te en cuan­to a la con­for­ma­ción del ro­deo na­cio­nal.

“El en­fo­que de la Ar­gen­ti­na es traer in­di­vi­duos de Aus­tra­lia o Es­ta­dos Uni­dos y no el me­ca­nis­mo de se­lec­ción”, di­jo y agre­gó: “La se­lec­ción que ha­ce­mos es con cri­te­rios la­xos y és­to es de un país sub­de­sa­rro­lla­do, ve­ni­mos atra­sa­dos 25 años”.

“Beno” no se preo­cu­pa por el fu­tu­ro por­que “hay equi­po” pa­ra se­guir con el tra­ba­jo que ya tie­ne más de un si­glo en la fa­mi­lia. Jo­sé (h) y Lu­cas son ve­te­ri­na­rios y tra­ba­jan en em­pre­sas ga­na­de­ras de la zo­na a la vez que par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te de las ven­tas y desa­rro­llo de la ca­ba­ña. Fer­mín es ingeniero agró­no­mo y es­tá en­car­ga­do de la pro­duc­ción y ma­ne­jo de los cam­pos y, por úl­ti­mo, Ig­na­cio es abo­ga­do pe­ro tra­ba­ja en la ad­mi­nis­tra­ción de la ca­ba­ña. Fi­nal­men­te, la úni­ca hi­ja mu­jer no par­ti­ci­pa de la ac­ti­vi­dad pe­ro sí de las de­ci­sio­nes de la em­pre­sa fa­mi­liar.

Or­gu­llo­so. Bus­tin­go­rri jun­to a un plan­tel de ma­dres en el es­ta­ble­ci­mien­to San Pa­tri­cio.

Las ma­dres. Un ro­deo de hem­bras An­gus ne­gras y co­lo­ra­das. La ca­ba­ña San Pa­tri­cio, de Jo­sé Bus­tin­go­rri, tie­ne un plan­tel de en­tre 600-1.000 ma­dres.

HHer­ma­nos uni­dos.id A lla izq.i JJo­séé BBus­tin­go­rri,ti i jjun­tot a su hhermano JJu­lio.li En el cen­tro, la su­ple­men­ta­ción tie­ne un rol cen­tral en una zo­na ines­ta­ble. A la de­re­cha, la ca­li­dad óp­ti­ma de un to­ro ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.