Aler­ta por ra­mu­la­ria en el sud­es­te bo­nae­ren­se

El ex­ce­so de hu­me­dad po­ne en ries­go los lo­tes de ce­ba­da.

Clarin - Rural - - TAPA - Mar­ce­lo Car­mo­na Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En la tem­po­ra­da 2001-02, ex­cep­cio­nal­men­te nu­bla­da, llu­vio­sa y hú­me­da, se re­gis­tró una nue­va en­fer­me­dad en el país, en los cul­ti­vos de ce­ba­da cer­ve­ce­ra de la re­gión pam­pea­na. Si­mi­la­res con­di­cio­nes se re­gis­tra­ron du­ran­te la cam­pa­ña 2012-2013.

Aho­ra, ha­ce po­cos días, en el sud­es­te bo­nae­ren­se se re­gis­tra­ron fuertes vien­tos acom­pa­ña­dos por abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes que anega­ron y en­char­ca­ron va­rios cam­pos, ca­mi­nos y ru­tas. Tres Arro­yos, Bal­car­ce, Pie­res, Ne­co­chea, etc., mues­tran anega­mien­tos com­pa­ra­bles a los que ocu­rrie­ron en las dos an­te­rio­res cam­pa­ñas des­crip­tas con epi­de­mias de ra­mu­la­ria. Si bien pa­re­ce ha­ber siem­pre inócu­lo en la re­gión, co­mo la pre­sen­cia de la en­fer­me­dad es es­po­rá­di­ca, es ne­ce­sa­rio in­ves­ti­gar más acer­ca de las va­ria­bles am­bien­ta­les que des­en­ca­de­nan la dis­per­sión, es­po­ru­la­ción e in­fec­ción por par­te de es­te hon­go, de­no­mi­na­do ra­mu­la­ria co­llo-cy­gni.

Es­te pa­tó­geno po­see una fa­se in­ter­na en la plan­ta co­mo en­dó­fi­to y con im­por­tan­te tiem­po de la­ten­cia, has­ta que en for­ma pos-

te­rior a la flo­ra­ción y en pre­sen­cia de luz, emer­gen sú­bi­ta­men­te las le­sio­nes so­bre el te­ji­do fo­liar. Ini­cial­men­te, es­tas le­sio­nes pue­den con­fun­dir­se con el co­mien­zo de la man­cha en red (Drechs­le­ra te­res), lue­go cre­cen y se es­par­cen por to­da la ho­ja dan­do un as­pec­to de sal­pi­ca­do den­so.

El diag­nós­ti­co sue­le ser di­fí­cil y tar­dío ya que los mis­mos pue­den con­fun­dir­se con as­pec­tos nu­tri­cio­na­les; man­chas fi­sio­ló­gi­cas de la ce­ba­da y, en ge­ne­ral, apa­re­cen mez­cla­das con sín­to­mas de otros pa­tó­ge­nos co­mo Drechs­le­ra, man­cha bo­rro­sa (Bi­po­la­ris so­ro­ki­nia­na) o es­cal­da­du­ra (Ryn­chos­po­rium se­ca­lis). El hon­go se ob­ser­va más fá­cil­men­te so­bre el te­ji­do muer­to o ne­cró­ti­co. Al­gu­nos as­pec­tos inequí­vo­cos pa­ra di­fe­ren­ciar­la de las man­chas fi­sio­ló­gi­cas son que las man­chas por ra­mu­la­ria ge­ne­ral­men­te pre­sen­tan un ha­lo clo­ró­ti­co, el que no se de­tec­ta en las de ori­gen fi­sio­ló­gi­co.

Otro as­pec­to di­fe­ren­cial es la ubi­ca­ción de las le­sio­nes de ra­mu­la­ria en ta­llos, ho­jas y vai­nas; las de ori­gen fi­sio­ló­gi­co ca­si siem­pre es­tán só­lo en las ho­jas. Fi­nal­men­te, ra­mu­la­ria ata­ca a to­das las va­rie­da­des de ce­ba­da, mien­tras que las le­sio­nes fi­sio­ló­gi­cas es­tán aso­cia­das a al­gu­nas va­rie­da­des. La en­fer­me­dad cau­sa una rá­pi­da se­nes­cen­cia y “en­tre­ga” del cul­ti­vo. A me­di­da que la plan­ta cre­ce, el hon­go co­lo­ni­za y ge­ne­ra ru­be­li­nas, una to­xi­na que ace­le­ra la se­nes­cen­cia.

La in­fec­ción es­tá muy re­la­cio­na­da con las ho­ras de mo­ja­do, fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de las llu­vias. Por lo des­crip­to an­te­rior­men­te y an­te la ocu­rren­cia de anega­mien­tos y abun­dan­tes llu­vias que po­drían ge­ne­rar es­trés en lo­tes de ce­ba­da, se de­be­rá es­tar muy aten­to y pre­pa­ra­dos pa­ra pro­ce­der even­tual­men­te al ma­ne­jo de es­ta en­fer­me­dad.

Con­trol

Si exis­tie­se una epi­de­mia de Ra­mu­la­ria se ne­ce­si­ta­ría un pro­gra­ma quí­mi­co de con­trol es­pe­cial. Se tra­ta de una en­fer­me­dad par­ti­cu­lar y de muy di­fí­cil diag­nós­ti­co. ti­diag­nós­ti­co. La me­jor ma­ne­ra es ha­cer un test des­de ma­co­lla­je. Hay tres po­si­bles: el clá­si­co mor­fo­ló­gi­co, el ELI­SA se­ro­ló­gi­co y el PCR Mo­le­cu­lar. leMo­le­cu­lar. Los dos úl­ti­mos son más pre­ci­sos, pe­ro ca­ros y ne­ce­si­tan de desa­rro­llo en Ar­gen­ti­na.

El pri­me­ro pue­de usarse pe­ro rpe­ro lle­va tiem­po. El hon­go pue­de es­po­ru­lar en ho­jas don­de ha­ya se­nes­cen­cia (más vie­jas) y lue­go sa­len las fruc­ti­fi­ca­cio­nes. Ba­jo mi­cros­co­pio se con­fir­ma la pre­sen­cia de es­po­ras y una vez de­tec­ta­do de­be pro­ce­der­se a la apli­ca­ción.

Las car­bo­xa­mi­das son las mo­lé­cu­las más efi­cien­tes pa­ra el con­trol pe­ro en mez­clas con es­tro­bi­lu­ri­nas y/o tri­ples mez­clas con tria­zol. Es muy im­por­tan­te el mo­men­to de con­trol pa­ra ase­gu­rar el éxi­to.

Aten­tos. El mo­men­to de con­trol es cla­ve pa­ra el éxi­to del tra­ta­mien­to.

Le­sión. Una ho­ja con la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.