¿Y dón­de es­tá el pi­lo­to?

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

En el cam­po, el horno no es­tá pa­ra bo­llos. La abrup­ta caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, no por ines­pe­ra­da, agre­ga una cuo­ta de an­gus­tia que se su­ma al en­cres­pa­mien­to de la re­la­ción en­tre go­bierno y agro. Le­jos de com­pren­der la ver­da­de­ra si­tua­ción, la con­duc­ción ofi­cial no ha­ce más que agre­gar le­ña al fue­go.

La pri­me­ra con­se­cuen­cia de la caí­da de los pre­cios es el achi­que. El go­bierno cree que “igual van a sem­brar”. Par­ten de la ba­se de que no tie­nen otra al­ter­na­ti­va y ade­más, en sus úl­ti­mos me­ses en el po­der, tam­po­co les in­tere­sa que se pro­fun­di­ce la so­ji­za­ción. Ig­no­ran que ni si­quie­ra “el yu­yo” es hoy al­ter­na­ti­va en la per­ma­nen­te hui­da ha­cia ade­lan­te del sec­tor.

El cam­po sa­be có­mo ajus­tar­se y va a ha­cer lo po­si­ble pa­ra lle­gar vi­vo al 2016. Con­ser­va la es­pe­ran­za de que cual­quie­ra sea el su­ce­sor, la si­tua­ción se­rá di­fe­ren­te. Na­die se ha­ce de­ma­sia­das ilu­sio­nes, por­que la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral en­tien­de bas­tan­te po­co de las ne­ce­si­da­des del sec­tor, y só­lo mira si ha­brá más o me­nos agua en la fuen­te don­de siem­pre abre­va. Pe­ro co­mo en­tre se­res ra­cio­na­les “to­do tie­ne lí­mi­te”, hay una ven­ta­ni­ta abier­ta al op­ti­mis­mo.

El que no sa­be có­mo ajus­tar­se es el go­bierno, y esa es la Es­pa­da de Da­mo­cles que se si­gue blan­dien­do so­bre las cha­cras. Es­ta se­ma­na se co­no­cie­ron nue­vas nor­mas de la Afip, in­vo­lu­cran­do aho­ra has­ta la in­for­ma­ción so­bre las com­pras de bol­sas de al­ma­ce­na­je. En to­do el mun­do las bol­sas, crea­ción ar­gen­ti­na pa­ra re­sol­ver la lo­gís­ti­ca de co­se­cha y al­ma­ce­na­je, si­guen ga­nan­do es­pa­cio. Pe­ro acá el go­bierno cree que las bol­sas tie­nen la cul­pa de la fal­ta de in­gre­so de dó­la­res, por­que los pro­duc­to­res

La ren­ta­bi­li­dad del cam­po ca­yó pe­ro el Go­bierno si­gue bus­can­do ex­pri­mir­lo

re­tie­nen la mer­ca­de­ría. Ab­sur­do.

Ya les ha­bían cor­ta­do los cré­di­tos BNA, en la “in­te­li­gen­cia” de que es­to los obli­ga­ría a ven­der la so­ja. Lo úni­co que lo­gra­ron es fre­nar la ven­ta de bie­nes de ca­pi­tal, acen­tuan­do la re­ce­sión en las em­pre­sas de ma­qui­na­ria agrí­co­la, que se re­bus­can con al­gu­na ex­por­ta­ción tam­bién tra­ba­da por el atra­so cam­bia­rio.

Aho­ra, pa­ra con­se­guir una car­ta de por­te ten­drán que lle­nar re­qui­si­tos en­tre los que fi­gu­ra la de­cla­ra­ción de com­pras de bol­so­nes, in­di­can­do can­ti­dad y me­di­da. Lo van a ha­cer, con los dien­tes apre­ta­dos, por­que la bol­sa no es pa­ra eva­dir sino pa­ra, sim­ple­men­te, al­ma­ce­nar y ele­gir el mo­men­to me­jor pa­ra ven­der. Pe­ro la me­di­da es una vuel­ta de tuer­ca que ener­va. No es así co­mo va a con­se­guir una ma­yor li­qui­da­ción, ni mu­cho me­nos un im­pul­so a la pró­xi­ma siem­bra, la úl­ti­ma de la era K, que de­ja­rá el go­bierno sin ha­ber lo­gra­do con­so­li­dar una co­se­cha de 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Otra ame­na­za que qui­zá se con­cre­te en es­tos días es el des­do­bla­mien­to del pre­cio del eta­nol, una vía de es­ca­pe pa­ra el maíz de la reun gión cen­tro. Co­mo ba­jó el pre­cio internacional del ce­real, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía quie­re re­du­cir el pre­cio que pa­ga YPF y las otras pe­tro­le­ras por el bio­com­bus­ti­ble que cor­tan con la naf­ta, sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes y me­jo­ran­do la ma­triz am­bien­tal. Se man­ten­dría el pre­cio pa­ra el eta­nol de ca­ña, cu­yo pre­cio no ba­jó, pe­ro sí el del ce­real. Un dis­pa­ra­te téc­ni­co, aun­que buen ne­go­cio pa­ra las pe­tro­le­ras por­que és­tas si­guen su­bien­do el pre­cio de la naf­ta.

En otras pa­la­bras, trans­fe­ren­cia de in­gre­sos de la ca­de­na agroin­dus­trial al sur­ti­dor, sin be­ne­fi­cio pa­ra los con­su­mi­do­res. Re­cor­de­mos que hay cin­co plan­tas de eta­nol de maíz, la más an­ti­gua no cum­plió dos años de vi­da y las dos úl­ti­mas (ACABio de Vi­lla Ma­ría y Dia­ser de San Luis) to­da­vía ni si­quie­ra se inau­gu­ra­ron. Les cam­bian las re­glas de jue­go des­pués de in­ver­sio­nes por más de 500 mi­llo­nes de dó­la­res en el in­te­rior. Al­re­de­dor de es­tas plan­tas se ha for­ma­do un in­tere­san­te mer­ca­do pa­ra el maíz, que en­cuen­tra la al­ter­na­ti­va de “va­lor agregado en ori­gen” co­mo me­nea con fre­cuen­cia el dis­cur­so ofi­cial.

Fren­te a la an­gus­tian­te si­tua­ción de los pre­cios, to­do el sec­tor ajus­ta su es­tra­te­gia. Has­ta Mon­san­to fle­xi­bi­li­zó su po­lí­ti­ca, has­ta aho­ra muy du­ra, de co­bro por su tec­no­lo­gía. En es­to in­ci­dió no só­lo la cre­cien­te opo­si­ción de los pro­duc­to­res, sino la fuer­te caí­da de la ren­ta­bi­li­dad agrí­co­la. Han ba­ja­do los al­qui­le­res, se vuel­ve a las apar­ce­rías en lu­gar de los arren­da­mien­tos con pa­go an­ti­ci­pa­do, etc. Pe­ro al avión del go­bierno se le apa­ga­ron los mo­to­res, a na­die se le cae una idea cohe­ren­te. El Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra se con­vier­te en un sim­ple co­men­ta­ris­ta, ase­gu­ran­do que hay que au­men­tar el pe­so de fae­na de los no­vi­llos, co­mo si su fun­ción no fue­ra con­ven­cer a sus pa­res im­ber­bes de Eco­no­mía pa­ra con­cre­tar­lo.

En­ton­ces bro­ta la pre­gun­ta inevi­ta­ble: “don­de es­tá el pi­lo­to”. t

A la bol­sa. La Afip pre­ten­de sa­ber dón­de es­tán los si­los de ca­da pro­duc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.