Con la vis­ta en la siem­bra de so­ja

La cam­pa­ña que es­tá por co­men­zar trae nue­vos desafíos, co­mo las ma­le­zas y la com­pac­ta­ción de sue­los, que obli­gan a afi­nar la pun­te­ría.

Clarin - Rural - - CAPACITACIÓN -

La siem­bra de so­ja co­men­za­rá en po­cas se­ma­nas y se­rá mu­cho más com­ple­ja que la de las úl­ti­mas cam­pa­ñas por la caí­da en la ren­ta­bi­li­dad del cul­ti­vo y por los cre­cien­tes pro­ble­mas agro­nó­mi­cos. Con es­te pa­no­ra­ma, un cen­te­nar de pro­duc­to­res de la no­na nú­cleo acu­dió es­ta se­ma­na a Cam­po Cre­cien­te, una jor­na­da de ac­tua­li­za­ción téc­ni­ca rea­li­za­da en Ra­ma­llo, Bue­nos Ai­res, por Ex­poa­gro y la Coope­ra­ti­va Agrí­co­la de Ra­ma­llo.

El je­fe del de­par­ta­men­to agro­nó­mi­co de la coope­ra­ti­va, Raúl Sal­vio­ni re­cor­dó las ba­ses del ma­ne­jo de ma­le­zas. “A pe­sar de la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de los her­bi­ci­das (los no se­lec­ti­vos (gli­fo­sa­to) re­pre­sen­tan un 54% y los se­lec­ti­vos, un 18% del gas­to to­tal en pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios que rea­li­za un pro­duc­tor) si­guen sien­do las he­rra­mien­tas más efec­ti­vas y eco­nó­mi­cas pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas -in­di­có-. Sin em­bar­go, exis­ten otras tác­ti­cas de ma­ne­jo proac­ti­vo: las me­cá­ni­cas y las cul­tu­ra­les. En la pri­me­ra ca­te­go­ría, se pue­de rea­li­zar una la­bran­za pre-siem­bra, es­car­das al cul­ti­vo o post-co­se­cha. En­tre las tác­ti­cas cul­tu­ra­les, la más efi­caz es una ro­ta­ción de cul­ti­vos ade­cua­da. Tam­bién in­flu­yen la fe­cha y den­si­dad de siem­bra, la dis­tan­cia en­tre sur­cos, la ubi­ca­ción del fer­ti­li­zan­te y los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra”.

El gli­fo­sa­to apa­re­ció en el mer­ca­do en el año 1976 y to­da­vía es la ma­yor he­rra­mien­ta usa­da en el país pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas. “Ac­tual­men­te, se re­le­vó en el mun­do unas cin­cuen­ta es­pe­cies que desa­rro­lla­ron na­tu­ral­men­te una re­sis­ten­cia no só­lo al gli­fo­sa­to, sino a múl­ti­ples agen­tes ac­ti­vos. “Aho­ra te­ne­mos que re­vi­sar el lo­te ca­da se­ma­na por­que ya no es­ta­mos se­gu­ros de que el gli­fo­sa­to con­tro­le to­das las ma­le­zas”, acla­ró Sal­vio­ni.

En­tre los asis­ten­tes, el pro­duc­tor Ro­ber­to Spas­sa­ri­ni, y su ase­sor, San­tia­go Co­rrea, de la zo­na de Ba­vio, des­ta­ca­ron que la di­fu­sión de ma­le­zas re­sis­ten­tes afec­ta a to­dos. “En Ba­vio en­con­tra­mos di­fi­cul­ta­des en erra­di­car la ra­ma ne­gra. No te­ne­mos rai­grás re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to por­que en nues­tra zo­na se si­guen ro­tan­do los lo­tes con ci­clos de pas­tu­ras. Pe­ro nos pre­gun­ta­mos có­mo re­em­pla­zar al gli­fo­sa­to. Bus­ca­mos cam­biar año tras año los mo­dos de ac­ción de los her­bi­ci­das pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de ma­le­zas. En es­te sen­ti­do, pro­ba­mos al­ter­na­ti­vas adap­ta­bles a la reali­dad de la zo­na y a nues­tro bol­si­llo”, di­jo Spas­sa­ri­ni.

A su turno, Guillermo Gers­ter, del INTA Roldán, re­mar­có que mu­chos cam­pos en el sud­es­te cor­do­bés y el cen­tro bo­nae­ren­se se en­cuen­tran ac­tual­men­te ane­ga­dos. “Es­te fe­nó­meno es pro­vo­ca­do por el as­cen­so de na­pas freá­ti­cas, al­go preo­cu­pan­te por la sa­li­ni­dad ex­ce­si­va del agua que pue­de per­ju­di­car el cul­ti­vo”, di­jo. Los Hay cam­pos ane­ga­dos por el as­cen­so de las na­pas freá­ti­cas asis­ten­tes le con­tes­ta­ron que en Ra­ma­llo, don­de la úl­ti­ma lluvia se re­mon­ta al 12 de ju­lio, no tie­nen ese pro­ble­ma.

Gers­ter se re­fi­rió lue­go a la com­pac­ta­ción de sue­los y la re­duc­ción co­rre­la­ti­va de sus ma­cro­po­ros. “Es­te pro­ble­ma se no­ta más to­da­vía en sue­los de­gra­da­dos por el mo­no­cul­ti­vo de so­ja. De he­cho, la so­ja es el cul­ti­vo más afec­ta­do por la com­pac­ta­ción de sue­lo, al con­tra­rio del tri­go cu­yas raí­ces per­fo­ran con más fuer­za el sue­lo. La col­za de­com­pac­ta el sue­lo y ayu­da a te­ner un rin­de su­pe­rior del cul­ti­vo pos­te­rior”, agre­gó.

Lue­go, Her­nán Fe­rra­ri, del INTA Con­cep­ción del Uru­guay, dio con­se­jos pa­ra la pues­ta a pun­to de la sem­bra­do­ra. Las cu­chi­llas tur­bo con on­du­la­ción lar­ga cor­tan me­jor el ras­tro­jo y no lo en­tie­rran en el sue­lo co­mo sue­le pa­sar con otro ti­po de cu­chi­lla”, men­cio­nó.

Su char­la fue un pre­lu­dio a los

ejer­ci­cios de siem­bra que tu­vie­ron lu­gar en el cam­po de sue­los fran­cos de Ex­poa­gro. “El trac­tor sí de­be pa­ti­nar en­tre un 5% y un 12% y su ve­lo­ci­dad ideal pa­ra sem­brar es de 7 km/h”, re­cor­dó an­te un pú­bli­co co­no­ce­dor.

Pa­ra me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de se­mi­lla, ex­pli­có una téc­ni­ca pro­ba­da en un pri­mer mo­men­to pa­ra la siem­bra de arroz pe­ro que fun­cio­na tam­bién pa­ra so­ja o cual­quier otro cul­ti­vo. “Se tra­ta de un tru­co que con­sis­te en co­lo­car una go­ma son­da aden­tro de la man­gue­ra co­rru­ga­da de la sem­bra­do­ra. La go­ma -si­mi­lar a la usa­da por en­fer­me­ros cuan­do rea­li­zan una ex­trac­ción de san­gre­sir­ve pa­ra man­te­ner la man­gue­ra ten­sa­da. Así se evi­ta la for­ma­ción de án­gu­los agu­dos que pro­vo­can una ma­la dis­tri­bu­ción con una des­car­ga a bor­bo­to­nes”, ex­pli­có.

La agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión con­tri­bu­ye a li­mi­tar la com­pac­ta­ción de sue­los pro­vo­ca­da por el pe­so las má­qui­nas. La em­pre­sa Plan­tium, re­pre­sen­ta­da por Die­go Ro­me­ro, mos­tró su lí­nea com­ple­ta de pi­lo­to au­to­má­ti­co que per­mi­te sem­brar con dos cen­tí­me­tros de pre­ci­sión en­tre pa­sa­das, así co­mo un mo­ni­tor de siem­bra que se pue­de tras­la­dar a la pul­ve­ri­za­do­ra. “El mo­ni­tor fun­cio­na co­mo un sis­te­ma de alar­ma. Se con­tro­la la ba­ja­da de se­mi­lla y fer­ti­li­zan­te, pro­gra­man­do de an­te­mano el nú­me­ro de se­mi­llas y la can­ti­dad de fer­ti­li­zan­te desea­dos”, ex­pli­có.

El pro­duc­tor de Ra­ma­llo Ma­rio Pasquali des­ta­có el con­se­jo de Fe­rra­ri de ca­li­brar el ai­re de y el ni­vel de agua en las go­mas tra­se­ras. “Se le da al taco que es­tá en la di­rec­ción cen­tral del eje tra­se­ro un cen­tí­me­tro de des­pe­je con res­pec­to al sue­lo, pa­ra apro­ve­char to­da la po­ten­cia del trac­tor y no com­pac­tar los sue­los. Pa­ra li­mi­tar la com­pac­ta­ción hay que evi­tar su­per­po­ner las pa­sa­das de ma­qui­na­ria y usar go­mas ade­cua­das”, di­jo, y aña­dió que el cul­ti­vo de ar­ve­ja es­tá cre­cien­do en la zo­na co­mo op­ción de in­vierno.

Pro­xi­ma­men­te, Cam­po Cre­cien­te rea­li­za­rá otras otras jor­na­das de ac­tua­li­za­ción téc­ni­ca so­bre pul­ve­ri­za­ción, rie­go y co­se­cha.

En Ra­ma­llo. La pues­ta a pun­to de la sem­bra­do­ra ge­ne­ró atrac­ción en los asis­ten­tes a la jor­na­da Cam­po Cre­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.