Fa­lle­ció “Nino” Ces­ta­ri a los 91 años

Fue el crea­dor de las pri­me­ras tol­vas au­to­des­car­ga­bles, un hombre que pu­so to­do su in­ge­nio al ser­vi­cio del sec­tor agro­pe­cua­rio.

Clarin - Rural - - CAPACITACIÓN PÉRDIDA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

No va­mos a ol­vi­dar fá­cil­men­te al bueno de Juan “Ni­ca­rros no” Ces­ta­ri, quien nos aban­do­nó ha­ce unos días a los ca­si 92 años de edad. Su fa­lle­ci­mien­to nos en­con­tró en el Farm Pro­gress Show de Io­wa, don­de ya no hay mu­cho que en­vi­diar y él tie­ne mu­cho que ver con eso. Des­de que Nino se hi­zo car­go de la fá­bri­ca que ha­bía fundado su pa­dre An­drés en Co­lón, en 1927, su es­pí­ri­tu in­no­va­dor “aco­pló” el pro­gre­so de las pam­pas, acor­tan­do la bre­cha tec­no­ló­gi­ca con el mun­do agrí­co­la desa­rro­lla­do.

En es­tos años de pro­fun­da trans­for­ma­ción del agro, he­mos com­par­ti­do ex­tra­or­di­na­rios mo­men­tos con Nino y su hi­jo Néstor, aho­ra al ti­món de la em­pre­sa que pu­so su mar­ca en el pri­mer es­la­bón en­tre la cha­cra y el puer­to. Las tol­vas Ces­ta­ri li­de­ran des­de ha­ce mu­chos años la in­ter­fa­se en­tre la co­se­cha­do­ra y el ca­mión.

Co­no­cí a Don Nino en 1980. En aquél mo­men­to, en la Ar­gen­ti­na se fa­bri­ca­ban de­ce­nas de mar­cas de co­se­cha­do­ras, to­da cor­ta­das por la mis­ma ti­je­ra. Tan­que de gra­nos pe­que­ños, de no más de 2.000 li­tros, y len­ta des­car­ga. Pa­ra “aten­der­las”, se uti­li­za­ban ca­rros tol­va de plano in­cli­na­do y des­car­ga por gra­ve­dad. Eran ca­rac­te­rís­ti­cos los tren­ci­tos de cua­tro y un chi­man­go pa­ra car­gar el ca­mión.

Cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras má­qui­nas im­por­ta­das, con tan­ques de 5.000 li­tros pa­ra arri­ba y rá­pi­da des­car­ga, hi­zo fal­ta otra co­sa. Y el pri­me­ro que “la vió” fue don Nino. Rá­pi­do de re­fle­jos, en po­cos me­ses desa­rro­lló las pri­me­ras tol­vas au­to­des­car­ga­bles. Ya in­ten­ta­ban abrir­se pa­so otras em­pre­sas con pro­duc­tos si­mi­la­res, pe­ro Ces­ta­ri hi­zo va­ler su li­de­raz­go en el ru­bro y en­se­gui­da do­mi­nó el mer­ca­do. Aquél tren de cua­tro ca­rros y el chi­man­go pa­só a la his­to­ria. Hoy el equi­po de un con­tra­tis­ta de co­se­cha se com­po­ne de una má­qui­na y un gran ca­rro au­to­des­car­ga­ble. Hay mu­chas mar­cas en el mer­ca­do, pe­ro na­die le qui­ta a don Nino el mé­ri­to de ha­ber si­do su men­tor en un ru­bro cla­ve de nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad.

Cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras co­se­cha­do­ras Claas, de ori­gen ale­mán, los in­ge­nie­ros de la em­pre­sa se sor­pren­die­ron con es­te ti­po de aco­pla­dos, que no exis­tían en Eu­ro­pa. Al tiem­po, me to­có com­par­tir en el cas­ti­llo de Chan­tilly, cer­ca de Pa­rís, una pre­sen­ta­ción ma­jes­tuo­sa de los pro­duc­tos Claas pa­ra to­do el mun­do. Bueno, allí es­ta­ba, pin­ta­da con los co­lo­res de Claas, una gran tol­va Ces­ta­ri pro­vis­ta de oru­gas. Una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, no so­lo por es­ta pre­sen­cia. En la gi­ra pre­via, com­par­ti­mos con Nino y un gru­po de ar­gen­ti­nos unos días for­mi­da­bles, don­de sus jó­ve­nes 80 años es­ti­ra­ban las ve­la­das con pro­fu­sión de lin­das anéc­do­tas y re­cuer­dos de ja­lo­nes de la Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Hoy las tol­vas Ces­ta­ri se ven­den en to­do el mun­do. Su hi­jo Néstor es­ta­ba ven­dien­do al­gu­nas en Bo­li­via cuan­do lo sor­pren­dió la no­ti­cia de la par­ti­da de don Nino.

Ciu­da­dano Ilus­tre de Co­lón, su bon­ho­mía y fuer­za crea­do­ra que­dan plas­ma­das en su pro­li­ja plan­ta, don­de me­dio cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de ver­los ca­si has­ta sus úl­ti­mos días de­rra­man­do ener­gía y bue­nas ideas. Su ape­lli­do es ya una mar­ca in­de­le­ble de nues­tro agro. Y es­tá bien cus­to­dia­do. Por su hi­jo, sus nie­tos, y to­do ese cam­po al que siem­pre se­gui­rá “aco­pla­do”. t

Dos ge­ne­ra­cio­nes. Nino Ces­ta­ri jun­to a su hi­jo Néstor, ha­ce po­cos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.