Pre­ve­nir es me­jor que cu­rar

Ma­ne­jo reac­ti­vo Bus­car so­lu­cio­nes cuan­do ya apa­re­ció el pro­ble­ma ha­ce pe­li­grar el ne­go­cio Ma­ne­jo proac­ti­vo La pre­ven­ción tie­ne cos­tos ini­cia­les más al­tos, pe­ro me­no­res a lar­go pla­zo

Clarin - Rural - - AVICULTURA -

En los úl­ti­mos diez años, el in­cre­men­to en el nú­me­ro y dis­tri­bu­ción de ma­le­zas de di­fí­cil con­trol -to­le­ran­tes y re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das- en Ar­gen­ti­na, fue sig­ni­fi­ca­ti­vo, pro­vo­can­do im­por­tan­tes pér­di­das de ren­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción agrí­co­la. Ade­más de ge­ne­rar dis­mi­nu­ción de ren­di­mien­tos y ma­yo­res cos­tos pa­ra su con­trol, es­tas “ma­las hier­bas” obli­gan a rea­li­zar cam­bios en los sis­te­mas. En es­te con­tex­to, un in­for­me de la Red de Co­no­ci­mien­to en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), que coor­di­na Aa­pre­sid, de­ter­mi­na el im­pac­to de las ma­las hier­bas en los már­ge­nes de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria.

En el tra­ba­jo se ana­li­za­ron seis zo­nas agroe­co­ló­gi­cas: No­res­te (NEA), No­roes­te (NOA), Nor­te de Cór­do­ba (NCba), Sur de Cór­do­ba (SC­ba), Zo­na Nú­cleo (Nú­cleo) y Sud­es­te de Bue­nos Ai­res (SE­BA), y pa­ra ca­da una de ellas se cal­cu­la­ron los cos­tos de pro­duc­ción de so­ja y maíz en dos si­tua­cio­nes: “Sin ma­le­zas di­fí­ci­les” (SMD) y “Con ma­le­zas di­fí­ci­les” (CMD). Den­tro de las es­pe­cies pro­ble­ma, se con­si­de­ra­ron las ma­le­zas más men­cio­na­das por los téc­ni­cos en los ta­lle­res de la REM. En tan­to, las es­tra­te­gias de con­trol quí­mi­co de las mis­mas fue­ron con­sul­ta­das a ase­so­res re­fe­ren­tes de ca­da zo­na, en ba­se a lo que se es­tá uti­li­zan­do en lo­tes con al­ta in­fes­ta­ción.

De acuer­do a lo re­le­va­do, se pu­do de­ter­mi­nar que el ma­ne­jo de las ma­le­zas di­fí­ci­les im­pli­có un au­men­to en el uso de her­bi­ci­das y en al­gu­nos ca­sos de las do­sis apli­ca­das, lo cual de­ri­vó en un in­cre­men­to de cos­tos sig­ni­fi­ca­ti­vo que va­rió en­tre 12 y 18 dó­la­res por hec­tá­rea, al­can­zan­do los má­xi­mos en el NEA, NOA, Nor­te y Sur de Cór­do­ba.

Es­to con­cuer­da con lo que se vie­ne ob­ser­van­do en el mer­ca­do de her­bi­ci­das a ni­vel na­cio­nal: en 2013 se ha gas­ta­do un 27% más en “her­bi­ci­das no gli­fo­sa­to” que en 2012, su­peran­do los 667 mi­llo­nes de dó­la­res. Por su par­te, en gli­fo­sa­to se gas­ta­ron 907 mi­llo­nes de dó­la­res, un 3% más que el año an­te­rior.

“En zo­nas co­mo NOA, NEA y nor­te y sur de Cór­do­ba, las ma­le­zas di­fí­ci­les es­tán im­pac­tan­do muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te so­bre el mar­gen bru­to de los cul­ti­vos de ve­rano ha­cién­do­los más ne­ga­ti­vos don­de ya lo son por los ba­jos pre­cios de los gra­nos, vol­vien­do ne­ga­ti­vos los már­ge­nes que son ape­nas po­si­ti­vos; o dis­mi­nu­yén­su do­los mar­ca­da­men­te y tor­nán­do­los ape­nas po­si­ti­vos, se­gún la zo­na y el cul­ti­vo con­si­de­ra­do.

Es­to, in­di­ca que hay si­tua­cio­nes en las que re­sul­ta in­via­ble eco­nó­mi­ca­men­te rea­li­zar un de­ter­mi­na­do cul­ti­vo”, se­ña­ló Mar­tín Mar­zet­ti, ge­ren­te de la REM. Por par­te, las zo­nas nú­cleo y sud­es­te de Bue­nos Ai­res son las que me­nor im­pac­to han acu­sa­do has­ta el mo­men­to.

Va­le des­ta­car que to­dos los már­ge­nes bru­tos cal­cu­la­dos no in­clu­ye­ron el costo de al­qui­ler, lo que deja en cla­ro que en de­ter­mi­na­das zo­nas y si­tua­cio­nes de ma­le­zas no que­da mar­gen al­guno pa­ra po­der pa­gar­lo. “Es­to po­ne de ma­ni­fies­to que los pro­pie­ta­rios de los cam­pos de­be­rán ser par­tí­ci­pes de la so­lu­ción si pre­ten­den con­ser­var el va­lor de su pro­pie­dad”, ad­vir­tió Mar­zet­ti.

Por otra par­te, los nú­me­ros mues­tran que un ma­ne­jo “reac­ti­vo” (la so­lu­ción se bus­ca una vez que apa­re­ce el pro­ble­ma) ha­ce pe­li­grar el ne­go­cio agrí­co­la cuan­do la pro­ble­má­ti­ca se in­cre­men­ta mar­ca­da­men­te. En sen­ti­do con­tra­rio, el ma­ne­jo “proac­ti­vo” (pre­ve­nir an­tes de te­ner el pro­ble­ma) tie­ne cos­tos ini­cia­les más ele­va­dos pe­ro sen­si­ble­men­te me­no­res en el me­diano y lar­go pla­zo.

En es­te úl­ti­mo ca­so se in­clu­yen prác­ti­cas co­mo la lim­pie­za de má­qui­nas al in­gre­sar al lo­te, el con­trol de los pri­me­ros man­cho­nes, el mo­ni­to­reo per­ma­nen­te y de ca­li­dad, la in­clu­sión de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, la ro­ta­ción de cul­ti­vos, la ro­ta­ción de me­ca­nis­mos de ac­ción her­bi­ci­da, la do­sis ade­cua­da y la ca­li­dad de apli­ca­ción, en­tre otras.

“Hay que to­mar con­cien­cia de que se de­be tra­ba­jar in­ten­sa­men­te en ge­ne­rar y adop­tar prác­ti­cas de ma­ne­jo in­te­gra­do de ma­le­zas y pla­gas en ge­ne­ral, pa­ra lo­grar una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas de pro­duc­ción ac­tua­les”, con­clu­yó el ge­ren­te de la REM. t

Bar­be­cho. En 2013, por los pro­ble­mas de ma­le­zas, se gas­tó un 27% más en “her­bi­ci­das no gli­fo­sa­to” que en 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.