Diez con­se­jos pa­ra en­fren­tar a las ma­le­zas re­sis­ten­tes en so­ja

Los di­fun­die­ron des­de Aa­pre­sid pre­vio a la siem­bra que se vie­ne.

Clarin - Rural - - TAPA - AA­PRE­SID Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Aun­que la siem­bra del cul­ti­vo de so­ja co­mien­ce ha­cia pri­ma­ve­ra-ve­rano, el éxi­to en el ma­ne­jo de las ma­le­zas se ini­cia mu­cho an­tes. Por eso, las de­ci­sio­nes que se to­men con tiem­po se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra co­men­zar a de­li­near el fu­tu­ro del cul­ti­vo.

Por eso, des­de la Red en Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, ela­bo­ra­ron un in­for­me con 10 pun­tos cla­ve pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas. 1- Pen­sar en el sis­te­ma y no só­lo en el cul­ti­vo pre­sen­te.

Si bien el fo­co pue­de es­tar pues­to en el ma­ne­jo de un lo­te des­ti­na­do a so­ja, no de­be per­der­se nun­ca de vis­ta que es­te cul­ti­vo se en­cuen­tra den­tro de un sis­te­ma de pro­duc­ción. Por eso, de­be es­tar acom­pa­ña­do de otros cul­ti­vos y por eso el ma­ne­jo de­be ha­cer­se pen­san­do en va­rios años; no so­lo en una cam­pa­ña. 2- Ele­gir va­rie­da­des con re­sis­ten­cia o to­le­ran­cia a her­bi­ci­das.

Ya en­fo­ca­dos en so­ja, se de­be de­ci­dir, en fun­ción de las ma­le­zas que pre­sen­ta el lo­te, cuál se­rá el her­bi­ci­da re­que­ri­do y se­lec­cio­nar las va­rie­da­des con re­sis­ten­cia o to­le­ran­cia al mis­mo.

En la ac­tua­li­dad, és­to se li­mi­ta a va­rie­da­des con re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to (RG) y va­rie­da­des con to­le­ran­cia a sul­fu­ni­lu­reas (STS). 3- Rea­li­zar un ma­ne­jo cultural: ¿ofen­si­vo o de­fen­si­vo?

El ma­ne­jo cultural in­clu­ye, en­tre otras prác­ti­cas, la elec­ción de la fe­cha de siem­bra, la dis­tan- cia en­tre sur­cos, la den­si­dad de siem­bra, la es­truc­tu­ra de la plan­ta y el gru­po de ma­du­rez, por ejem­plo. De­be te­ner­se en cuen­ta que, cuan­to ma­yor es el pro­ble­ma de ma­le­zas pre­sen­te en el lo­te, ma­yor es la ne­ce­si­dad de com­bi­nar di­chas va­ria­bles de­fen­si­va­men­te, pa­ra que el cul­ti­vo se “de­fien­da” de la ma­le­za.

Pe­ro en los lo­tes en los cua­les no hay una al­ta pre­sión de ma­le­zas di­fí­ci­les, es fac­ti­ble ir ha­cia un ma­ne­jo ofen­si­vo.

4- Hay que que pa­sar el in­vierno.

Pa­ra lo­grar­lo, hay dos gran­des op­cio­nes. La pri­me­ra es el bar­be­cho quí­mi­co, ha­cien­do las apli­ca­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias. La se­gun­da op­ción es in­cluir un cul­ti­vo de in­vierno, pa­ra co­se­cha o de co­ber­tu­ra. En cual­quie­ra de los dos ca­sos, el ob­je­ti­vo es bus­car que el cul­ti­vo com­pi­ta con las ma­le­zas que in­ten­tan na­cer en es­ta eta­pa del año. Sea cual sea la op­ción adop­ta­da, lo im­por­tan­te es no “de­jar­le li­bre la can­cha” a las ma­le­zas.

5- Sem­brar lim­pio.

Es fun­da­men­tal sem­brar so­bre un lo­te lim­pio. Aun­que pa­re­ce al­go sen­ci­llo de com­pren­der, el no cum­pli­mien­to de es­ta pre­mi­sa es la prin­ci­pal cau­sa de lo­tes “su­cios” con ra­ma ne­gra, por ejem­plo.

Ase­gu­rar que el lo­te es­té sin ma­le­zas pue­de re­que­rir, en cier­tas si­tua­cio­nes, re­tra­sar al­gu­nos días la siem­bra, pe­ro és­to es siem­pre pre­fe­ri­ble a li­diar con un lo­te in­fes­ta­do has­ta la co­se­cha.

6- Ba­jar la pre­sión, con her­bi­ci­das preemer­gen­tes.

Son una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra dis­mi­nuir los flu­jos de emer­gen­cia de ma­le­zas.

Su uti­li­za­ción tie­ne dos con­se­cuen­cias in­di­rec­tas de im­por­tan­cia. Por un la­do, da tiem­po pa­ra rea­li­zar la si­guien­te apli­ca­ción, cuan­do sea ne­ce­sa­ria. Por el otro, ase­gu­ra la efec­ti­vi­dad del her­bi­ci­da pos­te­rior, que se en­con­tra­rá con me­nor can­ti­dad de plan­tas a con­tro­lar.

Los preemer­gen­tes le dan “ai­re” al cul­ti­vo en los pri­me­ros es­ta­díos, y ac­túan dis­mi­nu­yen­do el ban­co de se­mi­llas.

7- Co­se­cha de ma­le­zas.

Usual­men­te no se pien­sa en la co­se­cha co­mo un mo­men­to pa­ra el con­trol de ma­le­zas. Pe­ro lo es, y ca­da vez más. Por un la­do, por­que al lim­piar la má­qui­na an­tes de in­gre­sar al lo­te se pre­vie­ne que en­tren nue­vas es­pe­cies pro­ble­má­ti­cas. Por otro la­do, si te­ne­mos man­cho­nes de ma­le­zas pro­ble­ma, es con­ve­nien­te no co­se­char­los, pa­ra evi­tar su dis­per­sión a otras par­tes del lo­te y a los que se co­se­cha­rán a con­ti­nua­ción.

8- Mo­ni­to­reo, mo­ni­to­reo y más mo­ni­to­reo de los lo­tes.

Nin­gu­na de las de­ci­sio­nes an­te­rio­res pue­den to­mar­se sin un ade­cua­do mo­ni­to­reo. Es­to im­pli­ca ir pe­rió­di­ca­men­te al lo­te, re­co­rrer­lo y ano­tar lo que se ob­ser­va. Ade­más de per­mi­tir to­mar la me­jor de­ci­sión en ca­da mo­men­to, es­ta prác­ti­ca fa­ci­li­ta­rá la pla­ni­fi­ca­ción de fu­tu­ras cam­pa­ñas, ya que apor­ta­rá in­for­ma­ción de­ta­lla­da de ca­da lo­te.

9- Ro­ta­ción y/o mez­cla de prin­ci­pios ac­ti­vos.

Pa­ra dis­mi­nuir los riesgos de ge­ne­ra­ción de re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das es in­dis­pen­sa­ble ro­tar y/o mez­clar her­bi­ci­das con di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción, so­bre las mis­mas ma­le­zas. Es­to que, a prio­ri, pa­re­ce bas­tan­te sen­ci­llo, no lo es tan­to. Es pre­ci­so pres­tar es­pe­cial aten­ción a los mo­dos de ac­ción que co­rres­pon­den a ca­da her­bi­ci­da y ver qué ma­le­zas con­tro­la, pa­ra tra­tar de es­tar com­ba­tién­do­las con al me­nos dos mo­dos de ac­ción di­fe­ren­tes. 10- Hay di­fe­ren­tes ti­pos de apli­ca­cio­nes de pro­duc­tos.

Un her­bi­ci­da, a de­ter­mi­na­da do­sis, pue­de apli­car­se de mu­chas for­mas. Pue­de va­riar el ta­ma­ño de go­tas, los coad­yu­van­tes, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, el es­ta­do de la ma­le­za, la ca­li­dad del agua, por ci­tar al­gu­nas cues­tio­nes in­flu­yen­tes. Las apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das que se vie­nen rea­li­zan­do son ca­da vez más cos­to­sas, lo que ame­ri­ta pres­tar­le su­ma aten­ción a la for­ma en que las mo­lé­cu­las de her­bi­ci­da lle­gan al blan­co y cum­plen el ob­je­ti­vo dis­pues­to.

Pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, hay que ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. Y pa­ra eso hay que em­pe­zar los an­tes po­si­ble.

Lo­te su­cio. Es la prin­ci­pal cau­sa de la per­ma­nen­cia de es­pe­cies co­mo la ra­ma ne­gra, co­mo se ob­ser­va en la fo­to.

Mar­zet­ti. Lí­der de la red de Aa­pre­sid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.