Los dro­nes ya se vie­nen con to­do en el cam­po

Afir­man que pue­den mo­ni­to­rear me­jor que un hu­mano.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA Cla­rín Ru­ral

La ne­ce­si­dad de con­tar con da­tos con­fia­bles y en tiem­po real ha­ce que la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión avan­ce sin pau­sa en el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas que ayu­den a op­ti­mi­zar y a ha­cer más efi­cien­te la pro­duc­ción. Aho­ra, la in­no­va­ción lle­gó a los equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos, co­no­ci­dos co­mo dro­nes. Des­de el INTA Man­fre­di (en Cór­do­ba), ya eva­lúan in­clu­so su po­ten­cial de uso en la cer­ti­fi­ca­ción de pro­ce­sos y la tra­za­bi­li­dad de pro­duc­tos.

De acuer­do con An­drés Mén­dez, re­fe­ren­te en agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión de esa uni­dad del INTA, es­ta nue­va he­rra­mien­ta le per­mi­te al pro­duc­tor co­no­cer, en tiem­po real, el es­ta­do, el desa­rro­llo y la va­ria­bi­li­dad de los lo­tes.

Equi­pa­dos con cá­ma­ras pa­ra sa- car fo­to­gra­fías o gra­bar vi­deo en al­ta de­fi­ni­ción, los nue­vos equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos pue­den ser avio­nes o he­li­cóp­te­ros.

En­tre sus usos más des­ta­ca­dos se en­cuen­tran los re­le­va­mien­tos to­po­grá­fi­cos, que ayu­dan a iden­ti­fi­car zo­nas del te­rreno sus­cep­ti­bles de ero­sión y a con­fec­cio­nar ma­pas de­ta­lla­dos de las la­bo­res agrí­co­las.

Los de­ta­lles so­bre las po­ten­cia­li­da­des del uso de dro­nes, que le va a per­mi­tir al pro­duc­tor ela­bo­rar es­tra­te­gias pa­ra ha­cer más efi­cien­te el uso de in­su­mos en el cam­po se­gún las ne­ce­si­da­des reales de ca­da cul­ti­vo, se mos­tra­rán en el cur­so de Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión, que se rea­li­za­rá el miér­co­les y jue­ves pró­xi­mo en Man­fre­di.

“Se­gún el equi­pa­mien­to que ten­gan, es­tos equi­pos pue­den de­tec­tar ma­le­zas so­bre ras­tro­jos, es­ti­mar rin­des, da­ños por he­la­das y pér­di­das por gra­ni­zo, rea­li­zar un se­gui­mien­to del cul­ti­vo a par­tir de imá­ge­nes mul­ti­es­pec­tra­les (NDVI), de­tec­tar en­fer­me­da­des, in­sec­tos, ma­le­zas en el cul­ti­vo y has­ta el des­pla­za­mien­to del ga­na­do”, con­tó Mén­dez.

La in­te­gra­ción de los dro­nes con dis­po­si­ti­vos de geo­po­si­cio­na­mien­to glo­bal (GPS) per­mi­tió di­rec­cio­nar­los ba­jo un re­co­rri­do prees­ta­ble­ci­do y no de­pen­der de la pe­ri­cia del pi­lo­to que lo ma­ne­ja des­de tie­rra con un con­trol re­mo­to. De plás­ti­co, fi­bra de car­bono, alu­mi­nio o has­ta de una es­pe­cie de go­maes­pu­ma den­sa, los equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos pue­den ha­cer que los pro­duc­to­res re­em­pla­cen la tra­di­cio­nal re­co­rri­da a pie por el cam­po, don­de a ve­ces es di­fí­cil ca­mi­nar por los cul­ti­vos, por dro­nes que re­co­rren el lo­te des­de el ai­re y con ma­yor pre­ci­sión. El pe­so, la es­ta­bi­li­dad y el equi­pa­mien­to que se quie­ra te­ner, de­ter­mi­na el costo de los equi­pos, que pue­de va­riar des­de 300 has­ta los 70.000 dó­la­res.

Uno de los fac­to­res que de­fi­ne el pre­cio es la can­ti­dad de mo­to­res que po­see.

Los téc­ni­cos del INTA eva­lua­ron la pre­ci­sión de los da­tos ob­te­ni­dos por un dron. “Pu­di­mos de­tec­tar una muy bue­na co­rre­la­ción en­tre el da­to lo­gra­do en la me­di­ción por una cá­ma­ra mul­ti­es­pec­tral mon­ta­da en un avión, con res­pec­to a la me­di­ción to­ma­da con el sen­sor ac­ti­vo Green See­ker mon­ta­do en una pul­ve­ri­za­do­ra”, des­ta­có el es­pe­cia­lis­ta del INTA.

Es­ta nue­va tec­no­lo­gía per­mi­te re­le­var un área con una vi­sión ex­tre­ma­da­men­te de­ta­llis­ta en me­nor tiem­po y to­mar de­ci­sio­nes. “Con la po­si­bi­li­dad de pau­sar el vi­deo y ana­li­zar to­do es­to con de­te­ni­mien­to, y vol­ver a ver áreas don­de que­dan du­das”, con­clu­yó Mén­dez. t

Los dro­nes de­tec­tan la pre­sen­cia de ma­le­zas, es­ti­man rin­des y da­ños por he­la­das y gra­ni­zo, en­tre otros da­tos que ayu­dan en el pro­ce­so de to­mar de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.