Bio­tec­no­lo­gía: có­mo ha­cer sus­ten­ta­bles sus be­ne­fi­cios

Un ex­per­to de la Fau­ba di­ce que el ma­ne­jo se­rá cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - FAU­BA Cla­rín Ru­ral

Fren­te al desafío de res­pon­der a la cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos, in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) des­ta­ca­ron el apor­te que pue­de ha­cer la bio­tec­no­lo­gía pa­ra res­pon­der a pro­ble­mas ac­tua­les de la agri­cul­tu­ra, co­mo la apa­ri­ción de re­sis­ten­cias, y pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos sin afec­tar el área de siem­bra y los re­cur­sos am­bien­ta­les.

Al res­pec­to, Eduar­do Pa­gano, do­cen­te de la cá­te­dra de Bio­quí­mi­ca de la FAU­BA, in­di­có que se es­pe­ra la lle­ga­da de una nue­va ge­ne­ra­ción de plan­tas más efi­cien­tes pa­ra con­tro­lar pla­gas y ma­le­zas, con even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos que in­cor­po­ran ge­nes de re­sis­ten­cia a in­sec­tos, api­la­dos con otros que re­sis­ten a her­bi­ci­das, más allá del gli­fo­sa­to. Es­tos ma­te­ria­les se en­cuen­tran en di­fe­ren­tes fa­ses de eva­lua­ción o a la es­pe­ra de ser apro­ba­dos por or­ga­nis­mos ofi­cia­les de con­trol.

Pa­gano, quien el mes pa­sa­do par­ti­ci­pó co­mo coor­di­na­dor del pa­nel “Uso res­pon­sa­ble de las tec­no­lo­gías” en el con­gre­so de Aa­pre­sid, ase­gu­ró que la bio­tec­no­lo­gía re­pre­sen­ta una he­rra­mien­ta útil pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos, pe­ro ob­ser­vó que un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co sus­ten­ta­ble de­be­ría in­cluir no só­lo la in­tro­duc­ción de un gen fo­rá­neo en una plan­ta, sino tam­bién cam­bios ra­di­ca­les en los sis­te­mas de pro­duc­ción, co­mo su­ce­dió en las úl­ti­mas dé­ca­das con la adop­ción de la siem­bra di­rec­ta, y otras bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, co­mo la ro­ta­ción de cul­ti­vos.

Res­pec­to a los cui­da­dos de la tec­no­lo­gía Bt, la más re­cien­te lan­za­da en so­ja el año pa­sa­do, el uso de re­fu­gios pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de re­sis­ten­cias en in­sec­tos no tie­ne ob­je­cio­nes, ase­gu­ró el do­cen­te. La siem­bra de un maíz con­ven­cio­nal so­bre el 10% de un lo­te im­plan­ta­do con hí­bri­dos Bt ser­vi­rá sin du­das pa­ra al­ber­gar a una po­bla­ción de in­sec­tos sus­cep­ti­bles al gen de Ba­ci­llus thu­rin­gien­sis (Bt).

Pe­ro la apa­ri­ción de even­tos api­la­dos per­mi­ti­rá agre­gar una he­rra­mien­ta más al ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas. En es­te sen­ti­do, Pa­gano afir­mó: “Mu­chos ge­no­ti­pos que hoy pre­sen­tan dos o más trans­ge­nes es­tán des­ti­na­dos a un con­trol si­mul­tá­neo de ma­le­zas y de in­sec­tos, pe­ro es cre­cien­te la apa­ri­ción de aque­llos que ex­pre­san más de una pro­teí­na in­sec­ti­ci­da, cu­yo pro­pó­si­to fun­da­men­tal es el ma­ne­jo de la re­sis­ten­cia”. Ade­más, sos­tu­vo que los avan­ces bio­tec­no­ló­gi­cos no pre­vén re­em­pla­zar a los re­fu­gios, sino ofre­cer una al­ter­na­ti­va de ma­ne­jo, que tam­bién po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te si se uti­li­za de un mo­do in­dis­cri­mi­na­do. “En la me­di­da en que se api­len even­tos so­bre even­tos, se au­men­ta­rá la pre­sión de se­lec­ción, pro­pi­cian­do la apa­ri­ción de re­sis­ten­cias cruzadas que se­rán más di­fí­ci­les de con­tro­lar”, ad­vir­tió.

Si los avan­ces se uti­li­zan mal se crea­rán re­sis­ten­cias cruzadas”, ad­vir­tió

Más allá de es­ta aler­ta, to­do in­di­ca que en el fu­tu­ro au­men­ta­rá la uti­li­za­ción de even­tos api­la­dos. En Illi­nois (EE.UU.), por ejem­plo, los ge­no­ti­pos api­la­dos ocu­pan el 60% del área sem­bra­da, ca­si el do­ble de la su­per­fi­cie im­plan­ta­da ocho años atrás. “Allí se usan hí­bri­dos que ex­pre­san dos pro­teí­nas Cry (ex­traí­das del gen Bt) des­ti­na­das a con­tro­lar Dia­bro­ti­ca vir­gi­fe­ra y con­fe­rir re­sis­ten­cia a le­pi­dóp­te­ros, res­pec­ti­va­men­te, a las que se su­ma otro trans­gen pa­ra la to­le­ran­cia a un her­bi­ci­da (gli­fo­sa­to o glu­fo­si­na­to de amo­nio)”, con­tó el pro­fe­sor.

En re­la­ción con los her­bi­ci­das, el pa­no­ra­ma pre­sen­ta al­gu­nas ana­lo­gías con el con­trol de in­sec­tos, te­nien­do en cuen­ta el cre­ci­mien­to de los pro­ble­mas con las ma­le­zas re­sis­ten­tes, des­pués de dos dé­ca­das de sem­brar ge­no­ti­pos de so­ja to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to.

“Tam­bién en es­tos ca­sos se plan­tea la uti­li­za­ción de do­bles trans­gé­ni­cos co­mo al­ter­na­ti­va efi­cien­te pa­ra el con­trol de ma­le­zas re­sis­ten­tes”, apun­tó Pa­gano, y re­cor­dó que, pró­xi­ma­men­te, los pro­duc­to­res ten­drán a su dis­po­si­ción ma­te­ria­les re­sis­ten­tes a más de un her­bi­ci­da, co­mo gli­fo­sa­to e in­hi­bi­do­res de la ace­to­lac­ta­to sin­ta­sa. t

Bio­tec­no­lo­gía. Atra­ve­sa­rá ca­da vez más a la agri­cul­tu­ra en los pró­xi­mos años. Aquí, un la­bo­ra­to­rio de Mon­san­to.

Pa­gano. In­ves­ti­ga­dor y do­cen­te de la cá­te­dra de Bio­quí­mi­ca en la FAU­BA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.