Pa­té­ti­ca ima­gen de in­mo­vi­lis­mo

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Al­gu­nas tri­bu­la­cio­nes del go­bierno K ge­ne­ran, por su re­cu­rren­cia, una pa­té­ti­ca ima­gen de in­mo­vi­lis­mo.

Es­ta se­ma­na se san­cio­nó la ley de abas­te­ci­mien­to. Ya es­tu­vi­mos ahí. Y no só­lo du­ran­te go­bier­nos jus­ti­cia­lis­tas. Tam­bién le ca­be el sa­yo a pe­río­dos del ra­di­ca­lis­mo y has­ta las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. El re­sul­ta­do, en to­dos los ca­sos, fue el mis­mo. Co­mo de­cía Marx (Grou­cho), la po­lí­ti­ca es el ar­te de bus­car pro­ble­mas, en­con­trar­los, ha­cer un diag­nós­ti­co fal­so y apli­car des­pués los remedios equi­vo­ca­dos.

Es vox populi, en el cam­po y la ciu­dad, que la ley de abas­te­ci­mien­to tie­ne nom­bre y ape­lli­do: ir por la so­ja. El go­bierno pa­de­ce un sín­dro­me de es­ca­sez de di­vi­sas por su pro­pia impericia, pe­ro cree que el ori­gen de la en­fer­me­dad es que los pro­duc­to­res no es­tán li­qui­dan­do su mer­ca­de­ría al rit­mo de las ne­ce­si­da­des del “mo­de­lo”. En­ton­ces im­pu­so la san­ción de una norma que le­ga­li­za la ex­pro­pia­ción de la so­ja aún en ma­nos de los cha­ca­re­ros.

Es in­só­li­to, por­que la so­ja no cum­ple pa­pel al­guno en la fa­mo- sa me­sa de los ar­gen­ti­nos. No es, en con­se­cuen­cia, un ar­tícu­lo de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Pe­ro sí lo son las di­vi­sas que ge­ne­ra el yu­yo mal­di­to, de­nos­ta­do has­ta el ri­dícu­lo por los in­te­lec­tua­les K, que se lle­na­ron la bo­ca ha­blan­do del “mo­no­cul­ti­vo”, la “so­ji­za­ción” y otras dia­tri­bas en las que abun­dan con flui­dez e ig­no­ran­cia. Pe­ro aho­ra quie­ren ir por ellos por­que re­pre­sen­tan, creen, un pu­ña­do de dó­la­res. Oja­lá la des­ti­na­ran con ma­yor én­fa­sis a cau­sas más no­bles, co­mo re­for­zar la ali­men­ta­ción en los ba­rrios ca­ren­cia­dos.

Hay ONGs que lle­van do­ce años en­tre­gan­do re­fuer­zos de so­ja tex­tu­ri­za­da en co­me­do­res de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, y aho­ra se apres­ta a mul­ti­pli­car el es­fuer­zo en un pro­gra­ma li­de­ra­do por So­li­da­gro. Pe­ro ese no es el ca­mino que re­co­rre un go­bierno acu­cia­do por la fal­ta de di­vi­sas.

El kirch­ne­ris­mo vie­ne pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra ir por los gra­nos. Ha­ce un par de se­ma­nas, la AFIP sa­có una re­so­lu­ción en la que obli­ga­ba a de­cla­rar las com­pras de bol­sas de al­ma­ce­na­je, de­ta­llan­do me­di­das y can­ti­da­des; y lue­go, dar las coor­de­na­das de ubi­ca­ción. En pa­ra­le­lo, se in­tro­du­jo en el Con­gre­so el pro­yec­to de ley de abas­te­ci­mien­to, que aho­ra se san­cio­nó. En­tre sus de­fen­so­res, la más ex­plí­ci­ta fue la dipu­tada Con­ti, que di­jo sin am­ba­ges que es la

El kirch­ne­ris­mo vie­ne pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra ir por los gra­nos

he­rra­mien­ta le­gal pa­ra ex­pro­piar las co­se­chas.

La res­pues­ta del ru­ra­lis­mo fue ob­via: pro­fun­do re­cha­zo, cli­ma de mo­vi­li­za­ción y con­vo­ca­to­ria a la au­to­de­fen­sa. Si­tua­ción ho­rri­ble, por­que la his­to­ria uni­ver­sal es­tá pla­ga­da de con­flic­tos dra­má­ti­cos por cau­sas pa­re­ci­das.

La reali­dad es que los pro­duc­to­res ve­nían ven­dien­do re­gu­lar­men­te su pro­duc­ción, y los ex­por­ta­do­res fue­ron li­qui­dan­do dó­la­res a la par de es­tas ven­tas. Con­vie­ne sa­ber que los ex­por­ta­do­res del com­ple­jo agroin­dus­trial no es­tán in­te­gra­dos ver­ti­cal­men­te. Tie­nen que com­prar la mer­ca­de­ría que lue­go pro­ce­san y em­bar­can. En el mar­co de la ines­ta­bi­li­dad cam­bia­ria y la al­ta in­fla­ción, só­lo traen los dó­la­res cuan­do hay “li­qui­dez”, es de­cir, cuan­do los pro­duc­to­res ven­den flui­da­men­te.

Pe­ro los cha­ca­re­ros no quie­ren ven­der sus aho­rros en so­ja por­que no tie­nen qué ha­cer con los pe­sos que ob­ten­drían. Ten­drían que gas­tar­los o po­ner­los en pla­zo fi­jo. Gas­tar­los no quie­ren, por­que el ne­go­cio no da y se pre­ser­van pa­ra el fu­tu­ro. Por la mis­ma ra­zón no in­vier­ten en equi­pos o bie­nes de ca­pi­tal, y en­ci­ma el go­bierno les cor­tó los cré­di­tos “en la in­te­li­gen­cia” de que así los obli­ga­ba a ven­der. Lo úni­co que lo­gra­ron fue fre­nar del to­do la ven­ta de ma­qui­na­ria agrí­co­la, hoy en pro­fun­da re­ce­sión.

El re­sul­ta­do de es­ta es­tra­te­gia de los pro­duc­to­res fue desas­tro­so. Des­de abril, la so­ja no pa­ra de caer. Es­ta se­ma­na to­có los mí­ni­mos de los úl­ti­mos cin­co años. En otras pa­la­bras, la ma­la pra­xis de un go­bierno que se que­dó sin ai­re no hi­zo más que im­pul­sar la es­pi­ral des­cen­den­te.

Pe­ro lo real­men­te in­só­li­to es lo del tri­go. Mien­tras apun­tan a los si­los de so­ja, hay un ex­ce­den­te de 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go, lis­tas pa­ra ex­por­tar. Y el go­bierno no au­to­ri­za los em­bar­ques. Fran­cia, es­ta se­ma­na, apro­ve­chó la bo­la­da pa­ra venderle a Egip­to unas cuan­tas to­ne­la­das. Bue­nos re­fle­jos, por­que lue­go se co­no­cie­ron ci­fras de la co­se­cha 2014/5 que pre­lu­dian un alu­vión de tri­go, que por eso ba­jó otros 3 dó­la­res es­ta se­ma­na. Y, pa­ra re­ma­tar la ca­ta­ra­ta de in­con­sis­ten­cias, es­ta se­ma­na el can­ci­ller Héc­tor Tim­mer­man anun­ció acuer­dos pa­ra ex­por­tar mu­chí­si­ma car­ne a Ru­sia. No le avi­sa­ron que des­de ha­ce un mes las ex­por­ta­cio­nes de car­ne es­tán sus­pen­di­das. t

Co­se­chas. El Go­bierno ya sa­be cuán­to grano hay guar­da­do y en qué lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.