Una ley que se que­da cor­ta

Un pro­ble­ma La asis­ten­cia no es in­me­dia­ta ni ope­ra­ti­va pa­ra pa­liar los que­bran­tos

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Los ga­na­de­ros de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es­tán de­ses­pe­ra­dos. Más del 50% de la pro­vin­cia es­tá ba­jo agua. Ha­cien­da que na­da de­ses­pe­ra­da­men­te sin po­der pas­tar y mu­rién­do­se, co­se­chas que no se pu­die­ron le­van­tar­se y ca­mi­nos sin man­te­ni­mien­to, lo que a al­gu­nos les im­pi­de en­trar los ca­mio­nes pa­ra po­der re­mi­tir a ven­ta los gra­nos.

Las me­di­das pre­vis­tas por la ac­tual ley de emer­gen­cia y desas­tre agro­pe­cua­rio no só­lo re­sul­tan de­fi­cien­tes e irra­zo­na­bles. Ade­más, no hay so­lu­cio­nes hí­dri­cas de pre­ven­ción ni re­pa­ra­cio­nes pos­te­rio­res al desas­tre cli­má­ti­co que tan­to afec­tó al pro­duc­tor.

El con­tri­bu­yen­te no só­lo pa­ga im­pues­tos que ex­ce­den con cre­ces su ca­pa­ci­dad de con­tri­buir, sino que en­fren­ta to­do ti­po de ta­sas por ser­vi­cios que no re­ci­be. La apli­ca­ción de im­pues­tos a la ex­por­ta­ción en ca­sos de ba­jos rin­des mues­tran en for­ma in­du­bi­ta­ble su cos­ta­do in­jus­to y per­ni­cio­so. Los cos­tos se in­cre­men­tan, los in­gre­sos por ven­tas dis­mi­nu­yen y en­ci­ma se les qui­ta el 35% del pre­cio ob­te­ni­do de la es­ca­sa pro­duc­ción lo­gra­da. A ello se agre­ga la ba­ja per­sis­ten­te de pre­cios de la so­ja de las úl­ti­mas se­ma­nas.

La úl­ti­ma re­for­ma de la ley, ha­ce unos años, só­lo con­for­mó una Co­mi­sión Na­cio­nal de Emer­gen­cia Agro­pe­cua­ria in­te­gra­da por re­pre­sen­tan­tes pro­vin­cia­les y na­cio­na­les, sien­do es­tos los res­pon­sa­bles de de­cla­rar la emer­gen­cia o desas­tre in­di­can­do las fe­chas de ini­cio y fi­na­li­za­ción. El fun­cio­na­mien­to efec­ti­vo del ré­gi­men no es in­me­dia­to, ope­ra­ti­vo, ni su­fi­cien­te pa­ra pa­liar los que­bran­tos. Es­tán ló­gi­ca­men­te ex­clui­dos aque­llos pro­duc­to­res que desa­rro­llen ac­ti­vi­da­des en zo­nas no ap­tas pa­ra esos fi­nes, que­dan­do al mar­gen cuan­do los per­jui­cios son per­ma­nen­tes.

De­cre­ta­da la emer­gen­cia en una de­ter­mi­na­da zo­na, el afec­ta­do de­be ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do pro­vin­cial (don­de só­lo ha­brá pro­rro­ga del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio) y lue­go se de­be pre­sen­tar an­te AFIP con una mul­ti­no­ta iden­ti­fi­can­do la em­pre­sa agro­pe­cua­ria, la ac­ti­vi­dad afec­ta­da y el pe­río­do.

La per­so­na fí­si­ca o sociedad de­be de­mos­trar una dis­mi­nu­ción de su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va ma­yor al 50% de sus in­gre­sos, cu­ya com­pa­ra­ción es en­ga­ño­sa al omi­tir­se con­tem­plar la in­fla­ción. Se re­co­no­ce que la sus­pen­sión de jui­cios o pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos ten­dien­tes al co­bro de deu­das fis­ca­les ven­ci­das es un pa­lia­ti­vo, pe­ro lue­go de los 90 días pos­te­rio­res a la fi­na­li­za­ción del es­ta­do de emer­gen­cia o desas­tre esa ba­rre­ra se le­van­ta in­me­dia­ta­men­te.

“Los be­ne­fi­cios” que­dan al mar­gen cuan­do exis­ten se­gu­ros con­tra­ta­dos que cu­bran los da­ños oca­sio­na­dos. Pa­ra el su­pues­to de emer­gen­cia só­lo ha­brá di­fe­ri­mien­to en el pa­go del im­pues­to a las ga­nan­cias, a la ga­nan­cia mí­ni­ma pre­sun­ta y even­tual­men­te en el im­pues­to a los bie­nes per­so­na­les. Los in­tere­ses re­sar­ci­to­rios se ve­rán re­du­ci­dos en un 25%.

Los ban­cos, el Ba­pro en es­te ca­so, es­ta­rán ofre­cien­do cré­di­tos con­si­de­ra­dos blan­dos que po­drían ayu­dar a pa­liar par­cial­men­te el pro­ble­ma. Pe­ro bri­llan por su au­sen­cia con­tem­pla­cio­nes post-emer­gen­cia, que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra re­cu­pe­rar la pro­duc­ción.

Pa­ra de­cla­rar el desas­tre, con exen­cio­nes im­po­si­ti­vas, la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de un es­ta­ble­ci­mien­to de­be ver­se dis­mi­nui­da en más del 80%. Siem­pre re­sul­ta ne­ce­sa­rio ex­pli­car el es­ta­do de los cul­ti­vos, las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas da­ña­das y la dis­mi­nu­ción de su ren­di­mien­to. En ga­na­de­ría, hay que in­for­mar las pér­di­das en pas­tu­ras y pra­de­ras y su re­la­ción con los ki­los de car­ne per­di­dos. Los tam­bos de­ben es­ti­mar el im­pac­to en la pro­duc­ción me­di­do en li­tros de le­che. La ri­gi­dez de los lí­mi­tes dis­pues­tos pa­ra el en­cua­dra­mien­to pro­du­ce inequi­da­des ma­ni­fies­tas. Lo ra­zo­na­ble hu­bie­ra si­do uti­li­zar una pro­por­ción pa­ra me­dir el gra­do de afec­ta­ción.

Aque­llos pro­pie­ta­rios que arrien­dan tie­rras a ter­ce­ros es­tán fue­ra del ré­gi­men. Es una res­tric­ción ex­ce­si­va, pues las dispu­tas en­tre las par­tes del con­tra­to lle­gan a la sus­pen­sión de pa­go por ca­so for­tui­to o fuer­za ma­yor.

Exis­te un Ma­nual Ope­ra­ti­vo, vi­gen­te des­de abril de 2012, por par­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, pe­ro no observamos una pla­ni­fi­ca­ción, or­ga­ni­za­ción y ac­cio­nes pa­ra re­du­cir los riesgos. t

Di­lu­vio. Por las in­ten­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes, mu­chos cam­pos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res que­da­ron ba­jo el agua.

San­tia­go Saenz Va­lien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.