El agua... ese di­vino te­so­ro

Re­fe­ren­tes glo­ba­les en el te­ma del agua exi­gie­ron en Es­to­col­mo su uso más efi­cien­te al pro­du­cir ali­men­tos. Di­cen que se­rá cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad. Ar­gen­ti­na, uno de los lí­de­res mun­dia­les en el te­ma, tie­ne mu­cho pa­ra apor­tar. Un in­for­me a fond

Clarin - Rural - - TAPA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@clarin.com

La Se­ma­na Mun­dial del Agua, un gran even­to que or­ga­ni­zó ha­ce po­cos días en la ca­pi­tal de Sue­cia el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Internacional del Agua de Es­to­col­mo (IIAE), tu­vo un te­ma cen­tral de un víncu­lo muy es­tre­cho con la Ar­gen­ti­na: el desafío de usar­la ca­da vez con ma­yor efi­cien­cia pa­ra pro­du­cir ali­men­tos. ¿Por qué víncu­lo es­tre­cho con nues­tro país? Por­que es, jus­ta­men­te, uno de los lí­de­res en la trans­for­ma­ción de ca­da mi­lí­me­tro de agua de lluvia en ki­los de gra­nos.

En es­ta bella ciu­dad, re­ple­ta de ca­na­les y la­gos, que ha­ce que mu­chos la lla­men la Ve­ne­cia del nor­te de Eu­ro­pa, se reunie­ron una se­ma­na im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes y re­fe­ren­tes mun­dia­les vin­cu­la­dos al agua, en­tre ellos del Fon­do Internacional pa­ra el Desa­rro­llo Agrí­co­la, el Ban­co Mun­dial, la UNES­CO, la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra Internacional (CFI), la Fundacion Roc­ke­fe­ller, las uni­ver­si­da­des de Ox­ford, Ne­bras­ka y Río de Ja­nei­ro y los go­bier­nos de Ale­ma­nia y Aus­tra­lia.

Al fi­na­li­zar, hi­cie­ron un re­cla­mo muy cla­ro: di­je­ron que un “ma­nag­ment” más efi­cien­te del agua de lluvia es un ca­mino cen­tral pa­ra erra­di­car el ham­bre en

Hay que ma­ne­jar el agua de for­ma más in­te­li­gen­te que hoy”, pi­die­ron los lí­de­res

el mun­do. “De­be­mos ma­ne­jar­la en un mo­do mu­cho más in­te­li­gen­te que hoy; de­be­mos ser tan con­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ser tan efi­cien­tes en el uso del agua co­mo lo so­mos hoy con los re­cu­ros ener­gé­ti­cos”, re­su­mió Tony Holm­gren, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­to­col­mo.

Los da­tos son cla­ros. Co­mo in­di­ca­ron aquí los es­pe­cia­lis­tas, pa­ra el año 2050 dos ter­ce­ras par­tes de la po­bla­ción mun­dial va a es­tar en zo­nas que ten­drán es­trés hí­dri­co (agua muy jus­ta o in­su­fi­cien­te). Pe­ro, al mis­mo tiem­po, ha­brá que pro­du­cir 50% más de ali­men­tos que en la ac­tua­li­dad. Es­te pa­no­ra­ma, au­gu­ran al­gu­nos, pue­de ge­ne­rar enor­mes mi­gra­cio­nes y has­ta con­flic­tos bé­li­cos.

Pe­ro la Ar­gen­ti­na ha­ce tiem­po que vie­ne dan­do res­pues­ta a es­tos desafíos. Se­gún in­di­có el es­pe­cia­lis­ta Ro­dol­fo Gil, se pue­den pro­du­cir en nues­tro país en­tre 20 y 24 ki­los de grano de maíz y 9 de grano de so­ja por ca­da mi­lí­me­tro de lluvia caí­da, un da­to que mues­tra una gran efi­cien­cia.

De to­das for­mas, la Ar­gen­ti­na co­mo país de­jó pa­sar la opor­tu­ni­dad de mos­trar an­te los re­fe­ren­tes mun­dia­les es­ta enor­me ven­ta­ja. Pe­ro quie­nes sí es­tu­vie­ron aquí, ex­hi­bien­do sus lo­gros en la ges­tión efi­cien­te del agua pa­ra pro­du­cir ali­men­tos, fue­ron re­pre­sen­tan­tes de la pro­vin­cia de San Luis, en­ca­be­za­dos por el mi­nis­tro del Cam­po, Fe­li­pe To­ma­se­vich.

El fun­cio­na­rio, que tie­ne a su car­go, tam­bién, la em­pre­sa de agua de la pro­vin­cia, ex­pu­so có­mo la fue­ron trans­for­man­do, con un tra­ba­jo con­ti­nuo en los úl­ti­mos 30 años, de ser prác­ti­ca­men­te un de­sier­to a te­ner un red de di­ques y acue­duc­tos en to­do el te­rri­to­rio.

El ca­so re­sul­tó in­tere­san­te pa­ra mu­chos par­ti­ci­pan­tes de otros paí­ses del mun­do, so­bre to­do afri­ca­nos, azo­ta­dos por de­sier­tos, se­quías, in­efi­cien­cia pro­duc­ti­va y mi­llo­nes de per­so­nas su­frien­do ham­bre. Des­de Ni­ge­ria, por ejem­plo, una de las gran­des po­ten­cias afri­ca­nas, se acer­ca­ron a los pun­ta­nos pa­ra pe­dir­les via­jar a la pro­vin­cia pa­ra co­no­cer sus desa­rro­llos y ver qué pue­den im­ple­men­tar en su país.

To­ma­se­vich ex­pli­có que lle­ga­ron a Es­to­co­lo­mo “pa­ra mos­trar un con­cep­to de efi­cien­cia en el ma­ne­jo del agua y la pro­duc­ción de ali­men­tos. Que­re­mos pro­du­cir la ma­yor can­ti­dad de ali­men­tos con la me­nor can­ti­dad de agua po­si­ble. Por ahí va a pa­sar la com­pe­ti­ti­vi­dad del fu­tu­ro”.

En su pre­sen­ta­ción en el co­que­to pre­dio fe­rial de Es­to­col­mo, en las afue­ras de la ciu­dad, el fun­cio­na­rio ex­pli­có que la pro­vin­cia tie­ne 16 di­ques y 3.500 ki­ló­me­tros de acue­duc­tos. De esa ma­ne­ra, se cons­ti­tu­ye -ase­gu­ró- en la pro­vin­cia con más in­fra­es­truc­tu­ra hí­dri­ca del país.

Esas ac­cio­nes es­tán en lí­nea con lo que quie­ren desa­rro­llar los ni­ge­ria­nos ci­ta­dos an­tes, que pre­sen­ta­ron un plan pa­ra cons­truir di­ques, uti­li­zar equi­pos de rie­go pa­ra pro­du­cir maíz y pi­ca­do­ras de mar­cas glo­ba­les pa­ra trans­for­mar­lo en ali­men­to pa­ra los ani­ma­les. En la Ar­gen­ti­na, ese es­que­ma es una reali­dad ha­ce ra­to.

Más allá del li­de­raz­go ar­gen­tino en efi­cien­cia del uso del agua en la pro­duc­ción, to­dos los es­fuer­zos son bien­ve­ni­dos, por­que, co­mo plan­teó aquí el Ban­co Mun­dial, pa­ra 2050 se ne­ce­si­ta­rá 550% más ener­gía que hoy y 330% más agua pa­ra pro­du­cir esa ener­gía.

En es­te ca­mino, sur­ge un con­cep­to que se ha ve­ni­do ins­ta­lan­do en los úl­ti­mos años en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na: el de hue­lla hí­dri­ca, que re­fie­re a la can­ti­dad de agua que re­quie­re un ali­men­to pa­ra ser pro­du­ci­do, a lo lar­go de to­da la ca­de­na.

En te­rri­to­rio pun­tano co­men­za­ron a uti­li­zar el con­cep­to pe­ro a un ni­vel más glo­bal, pa­ra sa­ber có­mo es­tán con el con­su­mo del agua dis­po­ni­ble y has­ta dón­de pue­den ir, con la idea de ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. “La idea no es pen­sar en el fu­tu­ro in­me­dia­to, sino en las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, tra­tan­do de ase­gu­rar que ten­drán agua pa­ra se­guir pro­du­cien­do”, ex­pli­có To­ma­se­vich.

Al con­cep­to de la hue­lla hí­dri­ca le agre­ga­ron la me­di­ción on­li­ne de las va­ria­bles cla­ve que im­pac­tan en él, co­mo ve­lo­ci­dad del vien­to, ra­dia­ción so­lar, eva­po­trans­pi­ra­ción y hu­me­dad dis­po­ni­ble en el per­fil a dis­tin­tas pro­fun­di­da­des. Así, tie­nen la ra­dio­gra­fía de cuál es la ofer­ta hí­dri­ca y de qué ma­ne­ra se pue­de abas­te­cer la de­man­da de agua, que no so­lo vie­ne de la

pro­duc­ción, sino tam­bién de la eva­po­trans­pi­ra­ción, de­ter­mi­na­da por el cli­ma y el am­bien­te.

“Lo que es­ta­mos es­tu­dian­do y mi­dien­do es el ci­clo hi­dro­ló­gi­co del agua, que im­pli­ca me­dir las llu­vias en los va­lles, en las sie­rras, el ni­vel de las cuen­cas sub­te­rrá­neas, el ni­vel los di­ques, la hu­me­dad dis­po­ni­ble en el sue­lo y có­mo in­ter­ac­túan es­tos fac­to­res en­tre sí y con la de­man­da”, in­di­có el mi­nis­tro, ro­dea­do de re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos paí­ses del mun­do, en la ca­pi­tal sueca.

To­do es­to per­mi­te te­ner da­tos exac­tos pa­ra sa­ber cuán­do apli­car y qué can­ti­dad, en fun­ción de los re­que­ri­mien­tos jus­tos del cul­ti­vo en el mo­men­to de su desa­rro­llo en que se en­cuen­tre. Así, no se gas­ta agua de más, que por su­pues­to tie­ne un costo, y ade­más se me­jo­ra la efi­cien­cia de cre­ci­mien­to del cul­ti­vo.

An­tes de fin de año, to­do el que ten­ga un po­zo pa­ra rie­go agrí­co­la en San Luis ten­drá que te­ner obli­ga­to­ria­men­te una es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca pa­ra po­der pe­dir lo que ne­ce­si­ta pa­ra su pro­duc­ción. El Go­bierno le brin­da­rá el res­to de los da­tos, con lo cual ten­drá to­do el com­bo pa­ra de­ter­mi­nar sus ne­ce­si­da­des pre­ci­sas.

El sis­te­ma ya se pro­bó en cam­pos que tie­nen equi­pos de rie­go a ga­soil y en otros con equi­pos de rie­go eléc­tri­cos y en cul­ti­vos de maíz, so­ja, girasol, sor­go, al­go­dón y gar­ban­zos, ade­más de vi­des y oli­vos, en la cuen­ca de Qui­nes-Can­de­la­ria, en la lla­nu­ra nor­te de la pro­vin­cia, a unos 180 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal.

“El pro­duc­tor sa­be que de esa ma­ne­ra aho­rra, por­que gas­ta­rá me­nos, al usar el agua en el mo­men­to y la can­ti­dad jus­ta, y no con po­ca pre­ci­sión co­mo se ha­ce aho­ra. Y, lo más im­por­tan­te, ase­gu­ra que su cam­po se­gui­rá te­nien­do agua pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes”, di­ce To­ma­se­vich.

En es­te pun­to apa­re­ce otro da­to in­tere­sa­ne. ¿Cuán­to va­le un cam­po que tie­ne la se­gu­ri­dad hí­dri­ca pro­duc­ti­va de sa­ber que po­drá se­guir re­gan­do su su­per­fi­cie, por ejem­plo, en 2025? Es­te con­cep­to po­drá te­ner un gran va­lor eco­nó­mi­co en el fu­tu­ro, aun­que to­da­vía se ha­ble po­co de eso.

El fun­cio­na­rio men­cio­nó en Es­to­co­lo­mo es­te con­cep­to de se­gu­ri­dad hí­dri­ca pro­duc­ti­va, an­te lí­de­res y ex­per­tos de dis­tin­tos paí­ses, que pi­die­ron que se em­pie­cen a me­dir se­ria­men­te es­tas co­sas.

San Luis tie­ne un Plan Maes­tro del Agua, una ley de la pro­vin­cia pro­mul­ga­da en 2012, que in­clu­ye to­das las políticas has­ta el 2025. Ha­bla de lo que hay que ha­cer en obras de in­fra­es­truc­tu­ra (co­mo di­ques y acue­duc­tos) pe­ro tam­bién de las obras den­tro de los cam­pos, e in­cen­ti­va a los pro­duc­to­res me­dian­te di­ver­sos be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos. Por ejem­plo, ex­ten­sión de los pla­zos de pa­go del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio e in­gre­sos bru­tos, pa­ra cre­cer en al­ma­ce­na­je, o una re­duc­ción ca­si a ce­ro el pre­cio del agua pa­ra quie­nes pa­san de rie­go por man­to a rie­go por pi­vot.

“Hay que ani­mar­se a ha­blar de cuál es el ni­vel de ex­trac­ción sus­ten­ta­ble del agua”, di­jo el mi­nis­tro en la ca­pi­tal sueca.

Es­tá cla­ro que ser efi­cien­tes en es­tas cues­tio­nes es cen­tral. Co­mo re­cor­da­ron va­rios ex­per­tos aquí, el 80% del agua dul­ce del mun­do se usa pa­ra la agri­cul­tu­ra y más del 60% de la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos se so­bre­rrie­ga. Es de­cir, mu­cha agua po­dría usarse mu­cho me­jor. Ese es uno de los gran­des desafíos de la pro­duc­ción ha­cia el fu­tu­ro.

Bien pro­duc­ti­vo. El equi­po de rie­go, en un lo­te de maíz. El 80% del agua dul­ce del mun­do se usa en la agri­cul­tu­ra.

Tie­rra y agua. Arri­ba, una so­ja sem­bra­da en di­rec­ta so­bre un abun­dan­te ras­tro­jo de maíz. Ar­gen­ti­na pue­de pro­du­cir 9 ki­los de grano de so­ja por ca­da mi­lí­me­tro de agua de lluvia caí­da. A la izq., Fe­li­pe To­ma­se­vich, mi­nis­tro del Cam­po de San Luis, en el in­gre­so a la cum­bre del agua en Sue­cia.

De­ba­te. Ex­per­tos de to­do el mun­do, en el cie­rre del even­to en la ca­pi­tal sueca.

Me­di­cio­nes. To­man­do da­tos del cul­ti­vo y del am­bien­te, en un lo­te pun­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.