A pe­sar de to­do, la so­ja si­gue mi­ran­do pa­ra ade­lan­te

Los se­mi­lle­ros pre­sen­tan sus no­ve­da­des en dis­tin­tas re­gio­nes.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Uno de los ca­mi­nos pa­ra lo­grar sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­na mi­ca y pro­duc­ti­va es achi­car las bre­chas en­tre los ren­di­mien­tos al­can­za­dos y los po­ten­cia­les.

Gra­cias al apor­te de las tec­no­lo­gías, que mo­ri­ge­ran el im­pac­to de los fac­to­res que re­du­cen los ren­di­mien­tos, se es­tá más cer­ca de ese po­ten­cial.

El nor­te del país es una re­gión don­de la pre­sión de las ad­ver­si­da­des sa­ni­ta­rias es muy al­ta, con lo cual los fac­to­res que re­du­cen los ren­di­mien­tos tie­nen un gran pe­so re­la­ti­vo en los gas­tos den­tro de los cos­tos de pro­duc­ción.

En una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el se­mi­lle­ro Do­nMa­rio es­ta se­ma- en Sal­ta, Pa­blo Ló­pez Ani­do, pro­duc­tor y ase­sor téc­ni­co en Ban­de­ra (San­tia­go del Es­te­ro) y tam­bién di­rec­tor ad­jun­to de la Red de Co­no­ci­mien­to en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, co­men­ta que en la agri­cul­tu­ra de su zo­na, que bien pue­de re­pre­sen­tar a la reali­dad del no­roes­te del país, hay tres gran­des desafíos: uno es el de las pla­gas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas; el otro es la nue­va ge­né­ti­ca y el úl­ti­mo, muy aso­cia­do a las otras dos cues­tio­nes, es el en­ten­di­mien­to de la ofer­ta am­bien­tal pa­ra que se expresen las nue­vas tec­no­lo­gías y ha­ya más re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra los cul­ti­vos y no pa­ra las ad­ver­si­da­des, co­mo las ma­le­zas.

De es­ta for­ma, Ló­pez Ani­do di­jo, abrien­do aun más el fo­co, que “el gran desafío es re­pen­sar los sis­te­mas de pro­duc­ción y las so­lu­cio­nes”. Al res­pec­to, el téc­ni­co ma­ni­fes­tó que “las nue­vas tec­no­lo­gías ge­ne­ran la opor­tu­ni­dad de man­te­ner la ofer­ta am­bien­tal; sin em­bar­go, son so­lo so­lu­cio­nes par­cia­les y por ello no hay que per­der de vis­ta a to­do el sis­te­ma”.

Uno de los te­mas ex­clu­yen­tes del en­cuen­tro fue la so­ja BtRR2 (la In­tac­ta) que en el nor­te del país ten­drá, en la ac­tual, su se­gun­da cam­pa­ña en el mer­ca­do. En es- te sen­ti­do, Ló­pez Ani­do re­cal­có que hay que ser muy cui­da­do­sos con es­tas nue­vas va­rie­da­des, pa­ra evi­tar “quie­bres” en la re­sis­ten­cia a le­pi­dóp­te­ros que por­tan en los ge­nes. E in­sis­tió: “Por eso no hay que per­der de vis­ta el ma­ne­jo de los pro­ce­sos”.

Por su par­te, Eze­quiel Mo­reno, coor­di­na­dor del Gru­po La­ji­tas, que reúne a on­ce im­por­tan­tes pro­duc­to­res de la zo­na que com­par­ten in­for­ma­ción téc­ni­ca, tam­bién ha­bló en la jor­na­da y se cen­tró en los desafíos den­tro de las tres di­men­sio­nes que im­pli­ca ser sus­ten­ta­ble: en lo eco­nó­mi­co, en lo so­cial y tam­bién en lo am­bien­tal.

En re­fe­ren­cia a la pri­me­ra, ma­ni­fes­tó que “el pro­duc­tor de­be te­ner la vi­sión de su pro­pia co­yun­tu­ra pa­ra po­der pla­ni­fi­car con pre­ci­sión el me­diano y el lar­go pla­zo. Hay que man­te­ner el fo­co y la mo­ti­va­ción”.

En el plano am­bien­tal en­fa­ti­zó la im­por­tan­cia de apo­yar­se en in­for­ma­ción con­fia­ble y un co­no­ci­mien­to pro­fun­do so­bre el im­pac­to de las prác­ti­cas agro­nó­mi­cas.

Y, por úl­ti­mo, se re­fi­rió al eje so­cial. Al res­pec­to, se­ña­ló que es cla­ve la proac­ción pa­ra de­ci­dir las prác­ti­cas de ma­ne­jo que no ge­ne­ren ex­ter­na­li­da­des so­bre la sociedad y, así, des­ta­có la im­por­tan­cia de la ges­tión del co­no­ci­mien­to y la in­te­gra­ción pro­fe­sio­nal. En sín­te­sis, Mo­reno con­clu­yó que “lo cen­tral es­tá en la proac­ción, la apli­ca­ción de la cien­cia, la ges­tión y pla­ni­fi­ca­ción del co­no­ci­mien­to, la in­te­gra­ción pro­fe­sio­nal y la co­mu­ni­ca­ción”.

Por su par­te, los di­rec­ti­vos y los téc­ni­cos de la fir­ma or­ga­ni­za­do­ra ha­bla­ron de las so­jas In­tac­ta. Des­ta­ca­ron su ca­rac­te­rís­ti­cas y la ca­li­dad de la ge­né­ti­ca ajus­ta­da a ca­da am­bien­te pro­duc­ti­vo del nor­te ar­gen­tino. Ob­du­lio San Mar­tín, di­rec­tor ge­ne­ral del se­mi­lle­ro, des­ta­có la im­por­tan­cia del ger­mo­plas­ma, que es el que por­ta to­do el po­ten­cial del cul­ti­vo y so­bre el que se mon­tan to­dos los nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos que re­du­cen el im­pac­to de las pla­gas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas.

“En Do­nMa­rio es­ta­mos con­ven­ci­dos de que lo que si­gue agre­gan­do va­lor es la ge­né­ti­ca y que la bio­tec­no­lo­gía es útil pa­ra es­ta­bi­li­zar los ren­di­mien­tos y cui­dar el po­ten­cial del ger­mo­plas­ma”, afir­mó.

San Mar­tín hi­zo un re­se­ña de los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos que lle­ga­rán en los pró­xi­mos años y an­ti­ci­pó que, te­nien­do en cuen­ta la ga­nan­cia ge­né­ti­ca de las úl­ti­mas cam­pa­ñas, en el pró­xi­mo cuar­to de si­glo la so­ja au­men­ta­rá sus ren­di­mien­tos un 40%. t

“La lin­da”. Un lo­te en el nor­te. La sa­ni­dad, en esa zo­na del país, es un te­ma cen­tral que re­du­ce mu­cho los rin­des.

Mo­reno. Téc­ni­co del Gru­po La­ji­tas.

Ló­pez Ani­do. Ase­sor san­tia­gue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.